Inicio  \  Nuestros clubs  \  El club  \  Selección del mes



VINOS EN PAREJA

SELECCIÓN NÚM. 264. FEBRERO DE 2017. VINOS EN PAREJA

Precio club 89,50 €



2 Planetes de Nin Garnatxes en Àmfora 2015, DOQ Priorat
2 Pas Curtei 2014, DO Penedès
2 Arcán Albariño 2014, DO Rías Baixas

La selección del mes de febrero está dedicada a vinos elaborados en pareja.
En el año 2008 Ester Nin y Carlos Ortiz juntaron esfuerzos, fincas y vidas, creando la bodega Família Nin Ortiz en la DOQ Priorat. Fruto de esta unión y de su trabajo en la agricultura biodinàmica nace Planetes de Nin Garnatxes en Àmfora 2015.
Pas Curtei 2014 también es fruto de un proyecto en pareja, formada por los enólogos Irene Alemany y Laurent Corrio, que crearon su propia bodega en 1999 en un pequeño almacén del Penedés, y que se dieron a conocer con su gran tinto Sot Lefriec.
Arcán es un sorprendente albariño de las Rías Baixas con un carácter marcado por el Valle del Salnés. Su elaboración está supervisada por los enólogos y también pareja, Laura Montero y Dominique Roujou de Boubée.
Dos botellas de cada, tres excelentes vinos en pareja a un precio preferente para los socios de “El Club”.

FAMILIA NIN ORTIZ. DOQ. PRIORAT.
Este proyecto nace de la unión de dos particulares protagonistas: Ester Nin y Carlos Ortiz.
Ester Nin nació en 1972 en Pla de Manlleu (Alt Penedès) y después de estudiar Biología y Enología, así como profundizar en agricultura ecológica y biodinámica, llegó al Priorat el año 2001, donde trabajó en diferentes proyectos, entre los cuales la bodega Clos Erasmus de Daphne Glorian. En 2004 compró un viñedo plantado en un coster y empezó ella sola “Nit de Nin”, del que en esa primera añada tan solo elaboró tres barricas de 225 litros, es decir, un total de 900 botellas.

Carles Ortiz, nacido en Barcelona en 1965, estudió Delineación Industrial y viticultura ecológica y biodinámica. Con su llegada a Priorat, en 1998, compró la Finca Les Planetes y la plantó desde el principio siguiendo los parámetros de la agricultura ecológica y certificada por el CCPAE desde 2002.
La vida de estos dos personajes se cruza en 2008, momento en el que unen esfuerzos, fincas y vidas, creando su propia bodega. Con todas las viñas situadas en la zona climática de Porrera, elaboraron en la bodega Clos Erasmus de Daphne Glorian en Gratallops hasta 2012, momento en el que empezaron a vinificar en su propia bodega en Porrera.
Sus vinos nacen de dos viñedos propios de características muy diferentes. Nit de Nin procede de una zona llamada Mas d’en Caçador que pertenece al municipio de Porrera. Un viñedo de tres hectáreas plantado en 1905 con garnatxa peluda y carinyena. Se caracteriza por su orientación norte, una altitud de 650 metros, siendo una de las más altas del Priorat, y también por bajos rendimientos, de tan solo 200 g/cepa. Planetes de Nin procede de una única finca situada en la partida de “Les Planetes” y es su vino de viñas jóvenes de garnatxa en bancales y carinyena en costers. La parcela fue plantada con garnatxa hace 14 años y con cuatro clones de carinyena vieja del Priorat hace 7 años.
Tanto Ester como Carles centran todos sus esfuerzos en la viticultura, que es la parte más importante para entender sus vinos. Cuatro personas trabajan el viñedo todo el año y cuidan de los suelos, plantas y entorno, utilizando tan solo azufre mineral y tisanas de extractos de plantas para la prevención de hongos. El abono de los suelos se realiza exclusivamente con compost que elaboran ellos mismos con estiércol animal.
La vendimia, siempre manual, se realiza a primera hora de la mañana y se deja la uva en frío durante 48 horas. Ya en bodega, su filosofía continúa, realizando una segunda selección a nivel de racimo y grano, eliminando toda uva que no haya madurado correctamente. La fermentación de los mostos se realiza con levaduras autóctonas y evitando el uso de bombas mecánicas, realizando siempre los remontados manualmente.

Planetes de Nin Garnatxes en Àmfora 2015 se elabora con uva procedente de cepas de garnatxa de 19 años de la Finca Planetes (Porrera) situada a una altitud de 650 metros y con orientación este. El suelo es de llicorella —pizarra rota— y la viticultura que se practica es ecológica y biodinámica. Es un vino natural, sin adición de sulfitos, cuya fermentación se realizó exclusivamente con levaduras autóctonas y permaneció durante siete meses en ánfora. En abril de 2016 se embotellaron un total de 6.068 botellas y 50 magnums.

Planetes de Nin Garnatxes en Àmfora 2015 es de un precioso y vivo color granate. En nariz es exquisitamente fragante, una sinfonía de aromas de fruta roja fresca, de hierbas mediterráneas, de flores como las violetas y con un punto de caramelo tostado. En boca el vino es franco, se desliza por el paladar como una cascada de frutas rojas suculentas, como las frambuesas y las grosellas. Con un buen equilibrio entre el frescor y el cuerpo, los taninos se funden en un conjunto de recuerdo goloso. Tiene un cuerpo ligero y perfecto para elaboraciones sencillas a base de carne roja, incluso para disfrutar con un buen jamón y un queso curado. Servir entre 15 y 17ºC en la copa Syrah de la serie Vinum de Riedel (6416/30).

Sobre Planetes de Nin Garnatxes en Àmfora 2015, Carles Ortiz cuenta que: “Hacemos este vino criado con ánforas y sin sulfitos añadidos, para conseguir la expresión varietal de la garnatxa, el clima mediterráneo y el suelo de llicorella del Priorat en estado puro y salvaje”.

SOT LEFRIEC - ALEMANY I CORRIO. DO PENEDÈS.
Irene Alemany y Laurent Corrio han influenciado a una nueva generación de jóvenes viticultores del Penedès.  En 1999 crearon su propio proyecto, una micro-bodega situada en un pequeño almacén en Vilafranca del Penedès, y actualmente, Laurent, bioquímico y enólogo de profesión, dirige la empresa junto con su mujer Irene.
Se conocieron estudiando en la Borgoña y tras su experiencia elaborando en esta zona, el padre de Irene los incitó a vinificar sus viñas en el Penedès, para elaborar un vino tinto excepcional. Los viñedos están situados en Lavern, en el municipio de Subirats. Están plantados en una suave pendiente del 5 al 15% y se cultivan 4 hectáreas de merlot y 4 hectáreas de cabernet sauvignon, ambas con unos 30 años de edad, y 0,75 hectáreas de carinyena de 65 años. Con el fin de conseguir una fruta de la máxima calidad posible, la
viticultura está enfocada para obtener rendimientos muy bajos, consiguiendo así una mayor concentración fenólica en las bayas. Por otra parte, para obtener un mayor conocimiento del terreno, de su potencial y de la capacidad de adaptación de la cepa, han realizado profundos estudios geológicos de cada una de las parcelas.
La climatología de la zona es de clara influencia mediterránea, con 500 mm de pluviometría anual, varios microclimas y un diferencial de temperatura entre el día y la noche de casi 20ºC.
La bodega es una antigua imprenta situada en el centro de Vilafranca del Penedès que han acondicionado con todo lo necesario. No hay lujos ni decoraciones, pero todo está pensado para trabajar de la manera más cómoda y funcional posible.

Pas Curtei 2014
es el segundo vino tinto de la bodega, y es un ensamblaje de merlot, cabernet sauvignon y carinyena.
Para la elaboración de la cosecha 2014, en la bodega optaron por maceraciones más cortas y crianza más larga. Durante las fermentaciones han ido suprimiendo los remontados (ahora son cada vez más puntuales) y han aumentado los pigeages o bazuqueos (hundir el sombrero formado por los sólidos de la uva, básicamente la piel, que flotan sobre el mosto). El mosto y el vino, siempre permanecieron en medio reductivo, sin contacto con el aire para evitar la oxidación, y todos los trasiegos del vino se hicieron siguiendo el calendario lunar. La fermentación malolactica tuvo lugar en barrica.
Pas Curtei 2014 se ha criado durante 12 meses en barricas de roble francés de alta calidad, con duelas de tres años de secado y un grado de tostado medio-bajo.
La producción total de este vino fue de 12.000 botellas, embotelladas durante la semana de luna vieja del mes de febrero de 2016.

Pas Curtei 2014 tiene un bonito y profundo color de cereza madura. La nariz es intensa, con predominio de los aromas de frutas rojas, como la ciruela confitada, así como las moras maduras. Tiene ligeras notas de madera y hierbas mediterráneas, frutos secos tostados y un toque de chocolate negro. En boca se muestra aéreo, con una ligera percepción tánica inicial, con volumen y un final más intenso y opulento. Deja un recuerdo de fruta roja y caramelo. Perfecto con platos de carne roja a la parrilla, presa ibérica y magret de pato. Servir entre 14 y 15ºC en la copa Cabernet/Merlot de la serie Vinum de Riedel (6416/0).

Para Irene Alemany “Pas Curtei 2014 es la añada (y no lo digo porque sea la última que hemos sacado) que más se parece a lo que queremos que el vino exprese, es decir, creo que es la añada que más le hemos facilitado a la viña, a la uva, al mosto... el camino para que se exprese tal cual es: un vino con nervio, fresco, con estructura”.

ADEGA POMBAL A LANZADA. DO RÍAS BAIXAS.
Laura Montero (Madrid, 1975) es ingeniera agrónoma. Los dos últimos años de la carrera, 5º y 6º, aprovechó para hacer vendimias en los hemisferios Norte y Sur, en Invierno en Chile y en verano en España, en Montebaco (Ribera del Duero) y con Alvaro Palacios en el Priorat. Fue Alvaro Palacios quien le dejó claro que si quería profundizar y empaparse del conocimiento del vino, tenía que completar sus estudios en Burdeos. Así que en 2001, y ya con el título de ingeniera, fue a hacer sus primeras prácticas a Francia. Y allí entre tanto aprendizaje conoció a Dominique. Continuó en Francia hasta el año 2005  trabajando y aprendiendo en diferentes bodegas, Château Reynon, Clos Floridène y Château la France.
Dominique Roujou de Boubée nació en pleno inicio de la vendimia de 1972. A los 14 años, el amor a la buena mesa de su familia le hizo decidir que sería enólogo.
Seducido por la vía más larga, la de la investigación, después de 4 años en la facultad de ciencias de Montpellier, en 1994 se dirigió a Burdeos para ingresar en la Facultad de Enología e iniciar una tesis doctoral. Allí conoció a Denis Durbourdieu (investigador, propietario de varias bodegas en Burdeos y uno de los consultores en viticultura y enología más cotizado del mundo) quien sería su profesor, guía y padre espiritual durante los 5 siguientes años. Otro encuentro impactante fue con Jean Claude Berrouet, enólogo de Pétrus desde 1964 hasta 2008, con quien trabajó durante la vendimia del 98.
Ya juntos, Laura y Dominique deciden en 2005 ir a vivir a Cataluña, donde Laura fue directora técnica en Clos d’Agon y trabajó con Peter Sisseck durante 3 intensos años. En 2008, tras un encuentro con Pepe Raventós, se unió como directora técnica al equipo de Raventós i Blanc, donde, además de aprender a trabajar con burbujas, se dedicó a la conversión total de la finca en ecológica y más tarde en biodinámica.
En el año 2012 se trasladan a Galicia donde ambos se implican en el mundo de la consultoría, lo que les permite trabajar juntos en algunos proyectos.
La historia de Adega Pombal a Lanzada es la de una familia gallega dedicada a las bateas donde crían mejillones en la ría de Arousa, pero que siempre había contado con viñas y elaboraba vino en casa para consumo propio. Suso y José María Rodríguez hace algunos
años se plantearon la posibilidad de hacerlo de forma profesional. Construyeron una pequeña bodega cerca de casa y comercializaron la primera añada en 2010. En 2011, conocieron a la pareja formada por Laura y Dominique, y al año siguiente empezaron a colaborar juntos. Montero y Roujou de Boubée, apasionados del albariño y convencidos de que es una gran uva blanca capaz de dar un vino con la capacidad de envejecer con gracia, creen en otras maneras de cultivar la viña a pesar de la presión de las enfermedades. Así fue como a partir de 2014 pasaron a cultivar todas las parcelas en ecológico, utilizando extractos de plantas en los tratamientos para intentar rebajar las cantidades de cobre que normalmente se usan. Actualmente, toda la familia está involucrada en el proyecto, capitaneado por el hijo mayor José María Rodríguez, y Laura Montero y Dominique Roujou de Boubée son sus consultores técnicos.
La bodega cuenta con 7 pequeñas parcelas en Noalla (Sanxenxo), caracterizadas por suelos de esquistos, arcillosos, y otros de cálido granito descompuesto. Junto con las uvas propias, a partir del año 2014 empezaron a comprar pequeñas cantidades a familiares y vecinos.

Arcán Albariño 2014 se elabora en el Valle del Salnés, en las Rías Baixas, en un suelo pobre y arcilloso. Las cepas tienen una edad de 13 a 50 años, con poda en forma de parra. Una vez la uva despalillada y prensada, se desfangó el mosto, que fermentó a 18ºC durante ocho días. Le siguió una crianza sobre lías en depósito de acero inoxidable durante 10 meses.

Arcán Albariño 2014
es de un atractivo color amarillo pálido con un ligero reflejo dorado. En nariz es fragante, vivo y fresco. Poco a poco nos revela aromas de flores blancas delicadas —lirio— y un punto de fruta exótica como la piña. En boca tiene una entrada con grasa y buen cuerpo. El frescor equilibra el conjunto y el final es largo y persistente con recuerdos de cítricos como el limón y un punto salino. ¡Vibrante! Es el maridaje ideal de ostras y mariscos. Servir entre 6 y 8ºC en la copa Chianti de la serie Grape de Riedel (6404/15).
    
Laura Montero y Dominique Roujou de Boubée definen Arcán Albariño 2014 así: “Identidad fresca y salina del albariño sobre suelos graníticos del Valle del Salnés. Hierbas silvestres y cítricas en un vino afilado muy versátil en la mesa”.