150 Aniversario de la Maison Leroy. 30 años en biodinámica. Una sobredosis de Belleza. Las mejores botellas de 2018 (I)

El 6 de julio de 2018 quedará grabado en la memoria de cuarenta privilegiados.

Como me comentaba Ms Robinson unas semanas después en el entreacto de un concierto en el Festival de Perelada: ”ha sido algo único e irrepetible. Hemos sido unos afortunados por haber podido estar allí”.

Mme Lalou Bize-Leroy organizó una fiesta en su bodega de Vosne-Romanée para celebrar los 150 años de la Maison Leroy y los 30 en biodinámica.

Como en cada encuentro anterior, disfrutar de su sabiduría, sus conocimientos, experiencias y vinos se convierte en algo excepcional.
Recuerdo la primera visita a la Maison Leroy hace casi 30 años y aquel maravilloso Hospices de Beaune Meursault Genevrières 1964.
También una comida íntima en Domaine d’Auvenay acompañando todos sus tintos del 2007 y los blancos del 2002. O la última cata de barricas y el precioso perfume del Romanée Saint-Vivant 2002 y el misterioso Gevrey-Chambertin 1er Cru Cazetiers 1955.

Cada momento compartido con Mme Lalou ha sido único y la invitación a esta fiesta hacía prever un día muy muy especial.

Mme Lalou había seleccionado meticulosamente una serie de añadas y paisajes, con una sobredosis de generosidad.
Una cata única con las botellas más maravillosas e imposibles que cualquier aficionado al gran vino soñaría disfrutar.
Verticales sin fronteras en el tiempo de algunos de los crus más deseados de la Bourgogne.

20 pinot noir, de las añadas 2010, 1999, 1949, 1947 y 1937, seguidas de 11 chardonnay de las añadas 2010, 1999, 1949 y 1945.

¿Cómo describir la emoción al ver la gran mesa preparada con los vinos y al abrir el precioso cuaderno de cata?

Mesas de cuatro, en cada serie una copa por vino, ausencia de escupideras y ordenadores cerrados.
Abrió la sinfonía un intenso Corton Renardes 2010 de Domaine Leroy.
Después de más de dos horas, la cerró un Chevalier-Montrachet 1945 Maison Leroy de otra galaxia.

¿Cómo sobreponerte a la belleza de 31 piezas magistrales?
Su perfume te atrapa. La situación te supera. Me hicieron falta unos días para asimilarlo.
¿Será así el síndrome de Stendhal?

Y entre cocineros archifamosos, prestigiosos periodistas, un Príncipe y otros súper catadores, fue un placer disfrutar de la experiencia de Martine Saunier: “Yo tengo una suerte enorme… conozco todos los Leroy en barrica, antes y después de la maloláctica y en botella”. Y por supuesto, también del talento y sabiduría de Pitu y Roberto.

Gracias infinitas a Mme Lalou, a Frédéric Roemer y al magnífico equipo de Leroy y Domaine d’Auvenay que tanto nos hicieron disfrutar.

Los vinos

VINS ROUGES
Millésime 2010
Corton Renardes – Domaine Leroy
Romanée Saint-Vivant – Domaine Leroy
Richebourg – Domaine Leroy
Bonnes Mares – Domaine d’Auvenay
Mazis Chambertin – Domaine d’Auvenay
Chambertin – Domaine Leroy

Millésime 1999
Corton Renardes – Domaine Leroy
Romanée Saint-Vivant – Domaine Leroy
Richebourg – Domaine Leroy
Bonnes Mares – Domaine d’Auvenay
Mazis Chambertin – Domaine d’Auvenay
Chambertin – Domaine Leroy

Millésimes 1947 et 1949
Corton Les Bressandes 1949 – Maison Leroy
Romanée Saint-Vivant 1947 – Maison Leroy
Richebourg 1949 – Maison Leroy
Chambertin 1949 – Maison Leroy

Millésime 1937
Corton Clos du Roi – Maison Leroy
Romanée Saint-Vivant – Maison Leroy
Richebourg – Maison Leroy
Chambertin – Maison Leroy

VINS BLANCS
Millésime 2010
Meursault Les Narvaux* – Domaine d’Auvenay
Corton Charlemagne – Domaine Leroy
Chevalier-Montrachet – Domaine d’Auvenay

Millésime 1999
Meursault Les Narvaux – Domaine d’Auvenay
Corton Charlemagne – Domaine Leroy
Chevalier-Montrachet – Domaine d’Auvenay

Millésime 1949
Meursault Les Narvaux – Maison Leroy
Chevalier-Montrachet – Maison Leroy

Millésime 1945
Meursault 1er Cru Les Genevrières – Maison Leroy
Meursault 1er Cru Les Perrières – Maison Leroy
Chevalier-Montrachet – Maison Leroy

Impactos: 367

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *