Douro, Bairrada y Dão 2016 por Dirk Van Der Niepoort

Quinta de Nápoles – Batuta y Coche

2016 fue un año extremadamente inusual en el Valle del Douro. Experimentamos un invierno severo con mucha lluvia, que incrementó el porcentaje de humedad en los suelos muy por encima de la media. Además, la primavera trajo temperaturas bajas contantes lo que provocó unas malas condiciones para la polinización y la floración, afectando el desarrollo de las uvas y los rendimientos. Durante los meses siguientes julio y agosto, se registraron una media de temperaturas altas, aunque en septiembre la media no sobrepasó los 21,7 ºC.

La vendimia empezó el 18 de agosto y finalizó el 28 de septiembre. Dado el intenso calor —como es usual en el Valle del Douro— algunas viñas experimentaron estrés hídrico, que tuvo un impacto negativo en el proceso de maduración. Afortunadamente, la necesaria lluvia del 13 de septiembre ayudó a normalizar la maduración. Los viñedos con orientación norte y una altitud alta, fueron los primeros en ser vendimiados.

Al final pudimos vendimiar perfectamente las uvas maduras que nos proporcionaron un grado de alcohol moderado, así como una acidez vibrante.

La añada 2016 nos dio un rendimiento 25% inferior en comparación a otros años. A pesar de todo, las uvas fueron de una calidad inmejorable, con unas pieles gruesas y unas semillas maduras. Nuestros vinos ya fermentados y en curso de maduración muestran una maravillosa complejidad.

Vale de Mendiz – Charme

Después de una temporada de crecimiento considerablemente húmeda y relativamente fría hasta julio, nos dimos cuenta de que la vendimia sería muy tardía, sin embargo, a finales de julio y en el mes de agosto fueron secos y cálidos, permitiendo al proceso de maduración de ponerse al día. En el Vale de Mendiz, la vendimia empezó el 12 de septiembre, pero con un cierto desequilibrio en todos los viñedos en lo que se refiere a la madurez de la uva. Las intensas lluvias del 14 de septiembre nos obligaron a detener la vendimia, aunque finalmente fueron beneficiosas ya que permitieron alcanzar un nivel completo de madurez en las próximas semanas.

La vendimia se desarrolló bajo unas buenas condiciones, con noches frescas, el 14 de octubre se vendimiaron las últimas uvas en el Vale de Mendiz. A causa del mildiu, los rendimientos disminuyeron en un 30% en toda la región, pero los rendimientos bajos y las buenas condiciones climáticas concentraron el fruto. Algunos excelentes Portos se han podido elaborar gracias a las uvas cosechadas durante las últimas etapas de la vendimia, así como unas interesantes parcelas de Charme fueron vinificadas al inicio de la vendimia. Las ampliaciones en la bodega en el Vale de Mendiz y la mejora de las condiciones para el personal definitivamente ayudaron a que las operaciones de la vinificación fueran más fluidas.

Bairrada – Vinhas Vellas y Poerinho

El invierno 2015-2016 fue templado y relativamente seco, no como los meses de abril y mayo que trajeron mucha lluvia conllevando la necesidad de revisar las viñas exhaustivamente.

Desde junio hacia adelante, las temperaturas incrementaron, permitiendo una maduración homogénea.

Empezamos a analizar los niveles de maduración a principios de agosto y observamos que había un relativo retraso en ella comparado a años anteriores. Decidimos empezar la vendimia el 6 de septiembre, una semana más tarde que en 2015.

La vendimia finalizó el 28 de septiembre, con una disminución en el rendimiento de un 30% aproximadamente.

Consideramos 2016 como una muy buena añada, con una acidez excelente y un grado alcohólico entre 11,5º y 12,5º. Todo nos indica que obtendremos unos vinos elegantes con un intenso color en esta añada.

Dão – Conciso

La añada 2016 empezó con un invierno templado y una primavera lluviosa, siguiendo esta tendencia hasta mediados de junio. A causa de unas condiciones húmedas hubo un aumento del riesgo de enfermedades, pero gracias a las prácticas biodinámicas empleadas en el viñedo, fuimos capaces de protegerlo de las enfermedades.

Empezamos a analizar los niveles de maduración a principios de agosto y observamos que había un relativo retraso en ella comparado a años anteriores. Decidimos empezar la vendimia el 12 de septiembre, dos semanas más tarde que en 2015.

La vendimia continuó hasta el 4 de octubre, con ausencia de precipitaciones durante este período. Las uvas estaban sanas y mostraron una concentración maravillosa.

Consideramos 2016 como una muy buena añada, con una acidez excelente y un grado alcohólico entre 11,5º y 12,5º. Todo nos indica que obtendremos unos vinos elegantes con un intenso color en esta añada.

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *