Selección del Mes

header_seccio_club_abril_es

SELECCIÓN Nº. 277, ABRIL DE 2018
Novedades

1 Sierra Cantabria Colección Privada 2014 (DOCa Rioja)
1 El Regajal Selección Especial 2015 (DO Vinos de Madrid)
1 Bruno Murciano El Sueño 2013 (DO Utiel-Requena)
1 Avgvstvs Microvin Ull de Llebre 2015 (DO Penedès)
1 Cara Nord Trepat Rosat 2017 (DO Conca de Barberà)
1 Sindicat La Figuera 2016 (DO Montsant)

El Club de abril está compuesto por vinos muy personales, y en algún caso, novedosos, que proceden de proyectos pequeños y familiares. Sierra Cantabria Colección Privada 2014 es una joya enológica elaborada con tempranillo de Sonsierra bajo la atenta mirada de los hermanos Miguel y Marcos Eguren. La propuesta de El Regajal es el resultado de un proyecto familiar encabezado por Daniel García-Pita quien, junto a su hijo, quiere extraer todo el partido a sus cepas situadas en Aranjuez. Desde Utiel-Requena, el sumiller Bruno Murciano lanza la añada 2013 de su Sueño, un vino elaborado con la variedad reina de la zona, la bobal, trabajada con mimo y respeto tras el paso de Murciano por alguno de los mejores restaurantes de Europa. De las microvinificaciones de Avgvstvs Forvm hoy destacamos su Ull de Llebre, procedente de un viñedo situado en Santes Creus, donde la variedad ha alcanzado toda su delicadeza y personalidad. Con su nuevo rosado, Tomàs Cusiné vuelve a demostrar su maestría como enólogo. Cara Nord, proyecto que puso en marcha con Xavier Cepero y Eric Solomon, suma ahora el Trepat Rosat, que muestra toda la riqueza de la variedad en la Conca de Barberà, fresca, viva y vibrante. Finalmente, Sindicat La Figuera elabora una garnacha que nace a 550 metros sobre el nivel del mar en el Montsant, con carácter y toda la frescura de su privilegiada ubicación.

SIERRA CANTABRIA. DOCa RIOJA
La familia Eguren se dedica al cultivo del viñedo desde 1870, pero fue en 1957 cuando Guillermo Eguren fundó la bodega Sierra Cantabria en San Vicente de la Sonsierra –entre el río Ebro y la sierra de la que adopta el nombre– para dar el paso de viticultor a elaborador. Miguel Eguren como director de la bodega, y Marcos Eguren como enólogo, son la cuarta generación que lleva las riendas, junto a su padre y Eduardo Eguren, la quinta generación.
El paisaje vinícola de Sierra Cantabria –con 100 ha entre San Vicente de la Sonsierra, Laguardia y Labastida– se extiende en terrazas que se despliegan desde la Sierra hasta el río Ebro, con una buena exposición solar sur-suroeste. Los suelos, de composición arcillo-calcárea, pobres en materia orgánica, nutrientes y sales minerales, son muy apropiados para el cultivo de la viña.
Por otro lado, la abundancia de cantos rodados, restos de aluvión y grava, les proporcionan un drenaje óptimo del agua. En el subsuelo, hay roca agrietada que facilita a las raíces la búsqueda de aportes complementarios. Por su situación, los viñedos también disfrutan de un microclima único de carácter mediterráneo-continental cuyo intervalo térmico entre el día y la noche aumenta la síntesis de polifenoles (responsables en los tintos del color, de la astringencia, del cuerpo y de la estructura).
La principal variedad plantada en la finca es la tempranillo, junto con pequeñas cantidades de garnacha, viura, graciano, malvasía riojana y tempranillo peludo con edades comprendidas entre los 35 y los 70 años. Las densidades de plantación varían de 3.000 a 4.600 cepas/ha y los rendimientos van de los 22 a los 47 hl/ha. La bodega también se abastece de uvas de viticultores que asesora. Se trata de un patrimonio de viñedos excepcionales donde el clima, el suelo y la viticultura y enología se dan la mano. Una gama que nació con el objetivo de crear nuevos clásicos de La Rioja.
Tras la vendimia de 2013, en octubre se registraron temperaturas moderadas con las lluvias habituales. Noviembre trajo las primeras escarchas y la viña empezó a perder hojas y a prepararse para la temporada de invierno. Se recogieron 120 l/m2 ese mes lo que aseguró la reserva hídrica. Marzo también fue lluvioso, con temperaturas moderadas que empezaron a subir en abril, superando los 25ºC en la primera parte del mes, lo que provocó la aceleración de los primeros brotes. Las lluvias de mayo aseguraron de nuevo las reservas de agua y el correcto desarrollo del ciclo vegetativo de la planta durante la etapa de la floración (de principios de junio hasta la tercera semana de julio). Durante el periodo de crecimiento, llovió cada 15-20 días con un óptimo desarrollo vegetativo. La maduración empezó a principios de agosto, unos 12 días antes de lo que es habitual. El mes de septiembre fue suave, aunque empezaron las lluvias y nieblas y se paró el proceso de maduración, lo que obligó a una mayor selección de las uvas en el viñedo y en la mesa de selección.
Sierra Cantabria Colección Privada 2014 se elabora con tempranillo de dos viñedos plantados en 1957 y 1959, concretamente de las fincas Los Terreros y Jararte, situadas en San Vicente de la Sonsierra. En sus 4 hectáreas se practica la viticultura integrada, respetuosa con el medio ambiente, sin utilizar herbicidas y se abona con su propio compost orgánico basado en estiércol de oveja. Las uvas se vendimiaron el 9 y 10 de octubre y el rendimiento medio en 2014 fue de 24,4 hectolitros por hectárea. Se hicieron dos vinificaciones, despalillado (al 50%) y racimos enteros (el otro 50%) con 15 días de maceración con los hollejos. Crianza de 16 meses en barrica nueva de 225 L de roble (50% francés y 50% americano).
Sierra Cantabria Colección Privada 2014 tiene un precioso color granate profundo. En nariz es fragrante con intensas notas de fruta negra como las moras y las grosellas envueltas en toques de especias como el clavo y la vainilla, y un perfume intenso de regaliz negro. En boca tiene una entrada sedosa con una textura envolvente y fibrosa, intensos aromas de fruta negra y un delicioso recuerdo final de regaliz negro y cedro. El compañero ideal de arroces de carne, caza menor, carne roja y quesos curados. Servir entre 14 y 16ºC en la copa Tempranillo de la serie Vinum de Riedel (6416/31) o en la copa Syrah de la serie Vinum de Riedel (6416/30). Para disfrutar desde ahora y durante los próximos 5 años.
Para Marcos Eguren, Sierra Cantabria Colección Privada 2014 es “la unión de la tradición y la modernidad”.

EL REGAJAL. DO VINOS DE MADRID
El Regajal es una finca situada en Aranjuez que era conocida desde el siglo XIX por ser uno de los hábitats para mariposas más importantes del mundo. Ahora combina el estudio entomológico con la elaboración del vino. Esta personal bodega es un proyecto familiar que nació en 1998 con la plantación de un primer viñedo que actualmente alcanza las 14 hectáreas con tempranillo, cabernet sauvignon, merlot, petit verdot y syrah. Cuenta con una bodega subterránea que se mantiene a baja temperatura situada entre los viñedos. Con un enfoque de intervención mínima, todas las fermentaciones utilizan levaduras autóctonas y trabajan sin adición de sulfuroso.
Desde el principio, Daniel García-Pita, el propietario y enólogo, y su hijo confiaban en el gran potencial de la DO Madrid, así que decidieron trabajar para conseguir vinos de referencia mediante la viticultura ecológica. El enólogo Jérôme Bougnaud también se implicó en el proyecto. Este francés es la cuarta generación de una familia de viticultores de la región de Cognac que se ha hecho un nombre en España, donde ha trabajado estrechamente, además de con El Regajal, con Peter Sisseck en Pingus. De hecho, sus años de experiencia en el Duero le llevaron a la creación de Galia en 2009, un proyecto personal que lleva a cabo con Daniel García-Pita hijo y en el que trabajan con cepas casi centenarias repartidas en las provincias de Soria, Burgos y Valladolid.
El Regajal Selección Especial 2015 es un ensamblaje de tempranillo, cabernet sauvignon, merlot, syrah y petit verdot con una crianza de 15 meses en barricas de roble francés. Durante esta añada, la vendimia fue más tardía de lo habitual, así que la maduración fenólica de la uva fue óptima. Para la bodega, se trata de una añada muy equilibrada en la que el vino ha ganado en elegancia sin perder la personalidad del terruño.
El Regajal 2015 tiene un bonito color granate cereza con reflejos rubí. En nariz desprende un perfume floral embriagador que recuerda a la violeta y el lirio blanco, con fruta roja como las grosellas y las frambuesas. En boca es voluminoso, recorre el paladar con unos taninos muy bien integrados, muy completo y harmónico gracias a un punto final de frescura. Aparecen de nuevo los aromas que encontrábamos en nariz, con mucha fruta negra y un suculento final de regaliz negro. El compañero ideal de carnes rojas tanto a la brasa como crudas (tipo steak tartar) o para disfrutar con platos de pasta con salsas cremosas. Servir en la copa Tempranillo de la serie Vinum de Riedel (6415/31) o en la Cabernet/Merlot de la serie Vinum de Riedel (6416/0) entre 14-16ºC. Empezar a disfrutar ahora y durante los próximos 5 años.
Para el propietario y elaborador, Daniel García-Pita, El Regajal Selección Especial 2015 “tiene la misma personalidad de las añadas anteriores, aunque es ligeramente más delgado y con una acidez más compensada”.

BODEGAS BRUNO MURCIANO. DO UTIEL-REQUENA
La bodega Bruno Murciano se encuentra en la meseta interior de la Comunidad Valenciana, concretamente en el interior de Utiel-Requena, a una altitud entre los 700 y los 800 metros sobre el nivel del mar. Bruno Murciano, natural de Caudete de las Fuentes, después de su formación como sumiller en la Academia de Toulose y de descubrir grandes vinos por su trabajo en restaurantes de Francia y Reino Unido, decidió iniciar en 2005 su proyecto personal en su pueblo natal. Compró una parcela de 8 hectáreas, con 6 hectáreas de viejos viñedos de bobal de entre 70 y 100 años, la variedad autóctona por la que más ha apostado por el vínculo que tiene con su territorio. Trabajó durante 5 años recogiendo datos sobre el suelo y el material vegetal y lanzó su primero vino en 2010. La idea es trabajar con viñedos centenarios y singulares desde la perspectiva ecológica y biodinámica. En 2018, con el proyecto ya consolidado y con el título de Mejor Sumiller de España, su hermano Jose Luis Murciano se incorpora al proyecto, con el objetivo de recuperar otras variedades autóctonas. Él aporta conocimiento sobre técnicas vitícolas y elaboraciones de otras zonas. También están trabajando en la rehabilitación de un edificio familiar al que trasladará su producción artesana.
La añada 2013 estuvo marcada por una climatología atípica con una pluviometría escasa en invierno y temperaturas altas en primavera que adelantaron el ciclo y provocaron maduraciones con una alta concentración de polifenoles. Por suerte y ante el riesgo de que la fruta presentase maduraciones desiguales en el campo, el tiempo forzó un final de ciclo en el que el intervalo térmico entre el día y la noche fue notable. Con buen tiempo durante los meses de septiembre y octubre, se pudo llevar a cabo una vendimia de forma selectiva, seleccionando los racimos de mayor calidad. Ya en bodega, sólo se tuvo que infusionar el fruto con sus propias levaduras y sin control de temperatura para conseguir el resultado que se buscaba. Se utilizaron los raspones de mayor calidad para dar un aporte extra de taninos en la fermentación alcohólica.
El Sueño 2013 se elabora con bobal procedente del pago Las Brunas, situado en la parte más alta (900 metros) de un viñedo considerado Grand Cru por los lugareños de Caudete de las Fuentes. Se trata de 7,5 hectáreas de cepas centenarias que crecen sobre suelo de tierra caliza con un rendimiento aproximado de 2.000 kg por hectárea. La vendimia se llevó a cabo a mano en cajas de 10 a 15 kg. Fermentación en depósitos de 500 litros de cuarto uso, con tapa abierta para la fermentación alcohólica y con tapa cerrada para la fermentación maloláctica. Crianza de 18 meses en barrica y dos años en botella antes de salir al mercado. Sólo 2.400 botellas.
El Sueño 2013 es de un color granate muy profundo y límpido. En nariz es una sinfonía de intensos aromas de frutas negras en compota como la mermelada de grosella negra y un perfume de especias dulces como la vainilla y un punto de madera y pimienta negra. En boca tiene una fantástica textura con mucho volumen y cuerpo gracias a unos taninos completamente fundidos con el vino y muy bien perfilados y pulidos. Vuelven intensos aromas de multitud de frutas negras con el toque justo de hierbas aromáticas que aportan frescura al conjunto y lo hacen placentero y equilibrado. Delicioso final de regaliz negro y caramelo tostado. Un vino ideal para acompañar carnes estofadas, caza mayor o quesos curados de oveja. Servir entre 16-18ºC en la copa Cabernet/Merlot de la serie Vinum de Riedel (6416/0) o a la Syrah de la serie Vinum de Riedel (6416/30). Para disfrutar desde ahora y durante los próximos 2 años.
Para Bruno Murciano, El Sueño 2013 “es un gran vino de bobal, original, sincero y diferente”.

AVGVSTVS FORUM. DO PENEDÈS
Avgvstvs Forum es una bodega pequeña de carácter familiar situada en Sant Vicenç de Calders, en el municipio de Vendrell (Baix Penedès, Tarragona). En 1982, los propietarios compraron la propiedad de les Deveses, por donde pasaba antiguamente la romana Vía Augusta, que conectaba Roma con las ciudades más importantes del Mediterráneo y, de hecho, el nombre de la bodega y de algunos de sus vinos son un homenaje a esa vía histórica. Remodelada en 1990, la bodega mantiene todo su encanto histórico y conserva un estilo rural y rústico. Avgvstvs Forvm cuenta con la certificación para la venta de proximidad, título otorgado por la Generalitat de Catalunya para aquellas empresas preocupadas por el territorio y vinculadas con su entorno. Destaca su crecimiento sostenible, la innovación continua y la obtención del certificado IFS de cultivo ecológico. Actualmente, Enric Roca es el director técnico y Carles Muray, el enólogo.
Cellers Avgvstvs Forvm trabaja con dos productos principales: los vinos y los vinagres gourmet. Dentro de la primera, se encuentra su línea de microvinificaciones, que nació en 2015 y con la que quieren dar a conocer viñedos mágicos. Con producciones de entre 500 y 2.000 botellas aproximadamente, la bodega embotella viñedos de diferentes lugares de la DO Penedès (Santes Creus, Can Benet de la Prua, Baix Penedès, Olèrdola, etc.) que se elaboran en las instalaciones de Avgvstvs Forum. Se trata de vinificaciones a pequeña escala que pueden variar cada año, que se elaboran siguiendo técnicas poco habituales y que se enmarcan dentro del proceso de I+D de la bodega.
Avgvstvs Forvm Microvinificacions Ull de Llebre 2015 se elabora con ull de llebre procedente de Aiguamúrcia (Alt Camp, Tarragona) de viñedos de más de 40 años que se extienden en una superficie de 0,30 hectáreas con orientación noreste-suroeste a una altura de 314 metros. La parcela se encuentra por encima del pueblo de Santes Creus con pendientes inclinadas y tierras rojizas, donde las cepas disfrutan del clima más continental del Penedés.
La uva se vendimió el 28 de septiembre de 2015. Durante esa añada se registraron muchas lluvias en primavera y mucha sequía durante el verano, hecho que originó maduraciones muy buenas con baja producción de manera natural. El vino se elaboró con una maceración prefermentativa a 4ºC durante 4 días y una maceración fermentativa a 20ºC durante nueve días. Crianza de 6 meses en barrica de roble francés de 500 L y de 10 meses en botella.
Avgvstvs Forvm Microvinificacions Ull de Llebre 2015 tiene un seductor y brillante color granate. En nariz es fragante con suculentas notas de fruta roja madura como las cerezas y las frambuesas con un punto de caramelo y un refrescante toque que recuerda al romero. En boca tiene una textura increíblemente sedosa y perfilada con unos taninos ligeros casi imperceptibles. Casi como un zumo de frutas rojas y negras con notas de hierbas aromáticas. Un tinto muy versátil para acompañar una comida de carnes rojas o cordero al horno, quesos cremosos y arroces. Aconsejamos servirlo ligeramente fresco, entre 14-16ºC. Para disfrutar desde ahora y hasta el próximo año en la copa Tempranillo de la serie Vinum de Riedel (6416/31) o en la copa Chianti de la serie Vinum de Riedel (6416/15).
“Avgvstvs Forvm Microvinificacions Ull de Llebre 2015, 1.733 botellas con alma, que nos hablan de un vino con un estilo sutil, mucha fruta, fondo tostado y la delicadeza propia de la ull de llebre”, explica Enric Roca, director técnico de la bodega.

CARA NORD. DO CONCA DE BARBERÀ
El bodeguero y viticultor Tomàs Cusiné es propietario de las bodegas Tomàs Cusiné, Castell del Remei y Cérvoles Celler en la DO Costers del Segre, y también fundador de Cara Nord Celler en la vecina DO Conca de Barberà. Empezó como elaborador en la bodega familiar Castell del Remei, y buscando la máxima expresión del terruño y los viñedos de montaña, en 1997 adquirió Cérvoles Celler. En 2003 emprendió un proyecto personal, la bodega que lleva su nombre en el pueblo de El Vilosell. Más adelante, en 2012, creó Cara Nord Celler junto a Xavier Cepero y Eric Solomon con los que también elabora un vino, Mineral, en la DO Montsant. Tras consolidar estas bodegas y revelarse como uno de los bodegueros con más proyección de Catalunya, en octubre de 2014, volvió a Castell del Remei y asumió la dirección de la bodega.
Conocedores de Costers del Segre, Priorat y Montsant, Cusiné, Cepero y Solomon se sintieron atraídos por la majestuosidad de la cara norte de las Montañas de Prades, así que decidieron crear Cara Nord Celler. La zona pertenece a la DO Conca de Barberà, una pequeña denominación situada al norte de la provincia de Tarragona con unas 3.800 hectáreas y más de 20 bodegas inscritas.
De gran interés geológico, se trata de una zona protegida por el Paraje Natural del Bosc de Poblet. Así que, en 2012, con el objetivo de llevar a cabo la auténtica viticultura de montaña, empezaron a trabajar los viñedos y a vinificar en una pequeña bodega dentro del histórico Monasterio de Poblet.
Las viñas de Cara Nord se sitúan a 5 km del monasterio, entre 350 y 800 m de altitud, con suelos de llicorella, calcáreos de arcilla y cantos rodados, en una geografía difícil que implica retos constantes (cambios de temperatura, parcelas de difícil acceso, radiaciones solares intensas, etc.). Practican la agricultura sostenible con una mínima intervención para dar prioridad a la biodiversidad de los viñedos. La zona tiene un clima transitorio entre la suavidad de las comarcas tarraconenses del litoral y la continentalidad propia de las comarcas del interior, permitiendo la entrada de los vientos húmedos y templados de la costa.
Las variedades que cultivan son garnacha, syrah, garrut, macabeu, chardonnay y albariño, siendo el macabeu la viña más vieja –con 80 años y formada en vaso– y el resto con una edad media de 15 años.
Cara Nord Trepat Rosat 2017 es un monovarietal de trepat que nace de un paisaje abrupto y ondulado, envuelto de altas cimas y bosques de robles y encinas en el Paraje Natural de las Montañas de Prades y el Paraje Natural del Bosc de Poblet. Los viñedos a 800 metros de altitud crecen sobre suelos pobres, de pizarra, arcillo calcáreos, con guijarros y rocas. El clima es continental-mediterráneo con noches frías que permiten el descanso del viñedo y atrasa la acumulación de azúcares (2.700 horas al año de insolación). La viña ha crecido siguiendo un cultivo de secano, cobertura vegetal y la mínima intervención. Se vendimió a finales de septiembre y la maceración con las pieles duró entre 4 a 8 horas para conseguir el color característico y posteriormente extraer el mosto flor y llevar a cabo la fermentación (14-16ºC).
Cara Nord Trepat Rosat 2017 es de un bonito color rosado carmín muy brillante y límpido. En nariz tiene delicadas notas florales y de frutas rojas como las fresas de bosque con un toque de caramelo de feria. En boca aparecen intensos aromas de fruta roja con una frescura casi cítrica, muy vivo y vibrante. Al final se intensifican los aromas de pomelo y hierbas mediterráneas. Un rosado para tomar en cualquier ocasión acompañando entrantes fríos a base de embutidos o quesos cremosos, ensaladas con verduras de temporada y pescados blancos y marisco. Servir entre 6 y 8ºC en la copa Chianti de la serie Vinum de Riedel (6416/15) o en la Viognier/Chardonnay de la serie Veritas de Riedel (6449/05).
Para Tomàs Cusiné, Cara Nord Trepat Rosat “es la cara más amable, delicada y fresca de la Conca de Barbera”.

SINDICAT LA FIGUERA. DO MONTSANT
Sindicat La Figuera es la recuperación de una ilusión, de un proyecto de seis viticultores de La Figuera, un pueblo único en el Montsant, con unas características que lo hacen muy especial. Se sitúa en el punto más alto de la comarca –a 550 m– y sus viñedos de garnacha –única variedad– plantadas en vaso tienen edades comprendidas entre los 30 y los 80 años y despuntan por su excepcionalidad.
El clima fresco, gracias a la altitud del viñedo, aporta a sus vinos toques de cítricos y flores que no se encuentran en el resto de las propuestas de la zona. Si se añade la tradicional forma de elaborar en lagares de cemento subterráneos, el resultado son vinos ligeros y frescos.
Sindicat La Figuera 2016 es garnacha 100% de viñedos de entre 70 y 100 años que crecen sobre suelos arcillo calcáreos, situados a una altura de unos 400 m. Fue una añada buena con una maduración avanzada, aunque aseguran que la 2017 se augura todavía mejor y con una mayor personalidad.
Sindicat La Figuera 2016 es de un bonito color granate muy brillante y límpido. En nariz aparecen delicadas notas de frutas rojas de bosque como las cerezas de pastor, las grosellas y los arándanos con un dulce recuerdo de hierbas aromáticas de bosque mediterráneo como el tomillo o un floral toque de hinojo. En boca tiene una entrada cálida y sedosa con buen volumen y untuosidad. Es fresco, equilibrado y con unos intensos aromas finales de frambuesas maduras y violeta acompañadas de caramelo de feria y un punto de romero. Ideal para acompañar una comida de principio a fin, a base de entrantes frescos, carnes a la brasa, arroces de montaña o quesos de cabra. De consumo inmediato y hasta la primavera del año que viene, puede servir hasta un poco fresco –entre 12 y 14ºC– en la copa Chianti de la serie Vinum de Riedel (6416/15).
“Sindicat La Figuera 2016 es la esencia de una garnacha con personalidad propia por su excepcional disposición geográfica”, comentan desde la bodega.