Selección del Mes

SELECCIÓN Nº. 271, OCTUBRE DE 2017

“Tomàs Cusiné”
1 Tomàs Cusiné Finca Barqueres Carinyena 2015 (DO Costers del Segre)
1 Tomàs Cusiné Auzells 2016 (DO Costers del Segre)
1 Castell del Remei Oda 2015 (DO Costers del Segre)
1 Castell del Remei 1780, Collita 2013 (DO Costers del Segre)
1 Cara Nord Garrut 2015 (DO Conca de Barberà)
1 Cara Nord Blanc 2016 (DO Conca de Barberà)

Precio especial socios de “El Club”: 84,95€

Para la selección de este mes, hemos elegido seis vinos elaborados por el enólogo Tomàs Cusiné, una figura indispensable en las DO Costers del Segre y Conca de Barberà. De la bodega que lleva su nombre, Tomàs Cusiné, hemos escogido dos vinos: Finca Barqueres Carinyena 2015, fruto de la recuperación de esta variedad en Costers del Segre, un vino que refleja toda la frescura del paisaje, y Auzells 2016, la mejor representación de la maestría de Cusiné en el ensamblaje, elaborado con siete variedades blancas que conforman un vino fresco y de gran complejidad aromática. De la majestuosa e histórica bodega Castell del Remei, hemos seleccionado Oda que, fiel al estilo de elaboración bordelés, es un ensamblaje de merlot y cabernet sauvignon hecho con gran clase y finura, y Castell del Remei 1780 Collita 2013, un vino de gran estructura, con volumen y elegancia, que con su nombre homenajea los inicios de la actividad vinícola de la finca. Para redondear la selección, dos vinos de Cara Nord Celler, la bodega que Cusiné creó el 2012 junto a Xavier Cepero y Eric Solomon. Garrut 2015, de producción muy limitada y criado en barrica y ánfora, elaborado íntegramente con esta variedad autóctona recuperada, y Cara Nord Blanc, que nace de un paisaje abrupto y ondulado, de viñedos aislados. Un Club que ofrece la oportunidad de conocer, a través de seis excelentes vinos, dos denominaciones de origen emergentes de la mano de uno de sus elaboradores más aclamados.

Tomàs Cusiné

El empresario y viticultor Tomàs Cusiné Barber es propietario de las bodegas Tomàs Cusiné, Castell del Remei y Cérvoles Celler, y participa en Cara Nord Celler. Hace 33 vendimias se inició como elaborador en la bodega familiar de Castell del Remei, empresa con la que, buscando la máxima expresión del terroir y los viñedos de montaña, en 1997 adquirió Cérvoles Celler. Tras abandonar la empresa familiar, en 2003 decidió emprender un proyecto personal, la bodega que lleva su nombre en el pueblo de El Vilosell. Más adelante, en 2012, creó Cara Nord Celler en la DO Conca de Barberà junto a Xavier Cepero y Eric Solomon con los que también elabora un vino, Mineral, en la DO Montsant.
Tras consolidar la trayectoria de estas bodegas y revelarse como uno de los viticultores con más proyección de Cataluña, en octubre de 2014 Tomás Cusiné volvió a Castell del Remei y asumió la máxima responsabilidad en la dirección de la empresa.

TOMÀS CUSINÉ. DO COSTERS DEL SEGRE

Tras 20 años de experiencia en la elaboración y comercialización de vinos en Costers del Segre, Tomàs Cusiné inició en 2003 este proyecto vitivinícola. Gran conocedor de la zona, se instaló en el pueblo de El Vilosell, en la comarca de Les Garrigues (Lleida), alquiló una antigua cooperativa, la remodeló, recuperó silos subterráneos e incorporó toda la infraestructura necesaria para obtener los vinos que buscaba. En el 2006 inició la ampliación con 500 m2 más, destinados a la crianza y al embotellado.

La finca se encuentra en la cara norte de la sierra de La Llena y limita al sur con la provincia de Tarragona y las comarcas de la Conca de Barberà y el Priorat, a una altitud entre 700 y 740 metros sobre el nivel del mar. Las diferentes parcelas se sitúan, mayoritariamente, en pendientes con diferentes exposiciones y tipos de suelos, aunque predomina la orientación noreste. Son suelos calcáreos, con diversas cantidades de grava y de estructura franca y franco-limosa, con buena permeabilidad y frescura. El clima es suave y de gran contraste térmico entre el día y la noche con una pluviometría media anual que oscila entre los 380 y los 600 mm. Todos estos parámetros garantizan una maduración lenta, con vendimias tardías que aportan taninos suaves y una gran intensidad en el color de la uva. Cuenta con las variedades cabernet sauvignon, merlot, syrah, cabernet franc, garnatxa, carinyena, marselan, chardonnay y sauvignon blanc, entre otras. Además de proveerse de uva de sus propias fincas, también compra a viticultores que dirige y asesora.

La bodega cuenta con depósitos de cemento y depósitos de acero inoxidable con volúmenes que oscilan entre los 1.000 a los 10.000 L. La uva se refrigera antes de pasarla por la mesa de selección y posteriormente se realiza una premaceración en frío, seguida de una fermentación lenta a baja temperatura. Para la fermentación maloláctica y la crianza de los vinos utiliza barricas de roble francés de grano fino de 225 L de diferentes toneleros como François Frères, Nadalie, Seguin Moreau, Demptos, Sylvain o Boutes.
“Finca Barqueres Carinyena es el vino de carinyena de Lleida”, afirma Tomàs Cusiné.
Tomàs Cusiné Finca Barqueres Carinyena 2015 es el primer vino resultado del proyecto de recuperación de la variedad ancestral carinyena en Costers del Segre. Procede de la parcela Barqueres, de 1,3 ha plantada en la vertiente nordeste a 712 metros de altura, en suelos con diversas cantidades de grava, sustratos y roca calcárea, resultado de la falla del Montsant. Vendimia manual en cajas con una cuidada selección de racimos. Fermentación y maceración en depósitos de 5.000 L para pasar a un envejecimiento en barricas de roble francés el primer año de 600L.

Tomàs Cusiné Finca Barqueres Carinyena 2015 tiene un sugerente color granate profundo y brillante. En nariz es una sinfonía de aromas de frutas rojas, como las grosellas maduras y negras, las cerezas y la confitura de moras, con un dulce recuerdo de especias como la vainilla y un punto tostado aportado por la barrica. En boca es franco con una buena frescura y unos taninos suaves que visten un conjunto equilibrado y harmónico. Muestra aromas de hierbas con unas intensas notas finales de fruta de baya como los arándanos. ¡Delicioso! Perfecto para acompañar carnes rojas, setas y arroces de montaña. Recomendamos tomar entre 14 y 16ºC en la copa Cabernet/Merlot de la serie Vinum de Riedel (6416/0) o en la copa Syrah de la serie Vinum de Riedel (6416/30).

Para Tomàs Cusiné, “Auzells 2016 es un calidoscopio de sensaciones”.
Tomàs Cusiné Auzells 2016 es un ensamblaje de macabeu, riesling, sauvignon blanc, chardonnay, albariño, müller-thurgau y viognier de cepas que crecen en vaso y espaldera. Los racimos se someten a una maceración en frío de las pieles, y cada variedad fermenta por separado a 16ºC de temperatura. Posterior crianza sobre lías durante 6 meses.
Tomàs Cusiné Auzells 2016 se caracteriza por un bonito color amarillo pálido con reflejos verdes. En nariz es fresco con intensos aromas de frutas de hueso blancas, así como cítricas que recuerdan la piel de limón. El conjunto se acompaña con un matiz de hierbas frescas y mediterráneas como el romero. En boca es sedoso, fresco y vivo, con aromas de albaricoque y un final con un placentero recuerdo de pomelo y un toque de anís. Perfecto para empezar una comida con amigos como aperitivo o acompañando platos de pescado como la lubina al horno con un toque de zumo de lima. Tomar entre 6 y 8ºC en la copa Chianti de la serie Vinum de Riedel (6416/15).

CASTELL DEL REMEI. DO COSTERS DEL SEGRE
Castell del Remei fue la primera bodega catalana que elaboró y etiquetó vinos finos de crianza. Es un complejo de numerosos edificios: el castillo que mantiene la estructura del original de siglo XIX con cuatro torres y más de 80 ventanas, el santuario de la Verge del Remei con pinturas del maestro Obiols, el molí, la harinera, las bodegas, la destilería, un núcleo zoológico y un restaurante abierto al público.
Los primeros indicios documentados de elaboración de vino en la propiedad datan de 1780, aunque hay vestigios de que ya se elaboraba desde la época romana. El gran impulso a la viticultura de esta propiedad se debe, sin embargo, a Ignasi Girona i Vilanova, quien a finales del siglo XIX apostó por esta actividad considerando la gran demanda que había en ese momento debido a la plaga de filoxera que estaba arrasando la vid en Francia y otros países europeos. Viajó a Burdeos para estudiar a fondo sus métodos e infraestructuras y así elaborar vinos de crianza, y volvió a Cataluña acompañado de un enólogo y familias de viticultores bordeleses. De este modo, se convirtió en una propiedad que funcionaba como un château bordelés. La familia Cusiné la compró en 1982 tras el fallecimiento de Joan, el último de los Girona, familia propietaria del complejo desde 1853.
La superficie de viña plantada es de 170 ha, prácticamente todas situadas entre 600 y 800 de altura con una edad media de 25 años. Los viñedos se encuentran en una zona fértil, de composición mayoritariamente aluvial. Las viñas a mayor altitud se encuentran en la vertiente norte del Montsant, sobre suelos de textura franco-limosa con muchas gravas que facilitan el drenaje. A las variedades autóctonas (garnatxa, ull de llebre, carinyena, trepat, malvasia y macabeu) se sumaron en su momento las de origen francés que Castell del Remei introdujo en la península en sus inicios (cabernet sauvignon, syrah, chardonnay, sauvignon blanc). Desde que Cusiné adquirió la propiedad y reestructuró el viñedo, se estableció un control exhaustivo del rendimiento para asegurar la calidad de los vinos. Las instalaciones originales abarcan una superficie de 5.500 m2 y se distribuyen en seis naves adosadas, construidas sobre piedra, con estructura de hierro forjado y muros de hasta 100 cm de ancho. La antigua bodega se encuentra semienterrada, lo que permite mantener una temperatura regular durante todo el año y un sistema de vinificación por gravedad que en ese momento era revolucionario. También cuenta con un anexo diseñado específicamente para la elaboración de vinos blancos. Actualmente dispone de 1.000 barricas (de roble francés y americano, al 50%) y una zona de vinificación equipada con depósitos de acero inoxidable termorregulados, prensas neumáticas y demás medios técnicos de última generación para elaborar más de un millón de botellas de vino al año.

Castell del Remei Oda 2015 es, en palabras de Tomàs Cusiné, “profundidad y complejidad”.
Castell del Remei Oda 2015 es un ensamblaje de merlot y cabernet sauvignon de viñedos que reciben una insolación óptima para que las viñas de merlot maduren pausadamente.
De delicado color granate intenso con reflejos teja, Castell del Remei Oda 2015 es fragante en nariz. Destacan los aromas de frutos rojos y negros maduros como el casis o los higos en licor, así como un sutil recuerdo de madera y de especias como el regaliz negro. En boca es placentero y complejo, con taninos que se deslizan por la lengua dando cuerpo y volumen. Reencontramos aromas de fruta roja madura y un punto de especias como el café molido y el caramelo tostado que marcan el final de boca. Ideal para acompañar una comida a base de setas, cordero al horno un punto caramelizado, así como quesos de oveja. Recomendamos abrir una hora antes y servir entre 16 y 18ºC en la copa Cabernet/Merlot de la serie Veritas de Riedel (6449/0) o en la copa Pinot/Nebbiolo de la serie Vinum de Riedel (6416/07).
Según Tomàs Cusiné: “Castell del Remei 1780, Collita 2013 es un clásico que enamora a los más atrevidos”.
Castell del Remei 1780, Collita 2013 es un ensamblaje de cabernet sauvignon y garnatxa cuyo nombre homenajea la primera fecha documentada de elaboración de vino en la finca. Este vino tiene una larga crianza en barrica nueva para pulir y redondear las variedades.
Castell del Remei 1780, Collita 2013 tiene un elegante color granate con reflejos teja. En nariz revela sugerentes aromas de fruta madura que recuerdan mermelada de ciruela negra, acompañado de una buena carga de hierbas aromáticas y de sotobosque, así como un dulce recuerdo de caramelo tostado y especias como el clavo y el café molido. En boca es muy elegante, con una entrada redonda y unos taninos sedosos que recorren el paladar con un buen volumen. Deja un recuerdo de frutas suculentas y una buena frescura con un largo final perfumado por frutos rojos y un punto de cacao. Muy placentero e ideal para acompañar una comida otoñal entre amigos o familia a base de carnes rojas a la brasa o guisados de caza mayor con setas de temporada. Recomendamos decantar y servir entre 16 y 18ºC en la copa a la copa Cabernet/Merlot de la sèrie Veritas de Riedel (6449/0) o en la copa Cabernet/Merlot de la serie Vinum de Riedel (6416/0).

CARA NORD. DO CONCA DE BARBERÀ

Esta bodega nació en 2012 de la amistad de más de 20 años entre Tomàs Cusiné, Xavier Cepero y Eric Solomon, todos con larga experiencia en el sector vinícola. Conocedores de las DO Costers del Segre, Priorat y Montsant, que comparten el territorio de las Montañas de Prades, se sinteron atraídos por la majestuosidad de la cara norte de esta sierra, que pertenece a una cuarta DO: Conca de Barberà. Es una zona de gran interés geológico, protegida por el Parque Natural del Bosc de Poblet. Así que en 2012, con el objetivo de hacer viticultura de montaña, empezaron a trabajar los viñedos y a vinificar en una pequeña bodega dentro del histórico Monasterio de Poblet. Las viñas se sitúan a 800 m de altitud en una geografía difícil que implica retos constantes (cambios de temperatura, parceles de difícil acceso, radiaciones intensas, etc.). Conca de Barberà es una pequeña denominación de origen al norte de la provincia de Tarragona, con suelos calcáreos y pobres en materia orgánica y textura franco-limosa y franco-arcillosa. El clima se sitúa en una media anual de 14ºC con máximas en verano que pueden superar los 35ºC y mínimas por debajo de los 0ºC en invierno.
Los viñedos se sitúan a 5 km del Monasterio de Poblet y se practica la agricultura sostenible con una mínima intervención para dar prioridad a la biodiversidad de los bosques.

“Cara Nord Garrut 2015: una variedad ancestral para un vino diferente”, resume Tomàs Cusiné.
Cara Nord Garrut 2015 se elabora al 100% con la variedad garrut (la adaptación local del monestrell) con seis meses de crianza. La mitad del vino se ha criado en barricas de 500 L de roble francés de segundo uso y la otra mitad en ánforas también de 500 L. Un tinto original de la Conca de Barberà que surge de la recuperación de una variedad tradicional en riesgo de extinción en la zona. Producción limitada a 2.400 botellas.
De intenso y brillante color granate picota, Cara Nord Garrut 2015 es exuberante y goloso en nariz con notas de frutas frescas como las cerezas y los arándanos e incluso de fresas con nata. En boca se desliza por el paladar, es aéreo y con una textura formada por suaves taninos. Vuelven los aromas de mora negra y grosella con un final largo que deja un dulce recuerdo de hierbas aromáticas como el romero. Perfecto para acompañar aperitivos, quesos de cabra suaves, carnes blancas como el conejo o aves a la brasa como las codornices. Servir entre 14 y 16ºC en la copa Chianti de la serie Vinum de Riedel (6416/15) o en la copa Cabernet/Merlot de la serie Vinum de Riedel (6416/0).

Cara Nord Blanc 2016, “un blanco de altura”, según Tomàs Cusiné.
Cara Nord Blanc 2016 es un ensamblaje de macabeu y chardonnay que proceden de viñas situadas a 800 m de altitud y aisladas entre los bosques de robles y encinas del Paraje Natural de Poblet. Allí los suelos son pobres en pizarra, con rocas y sierras escarpadas. El clima es continental-mediterráneo con noches frías que permiten el descanso del viñedo y retrasa las acumulaciones de azúcar para conservar la acidez y ayudar a la aparición de aromas más complejos. Viticultura de mínima intervención que prioriza la diversidad. Vinificación de tres meses sobre sus lías finas en depósito.
Cara Nord Blanc 2016 es de color amarillo pálido con reflejos ligeramente dorados, brillante y límpido. Delicado en nariz, tiene notas de fruta de hueso como la nectarina y un sutil y elegante recuerdo floral. En boca es sedoso y redondo con un buen recorrido y una frescura sostenida que le otorga un buen equilibrio. Reencontramos las notas de aromas de frutas de hueso blancas con una buena sensación fresca y un final persistente. Perfecto para acompañar almejas marinadas, un risotto de verduras o pescados azules ligeramente intensos como la caballa, las sardinas o el atún. Recomendamos servir entre 6 y 8ºC en la copa Chianti de la serie Vinum de Riedel (6416/15) o en la Viognier/Chardonnay de la serie Veritas de Riedel (6449/05).

Más información en vilaviniteca.es, facebook.com/vilaviniteca y twitter.com/vilaviniteca

Hacerme socio de El Club de Vila Viniteca