Versió en català

 

Clima y viticultura

El año 2012 ha sido un año difícil con unas condiciones que no querríamos volver a tener en mucho tiempo.

Las condiciones climáticas fueron muy complejas: el primer desafío fue una tormenta de granizo ocurrida el 24 de abril y, posteriormente, una floración tardía que empezó el 10 de junio en condiciones de humedad; todo ello resultó en una pobre fecundación que tuvo un impacto directo y negativo en los rendimientos potenciales de los viñedos.

Los meses de junio y julio se caracterizaron por altas temperaturas y humedad que propiciaron el desarrollo del mildiu y el oídio en la viña, así como de setas y rebozuelos en los bosques colindantes.

Las tareas de protección contra estas enfermedades fueron muy difíciles y complejas que, además, pusieron a prueba los conocimientos y la experiencia de los viticultores y los responsables de viñedos al tener que trabajar teniendo en cuenta las normas establecidas en nuestra Carta de Desarrollo Sostenible.

A finales de agosto, con un tiempo cálido bien agradable, pudimos observar una heterogeneidad en el nivel de maduración de las uvas lo que ocasionaría más dificultades durante la fase de selección durante la vendimia y en el orden en que se vendimiarían cada una de las diferentes parcelas.

La amenaza de botrytis aumentó considerablemente a finales de septiembre en los viñedos con las cepas tintas, pero los equipos de selección, asistidos por los equipos de selección óptica, mostraron un gran profesionalismo.

La botrytis afectó solamente a las viñas más nobles de Château Rieussec, ocasionando algunas pérdidas debido a la humedad. A pesar que se realizaron todos los esfuerzos posibles, nuestros temores se vieron confirmados: este año sólo produciremos un agradable, afrutado y floral Carmes de Rieussec y un fresco y aromático “R” de Rieussec.

Impactos: 39

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *