Añada 2021 en Álava por Artadi

Iniciamos el año vegetativo con una importante acumulación hídrica en el suelo debida a las importantes lluvias del mes de diciembre 2020 (102 l/m2). A un inicio de invierno con temperaturas por encima de lo normal, le siguieron unos días en los meses de marzo y abril con temperaturas muy por debajo de la media, el 14 de marzo fue de -2,1ºC.

Sufrimos una primavera muy seca. Sin embargo, durante los meses de mayo y junio, se registraron numerosas precipitaciones en forma de tormenta, que generaron situaciones de riesgo de enfermedades fúngicas en prefloración. Por otro lado, estas lluvias fueron muy beneficiosas y favorecieron la multiplicación celular y el aumento del tamaño de las bayas.

Durante los meses de verano, la temperatura se mantuvo dentro de los parámetros medios de la comarca, pero con registros puntuales de altas temperaturas. Respecto a la precipitación, sufrimos un verano muy seco. En julio y agosto se recogieron solamente 4,4 l/m2.

Afortunadamente, las lluvias llegaron de forma escalonada, desde el 1 al 25 de septiembre, favoreciendo en gran medida el proceso de maduración. A partir de esta fecha, no volvió a llover hasta el 30 de octubre.

Las dos primeras semanas de octubre fueron determinantes: quince días soleados con baja humedad relativa del aire y noches muy frescas que fueron decisivas para definir la calidad de esta cosecha 2021.

Durante los primeros 7 días de vendimia, iniciamos una recolección pausada con la esperanza de alcanzar el momento culmen de madurez fenólica. Los últimos días de trabajo fueron intensos hasta finalizar la vendimia, consiguiendo unos altos niveles en calidad y madurez. Gracias a estos racimos sanos, las fermentaciones alcohólicas se iniciaron de forma natural. Se continuó el proceso con pautadas cinéticas de fermentación hasta el perfecto y total agotamiento de los azúcares.

Disfrutamos de una vendimia idílica. Durante el mes de octubre pudimos sentir como, día a día, los racimos se transformaban en el viñedo y el sabor del mosto pasaba de una dilución inusualmente insípida, consecuencia de las lluvias de septiembre, a sabrosos frutos sazonados y llenos de mensajes.

Los vinos elaborados son completos, sin aristas, de tacto sedoso, con un paso ancho y largo, dejando profundas huellas de la expresión de su carácter. Grandes sensaciones frutales, jugosidad y tacto persistente.

Un trabajo respetuoso, en todos los procesos naturales, induce a una mínima intervención de las personas.

Jean-François Gadeau y Rubén Liquete 

TODOS LOS VINOS DE ARTADI EN #AVAN21 AQUÍ

Impactos: 127

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *