Añada 2016 en Corullón, Bierzo por Ricardo P. Palacios

El espíritu atlántico que nace de un año de buena salud

2016 empezó templado y bastante lluvioso. El tiempo típicamente invernal, con nieve y heladas, no llegó hasta el final de febrero, aunque no por muchos días. Tras la temprana Semana Santa, el agua volvió a erigirse como el principal problema, con lluvias muy intensas durante abril y mayo que marcaron el retraso y desequilibrio en
el estado vegetativo de todo el año.

El verano entró seco y algo cálido, solucionando en buena medida los excesos de los meses precedentes. Las viñas, tan tardías en su floración respecto a otros cultivos, se benefician claramente de la templanza de nuestros estíos en las laderas de Corullón. Un mes de septiembre de valores normales abrió la puerta de una vendimia más tranquila y fácil que la de 2015. La uva se beneficiaba de un buen estado sanitario y de madurez, y la cosecha se escalonó en el tiempo, lo que nos permitió vinificar a un ritmo cómodo. Los vinos de la añada se caracterizan por expresar la parte aérea más propia del clima atlántico.

Datos relevantes:
Precipitación anual: 860 litros
Temperatura media: 12,4 ºC
Brotación: a partir de la primera semana de abril
Floración: a partir del 20 de junio
Envero: a partir del 30 de julio

Fechas de vendimias:
La Faraona: 2 de octubre
Las Lamas: 29 de septiembre
Moncerbal: 24 de septiembre
Villa de Corullón: 8 de septiembre a 11 de octubre

Impactos: 22

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *