Inicio  \  Nuestros clubs  \  El club  \  Selección del mes



NOVEDADES

SELECCIÓN NÚM. 268. JUNIO DE 2017. NOVEDADES

Precio club 85,50 €


1 Dominio de Anza Selección de Parcelas 2014 (DO Bierzo)
1 Drouhin Cloudline Pinot Noir 2015 (Oregon, EE.UU)
1 Grand Village Rouge 2011 (AOC Bordeaux Supérieur)
1 Cara Nord Trepat 2015 (DO Conca de Barberà)
1 Bründlmayer Grüner Veltliner Bankett 2016 (Kamptal, Austria)
1 Mestres Reserva Especial Brut Ecològic (DO Cava)
 
Este mes El Club reúne seis novedades y seis estilos muy diferentes. De la mano de Diego Magaña Tejero, la primera añada de su Dominio de Anza Selección de Parcelas, parte de su honesto y valiente proyecto en el Bierzo, elaborado con una selección de mencía de viejos viñedos. Representando a la pinot noir, la nueva añada de Cloudline 2015, el pinot noir de Drouhin en Dundee Hills, una de las mejores zonas de Oregon, al noreste de Estados Unidos, reflejo de una gran añada en la zona. En la selección de junio, también incluimos el tinto Grand Village Rouge de la familia Guinaudeau (Château Lafleur), elaborado principalmente con merlot de la propiedad histórica que tiene la familia en Mouillac (Bordeaux). Desde la Conca de Barberà, Cara Nord Trepat 2015, fruto del proyecto de Tomàs Cusiné con Xavier Cepero y Eric Solomon, que muestra todo el carácter de la variedad, procedente de viñedos de más de 20 años. Para los amantes de los vinos cítricos, frescos y florales, incluimos la nueva añada de Bankett de Bründlmayer, uno de las bodegas austríacas más reconocidas a nivel mundial y famosa por sus grüner veltliner y rieslings. Y, para cerrar la selección, el Brut Ecològic de Mestres, elaborado con las tres variedades clásicas cultivadas en ecológico que cuenta con el certificado del Consell Català de la Producció Agrària Ecològica (CCPAE).

DOMINIO DE ANZA. DO BIERZO
Dominio de Anza es el proyecto en Valtuille de Abajo de Diego Magaña Tejero, joven navarro de familia con tradición vitivinícola –Bodegas Viña Magaña–, con experiencia también en Burdeos, Borgoña, Argentina y Chile. Después de esta amplia trayectoria, Magaña conoce a Raúl Pérez con quien comparte su pasión por el mundo del vino. Es él quien le convence para iniciar un proyecto propio en el Bierzo. La añada 2014 es la primera de la bodega, que se vinifica en barricas abiertas de 500 L y, desde 2015, se hace en tinas de madera.

Dominio de Anza Selección de Parcelas 2014 se elabora con mencía de la parcela del Val, considerada una de las más frescas de Valtuille de Abajo en Villafranca del Bierzo. El viñedo tiene 80 años de edad y crece sobre suelos de arcilla y superficie de canto rodado con orientación oeste. Se trata de 10 hectáreas localizadas a 540 m de altitud. En total, se han elaborado 1.700 botellas que se embotellaron el 7 de diciembre.

Dominio de Anza Selección de Parcelas 2014 tiene un elegante, brillante e intenso color granate. En nariz aparecen aromas de frutas negras y rojas maduras con un punto sutil de especias como el regaliz rojo junto con un recuerdo del tostado de la madera procedente de su crianza en barrica. En boca tiene una entrada redonda, con un buen recorrido por el paladar, suculento y con una adecuada presencia de taninos que le dan volumen. Tiene un delicioso final que recuerda a las frutas rojas y una nota de frutos secos. Una mencía con personalidad y carácter, perfecta para acompañar carnes rojas a la brasa, así como aves de caza. Servir entre 15 y 17ºC en la copa Cabernet/Merlot de la serie Grape de Riedel (6404/0).

Dominio de Anza Selección de Parcelas 2014 es un vino puro, elegante y fresco, que siempre busca mostrar la pureza de donde procede”, afirma Diego Magaña.

DOMAINE DROUHIN. OREGON (EE.UU)
Aunque las raíces de la familia Drouhin se remontan al 1880 en Borgoña, en 1987 Willamette Valley se convirtió en el lugar escogido por la bodega para elaborar vino en Oregon. Su increíble entorno natural, el espíritu pionero y la extraordinaria comunidad de elaboradores hicieron que Robert Drouhin decidiese adquirir viñedos en la zona.
En 1986 Verónique Drouhin, la tataranieta del fundador, Maurice Drouhin, trabaja en la vendimia de tres familias –Eyrie Vineyards, Bethet Heights y Adelsheim Vineyards– lo que ayuda a estrechar relaciones y fortalecer los lazos entre la familia Drouhin y las ya arraigadas en la zona. De hecho, se convirtió en una de las bodegas pioneras en situar Oregon en el mapa vitivinícola internacional.
Localizadas en la cima de los Dundee Hills, entre 400 y 800 metros sobre el nivel del mar, lo que empezaron siendo plantaciones de ensayo de porta-injertos de pinot noir clonados, actualmente se han convertido en 50 hectáreas de viñedos en colinas. Intercaladas, también cuentan con 4,5 ha de chardonnay, plantadas en diferentes elevaciones y, como ocurre en los viñedos de Borgoña, justo al lado de las cepas de pinot noir.
Las técnicas de vinificación también siguen la filosofía de la familia Drouhin en Borgoña, es decir, la elaboración de vinos se lleva a cabo con una manipulación mínima. Las uvas se vendimian a mano en bolsas de 11 kg para procurar que las bayas lleguen lo más enteras posibles a la bodega. En el primer nivel de la elaboración, los racimos se seleccionan a mano y pasan al depósito de fermentación, donde permanecen entre 2 y 5 días antes del inicio de la fermentación, que se lleva a cabo con levaduras indígenas. 
Las fermentaciones activas duran entre 7 y 12 días, período durante el cual se emplean técnicas borgoñesas antiguas de bazuqueo (pigeage) y remontado (remontage) como medio de extracción suave. La pinot noir envejece en barricas de roble francés nuevas que se han fabricado expresamente en Borgoña. Después de más de un año en roble, Véronique Drouhin selecciona las barricas para cada una de las cuvées y los vinos se ensamblan y reposan durante unos meses antes del embotellamiento. Tienen una crianza de entre 6 y 18 meses en botella antes de su lanzamiento al mercado.

Drouhin Cloudline Pinot Noir 2015 es 100% pinot noir de Willamette Valley en Oregon. La añada 2015 fue cálida y con un largo período de crecimiento que llevó a la bodega a una segunda cosecha de calidad excepcional. Este vino es un reflejo muy preciso de toda la belleza de la añada 2015. Se presenta en botella Eco-Glass, que es un 20% más ligera.  

Drouhin Cloudline Pinot Noir 2015 es nuestra expresión de la pinot noir de Willamette Valley, con su fruta atrevida, su textura sedosa y sus deliciosas capas de complejidad”, afirma la familia Drouhin. 

GUINAUDEAU. AOC BORDEAUX SUPÉRIEUR
En 1984, Jacques y Sylvie Guinaudeau, los tataranietos de Henri Greloud, el fundador de Château Lafleur, se hicieron cargo de la bodega. Durante más de una década se dedicaron a mejorarla para recuperar la imagen de esta pequeña joya de Pomerol, donde se elaboran algunos de los mejores vinos tintos del mundo. Propiedad también de la familia, Grand Village es otra histórica bodega situada en Mouillac, en la región de Fronsac, que se extiende sobre 50 hectáreas, 20 de viñas plantadas en altiplanos y ligeras laderas, y 30 de prados y bosques.
Aunque en el recuerdo de la familia Guinaudeau siempre quedarán la añada 1982 de sus inicios y la de 1990, testigo inolvidable del terroir arcillo-calcáreo de la zona, tras más de una década, la bodega está viviendo de nuevo una etapa histórica. Además de la reciente incorporación de Baptiste Guinaudeau y de su mujer a la bodega, se ha decidido dar un vuelco importante al cultivo de las viñas y confiar la totalidad del trabajo a Château Lafleur. En los últimos 10 años, los progresos son evidentes y se ha conseguido un Grand Village sin artificios, armonioso y redondo.

Grand Village Rouge 2011 es un ensamblaje de merlot y cabernet franc, entre el 75-85% de la primera variedad y entre el 15-25% de la segunda, dependiendo de la añada. Los viñedos, en 14 hectáreas de suelos arcillo-calcáreos, crecen según los preceptos de la viticultura razonada, es decir, se lleva a cabo un riguroso seguimiento del viñedo para reducir al mínimo el uso de herbicidas. Las uvas se vendimiaron a mano con una doble selección manual en la viña y una doble selección en bodega. La vinificación tuvo lugar en depósitos de acero inoxidable y hormigón con maceraciones suaves. Tras una crianza de 12 meses en barricas –30% de barricas nuevas, 40% en barricas que han criado un vino y 30% en barricas que han criado dos vinos–, se embotella en su segundo año de crianza.

Grand Village Rouge 2011 es de un bonito color granate intenso con reflejos rojo teja. En nariz es fragante, evoca aromas de frutas rojas y negras como las moras o las cerezas picotas. Más tarde van apareciendo notas más dulces que nos recuerdan al regaliz rojo, así como hierbas aromáticas como el laurel y un punto de pimienta negra. En boca tiene una entrada sedosa y seductora, con unos taninos perfilados y redondos. El vino conserva una buena frescura, se muestra suculento y sabroso. Deja un postgusto final que recuerda a las grosellas y la granada. Perfecto para acompañar carnes braseadas incluso con salsas cremosas o de verduras, como el fricandó o el redondo de ternera. Servir entre 16 y 18ºC en la copa Cabernet/Merlot de la serie Vinum de Riedel (6416/0).

“Fruto de un año marcado por una sequía muy larga, Grand Village 2011 es denso y profundo, y muestra notas de casis, tabaco fresco y sotobosque. Las uvas durante la cosecha eran tan pequeñas que el vino muestra una alta concentración natural. Tras 6 años, Grand Village 2011 ya brinda mucho placer, pero también puede guardarse en bodega durante los próximos 4-6 años. ¡Salud!”, afirman desde la familia Guinaudeau.

CARA NORD. DO CONCA DE BARBERÀ
Cara Nord es el proyecto de Tomàs Cusiné –Bodegas Tomàs Cusiné, Cérvoles Celler, Castell del Remei– con Xavier Cepero y el importador de vinos americano Eric Solomon, en la Conca de Barberà. Seducidos por la diversidad de terroir de la Serra De Prades, en marzo de 2012 seleccionaron unas parcelas de viña plantadas a gran altitud (hasta 800 m) y orientadas al norte, para empezar a vinificar en la pequeña bodega que hay dentro del recinto amurallado del Monasterio de Poblet.
Por su situación a cotas tan altas y rodeadas de cumbres –Parque Nacional de las Montañas de Prades y Parque Natural del Bosque de Poblet– los viñedos viven en un microclima único: inviernos crudos, veranos cortos y condiciones perfectas para conseguir racimos expresivos. Se encuentran sobre un suelo de transición entre rocoso de pizarra (de las laderas) y el calcáreo de arcilla y guijarros.
Además del trepat, en la bodega se trabaja con garnacha, syrah, garrut, macabeo, chardonnay y albariño sometidas a regímenes de bajo rendimiento y cultivadas sin riego. Por tanto, los rendimientos son bajos manteniéndose en una media de 2.500 kg/ha.
La fermentación tiene lugar en depósitos de acero inoxidable. En el caso del vino blanco, la crianza se lleva a cabo sobre lías finas durante 3 meses, y en el caso de los tintos la crianza se realiza con maderas seleccionadas de roble francés. La vinificación está dirigida por Tomàs Cusiné.

Cara Nord Trepat 2015 se elabora con trepat de viejas viñas orientadas a nordeste de entre 20 y 29 años, cultivadas en vaso y a 400 metros de altitud. La vendimia se llevó a cabo entre los días 18 y 19 de octubre de 2015, y la crianza tuvo lugar en depósitos de acero inoxidable durante 10 meses.

Cara Nord Trepat 2015 es de un bonito color cereza picota intenso y límpido. En nariz es fragante con notas de frutitas rojas suculentas y de hierbas aromáticas mediterráneas como el romero. En boca tiene una entrada amable, el vino se desliza por el paladar con taninos aéreos y muy redondos. Es como el zumo de grosella. Una versión muy fresca y accesible del trepat. Al final de su paso por boca nos deja un recuerdo de caramelo tostado. Perfecto para acompañar quesos cremosos de cabra o ensaladas de arroz o pasta. Ahora que se acerca el buen tiempo se puede servir un punto fresco, entre 10 y 14ºC en la copa Chianti/Riesling de la serie Vinum de Riedel (6416/15).

Cara Nord Trepat 2015, trepat en estado puro”, lo definen desde la bodega.

BRÜNDLMAYER. KAMPTAL (AUSTRIA)

De larga tradición, la historia de Bründlmayer se remonta a 1581. Con los años, esta bodega situada en Langenlois, a unos 70 km al noroeste de Viena, se ha convertido en una de las mayores de Austria. Cuenta con 75 ha de viñedos en terrazas que, durante el día, reciben el calor del sol mientras que las colinas de Waldviertel las protegen de los vientos fríos que caracterizan la zona. Willi Bründlmayer, propietario de la bodega, le da una gran importancia a la ecología en el cultivo, por lo que sólo utiliza fertilizantes orgánicos y recursos naturales. Un ejemplo son los pequeños sumideros de agua que rodean los viñedos para prevenir la erosión y mejorar el microclima de la zona de cultivo.
Uno de sus mejores viñedos es el de Heiligenstein, con suelos de granito y pizarra rocosa con 250 millones de años, en el que nace una riesling de intensidad sorprendente y gran evolución. Junto con la riesling, la variedad más importante de la bodega es la grüner veltliner, que se ha identificado como propia de Austria y que ha dado a conocer sus vinos alrededor del mundo. Su territorio natural son las parcelas que se extienden por la zona de Langenlois, donde consigue una gran diversidad de caracteres, de suave a seco. En el viñedo de Lamm, por su parte, el sustrato consiste en numerosas fisuras estratificadas del período pérmico, aunque también se caracteriza por una capa de arcilla roja que otorga al vino un extra de calidez, fuerza y cuerpo. Käferberg, otro de los viñedos destacados, tiene un sustrato pobre, roca primaria cubierta de depósitos marino-arcillosos que dotan de una fuerza y densidad adicional al vino.
En algunas de las viñas el sistema de conducción utilizado es la lyra, es decir, los sarmientos se podan para que los brazos de la viña se extiendan en dos ramificaciones hacia el sol. Este sistema duplica la luz que recibe la cepa, lo que mejora la calidad de la uva, permite una mejor ventilación de los racimos y reduce el riesgo de sufrir mildiu.
La vendimia tiene lugar entre septiembre y noviembre, durante la que el racimo se selecciona manualmente y se deposita en pequeñas cajas antes de trasladarse a la bodega. El viñedo se vendimia dos o tres veces para después exprimir los racimos con prensas neumáticas. Dependiendo de la variedad, los vinos permanecen entre 3 y 18 meses en las barricas de la bodega.

Bründlmayer Grüner Veltliner Bankett 2016 se elabora con un ensamblaje de varias grüner veltliner procedentes de diferentes viñedos de la bodega. Vinificado en tanques de acero inoxidable, es un vino fresco, crocante y especiado.

Bründlmayer Grüner Veltliner Bankett 2016 es de un color amarillo pálido de intensidad media, muy límpido y cristalino. En nariz es fresco y exuberante con notas de manzana roja, fruta amarilla madura y notas florales y hierbas aromáticas. En boca tiene una entrada deliciosa, con mucha frescura y una buena tensión. Encontramos aromas de fruta de hueso y toques cítricos, así como un delicioso perfume final de recuerdo dulce. Perfecto para acompañar aperitivos frescos como tostadas con queso fresco y salmón ahumado o a base de pescado y marisco como los berberechos marinados. Tomar entre 10 y 12ºC en la copa Chianti/Riesling de la serie Vinum de Riedel (6416/15).

En la bodega afirman que Bründlmayer Grüner Veltliner Bankett 2016 es muy famoso en el mundo de la gastronomía. De hecho, “Bankett” significa “banquete” en castellano.

HERETAT MESTRES. DO PENEDÈS
La historia de la familia Mestres en el Penedès se remonta a principios del siglo XIV, aunque fue en 1925 cuando Josep Mestres empezó a experimentar con la segunda fermentación en botella, lanzando en 1928 el “Champán Mestres”, su primer cava, y en 1945, el “Coquet Visol Triple Seco”, el primer Brut Nature de la historia.
A lo largo de estos casi 90 años elaborando cava, la familia Mestres ha sido pionera en la utilización de la palabra “cava” en la elaboración del primer “Brut Cero” –sin adición de azúcares en el licor de expedición– y de los cavas elaborados a partir de vinos criados en barrica.
Cuentan con 80 hectáreas de viñedos propiedad de la familia desde 1312, repartidos en los pagos Clos Damiana y Clos Nostre Senyor. El tipo de suelo de las fincas es arcillo-calcáreo y en ellas conviven las tres variedades autóctonas de la Denominación de Origen Cava: macabeo (45%), xarel·lo (35%) y parellada (20%).
La vendimia se lleva a cabo de forma manual en cajas de 20 kg y, tras el prensado, sólo se aprovecha el mosto flor. A lo largo del proceso de elaboración se utilizan materiales naturales, como el tapón de corcho para realizar la crianza en rima, así como técnicas manuales para realizar la clarificación –en pupitres– y el degüelle manual de las botellas. Las crianzas van de los 18 meses a los 7 años.

Mestres Reserva Especial Brut Ecològic
es un ensamblaje de xarel·lo (45%), macabeu (30%) y parellada (25%) de viñas controladas con más de 20 años, certificadas por el Consell Català de la Producció Agrària Ecològica (CCPAE). La crianza se lleva a cabo con tapón de corcho en lugar de utilizar el habitual tapón de corona metálica. La primera fermentación para el vino base se lleva a cabo a una temperatura controlada de 14-15ºC, mientras que la segunda se hace con el primer tapón de corcho en posición horizontal en la rima y con una crianza a partir de 20 meses en botella con sus lías finas. En el caso de los cavas de larga crianza, se llevan a cabo removidos en rima y, después del degüelle, se pone el segundo tapón de corcho. Este es el caso del Reserva Especial Brut Ecològic.

Mestres Reserva Especial Brut Ecològic es de un color oro viejo pálido, brillante y límpido. En copa aparecen intensos aromas de manzana verde y notas cítricas que recuerdan a la lima verde. Poco a poco los aromas se vuelven más dulces y cremosos, recordando la manzana caramelizada con una sutil nota láctica. En boca tiene una burbuja bien integrada y nada agresiva, con una sensación fresca y vibrante. A medida que el vino alcanza temperatura se vuelve untuoso. Deja un postgusto largo y agradable con recuerdos de frutas de hueso blancas y especias dulces. Perfecto para acompañar un aperitivo, mariscos, ensaladas ligeras y hasta pasteles de manzana o un bizcocho de naranja amarga y chocolate negro. Servir entre 6 y 8ºC en la copa Cuvée Prestige de la serie Vinum de Riedel (6408/48).

“Con este nuevo ensamblaje de Mestres Reserva Especial Brut Ecològic nos hemos acercado más si cabe, a la excelencia de ‘la máxima expresión del cava’, fruto de nuestra filosofía única de elaboración y respetando al máximo la naturaleza”, explica el enólogo de Mestres, Moises Virgili.