Añada 2016 en Gratallops, Priorat por Alvaro Palacios

La vibrante acidez de un año caluroso y árido en extremo

Tras un invierno bastante seco, la primavera entró con algo más de humedad, concentrando en los meses de marzo a mayo casi la mitad de las escasas precipitaciones de todo el año. El verano inauguró el que posiblemente ha sido el período de sequía más largo de nuestra experiencia en Priorat. Desde junio hasta septiembre solo llovió la cantidad de 35 litros.

En cuanto a las temperaturas, todas las estaciones registraron valores elevados, siguiendo la tendencia de los últimos dos años. El pico térmico lo vivimos a principios de septiembre, cuando nos invadió una intensa ola de calor que llegó a rozar los 40 grados durante varios días. Paradójicamente, en esas semanas tórridas de final del verano pudimos evitar una excesiva deshidratación por el calor, pues los granos de uva se habían mantenido pequeños a causa de la escasez de lluvia desde el comienzo del ciclo.

La sequedad del estío y estas altas temperaturas durante la madurez bloquearon las plantas durante días, parando la evolución de azúcares y la disminución de la acidez. Llegamos por fin a la vendimia con uvas de escaso peso y en buen estado sanitario, con una graduación moderada y una alta acidez. Sus vinos, de gran nervio y vivacidad, anticipan un alto potencial de juventud en el tiempo.

Datos relevantes:

Precipitación anual: 353 litros
Temperatura media: 16,19 ºC
Brotación: a partir del 29 de marzo en L’Ermita.
Floración: a partir del 24 de mayo en L’Ermita.
Envero: a partir del 21 de julio en L’Ermita.

Fechas de vendimias:

L’Ermita: 26, 27 y 28 de octubre
Les Aubaguetes: 24 de octubre
Finca Dofí: 13 a 18 de octubre
Gratallops Vi de Vila: 2 a 20 de octubre

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *