2016: ¡Una añada de leyenda!… En el sur del valle del Rhône

Tantos superlativos como sea posible para calificar la inmensa calidad de esta añada, aunque estas palabras no serán suficientes para describir el placer que hemos sentido al degustar esta fabulosa añada.

El invierno estuvo marcado por temperaturas relativamente suaves, pero el frescor de primavera ralentizó el desarrollo de la viña. Durante este período, las precipitaciones poco importantes pero regulares, acompañaron serenamente el ciclo vegetativo.

Estas condiciones extremadamente favorables tuvieron repercusiones en una fantástica cosecha, sana y generosa.

La estación estival estuvo marcada por fuertes calores, aunque no excesivos con pocas precipitaciones y por suerte con noches muy frescas.

La viña sufrió, pero de una forma moderada, al límite del estrés ¡pero sin llegar a alcanzarlo nunca!

Como consecuencia, la maduración y las concentraciones se dieron a la vez, lo que explica esta genial añada que tiende a ser inhabitual, fantástica y casi inexplicable.

En el sur: ¡Una añada hecha a medida, —sobre todo— para la grenache! Unos colores perfectos, magníficos y profundos…

Una calidad de fruta inédita, estructuras fabulosas dotadas de una calidad de taninos remarcable, pero esto no es todo, ¡ya que lo más irreal e improbable son los pH bajos! Vinos fáciles y delicados para ser bebidos jóvenes con mucho frescor y ¡de una guarda increíble!

En el norte: una gran añada que peligra de pasar desapercibida después del magnífico 2015 un poco como 1990 y 1991…

Una añada con una cierta heterogeneidad en los tintos y de una bella definición aromática en los blancos.

No todos los vinos septentrionales son necesariamente un éxito este año. Siendo la cosecha generosa, incluso demasiado, la calidad de algunos vinos se ha visto indudablemente afectada en algunos sectores. Sin embargo, los viticultores “razonables y serios” han elaborado unos vinos con un magnífico color, raza y mineralidad lo que sitúa este 2016 en lo alto de la tabla de las añadas.

Una cuestión importante:

La falta de vinos en las otras regiones de Francia y los precios desorbitados pero justificados de Borgoña, ha tenido un impacto poco frecuente en nuestra región con aumentos de precios no justificados para esta añada… Los vinos ya no se venden por su calidad intrínseca sino por su rareza y a causa de la fuerte demanda, sobre todo en los inicios de gama como Crozes-Hermitage y Saint-Joseph… Estoy preocupado porque muchas bodegas empiezan a tener complejo de Négociant o de denominaciones que no tienen y abandonan su verdadero trabajo de vigneron en detrimento de la calidad de su uva.

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *