Bordeaux 2017 por Château Margaux

Descubre los vinos de 2017 de Bordeaux que ofrecemos a la avanzada

Después de un año 2016 relativamente seco, los primeros meses del 2017 trajeron lluvias, tan necesarias para restaurar el equilibrio de las capas freáticas del suelo. Las temperaturas invernales no fueron particularmente frías. La viña brotó alrededor del 4 de abril y las temperaturas primaverales nos hicieron confiarnos, pero las heladas de las noches del 27 y 28 de abril nos recodaron que, por encima de todo, los viticultores dependemos del capricho de la naturaleza. La privilegiada localización de nuestras parcelas permitió limitar los daños causados por la helada: tan solo el 10% de nuestras parcelas plantadas con variedades tintas se vieron afectadas.

A lo largo de todo el ciclo vegetativo, solo la última semana de junio trajo consigo una fuerte lluvia. La viña ya había florecido –entre el 25 y el 30 de mayo–, y lo habían hecho en las condiciones más propicias para una fecundación eficaz y homogénea.

El verano de 2017 fue similar al del 2016: cálido y muy seco en los meses de julio y agosto. Solo las ligeras lluvias de principios de septiembre truncaron la difícil oportunidad de lograr un triplete de grandes añadas después de los excelentes 2015 y 2016. No habíamos acabado de vendimiar las variedades blancas cuando las fuertes precipitaciones lavaron completamente nuestras esperanzas de obtener una añada verdaderamente excepcional.

Tuvimos que tomar entonces una decisión crucial: ¿vendimiar rápidamente unas uvas que no estaban todavía completamente maduras para que la Botrytis no las arruinase, o esperar el regreso del sol y realizar la vendimia, de unas uvas más maduras y concentradas, a finales de septiembre?

Fieles en mantener nuestros estándares de calidad y apoyados por unas predicciones meteorológicas bastante optimistas, escogimos el segundo camino y realizamos la vendimia de las variedades tintas entre el 12 de septiembre y el 3 de octubre, bajo unas excelentes condiciones climáticas.

La calidad de Château Margaux 2017 está próxima a la de sus ilustres predecesores, sin pretender rivalizar con la generosidad de la añada 2015, ni con la elegancia de la 2016. Sin embargo, tiene por derecho propio un sitio en el altar de las grandes añadas: es profundo, complejo, intenso y largo.

En algunos aspectos, pese a las lluvias de septiembre, sobrepasa incluso nuestras expectativas, demostrando una vez más hasta qué punto son capaces los grandes terroirs de adaptarse para acabar transmitiendo toda su calidad al vino.

Las primeras degustaciones durante las vinificaciones nos dejaron atónitos. Las partidas de merlot resultaron sorprendentes, de aromas afrutados y suaves, con una redondez en el paladar y un exuberante volumen. Ello les ha permitido acabar formando parte de nuestro grand vin, en una proporción del 8%. El cabernet sauvignon constituye siempre el esqueleto y corazón del Châteaux Margaux, por lo que representa el 89% del assemblage.

En degustación, los taninos están perfectamente maduros, lo que no hizo sino confirmar que la decisión de esperar unos días antes de realizar la vendimia había sido la acertada. La estructura del vino es una inaudita combinación de fuerza y refinamiento. Un 2% de cabernet franc y un 1% de petit verdot son las otras variedades que forman parte del ensamblaje del vino.

Descubre los vinos de 2017 de Bordeaux que ofrecemos a la avanzada

Impactos: 27

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *