Bordeaux 2020 por Bordeaux Vins Sélection

2020, el destino de una gran añada

En estas condiciones singulares, los Primeurs están a punto de lanzar su melodía anual. Ahora es el momento de hacer balance. 2020, un año extraordinario a todos los niveles: impuestos aduaneros implantados en otoño por la administración Trump, una debacle pandémica que condujo a sucesivos confinamientos en todo el mundo y el consiguiente colapso de las ventas en el exterior. Pero en Burdeos nos atrevemos a decirlo. Es increíble: a pesar de la crisis sanitaria y el malestar mundial, ha logrado mantener su prestigio y atractivo gracias a una gran fuerza creativa. El sector se ha reinventado multiplicando iniciativas, en particular catas desmaterializadas y conferencias online. La venta a la avanzada fue de maravilla; una dinámica comercial que muchos no podían imaginar. En los últimos días se ha renovado el optimismo con la suspensión temporal de la sobretasa entre la Unión Europea y Estados Unidos.

Siempre optimismo a la hora de describir el perfil de la añada 2020. Aunque desarrollada tras sufrir una serie de adversidades, asegura ser muy prometedora, notablemente clásica e incluso excepcional para algunos. Marcada por una gran precocidad desde la brotación hasta la vendimia, interrumpida por diferentes regímenes climáticos de una propiedad a otra, requirió de una especial vigilancia y adaptación del trabajo en el suelo y en la viña. Más que nunca, la mano trabajadora ha sido esencial. Una añada de personalidades, argumentan otros, porque precisaba tensiones, destellos, reflejos y análisis… Hoy todos coinciden en que los mostos muy aromáticos tienen un alto potencial tánico, garantía de calidad y promesa de una larga crianza…

Una mirada retrospectiva a un año climático sin precedentes

Un invierno singularmente templado y lluvioso favoreció la brotación temprana, con un promedio de 15 a 20 días de anticipación; que tuvo lugar los últimos 10 días de marzo (9,1 °C frente a una media de 30 años de 6 °C y 225 mm de precipitación frente a 80 mm).

En consecuencia, el ciclo vegetativo comenzó con energía. Una primavera, en segundo lugar, de las más calurosas desde hace 120 años, precisó Agreste, a pesar de algunos días frescos y húmedos en marzo, abril y mayo. Así, entre el 20 de marzo y el 15 de abril, principalmente en el sector de Pessac-Léognan, los viticultores se movilizaron hasta altas horas de la noche para combatir las heladas con fardos de paja, velas, aerogeneradores y helicópteros.

Para el 30 de marzo, el termómetro había bajado a -2 °C. Afortunadamente, pocos daños que lamentar. La floración, un episodio crucial en la llegada de una cosecha cualitativa, tuvo lugar entre el 21 de mayo y el 15 de junio, la mayoría de las veces en condiciones favorables: precoz, rápida y homogénea. El cuajado fue igual de rápido y regular con fenómenos insignificantes de coulure y millerandage, pero la presión del mildiu, de nuevo muy fuerte este año, obligó a que los tratamientos fitosanitarios se iniciaran antes y aumentaran su frecuencia. Una presión criptogámica que se intensificó aún más en mayo y junio debido a las lluvias y la humedad que rara vez se observan en la región. Los viticultores, muy atentos a conservar su cosecha y preservar el medio ambiente, han optado con mayor frecuencia por el desbroce, desyemado y deshojado para reducir la humedad en la uva y optimizar la penetración de las pulverizaciones. Las bayas eran numerosas, pero bastante débiles. En algunos lugares, los ataques en los racimos provocaron un descenso significativo en la cosecha.

Luego hubo un cambio radical: hubo un clima hermoso y cálido durante mucho tiempo, aunque durante los primeros días de verano, las temperaturas fueron más bajas que el año pasado. Desde mediados de junio, se registró un aumento significativo del mercurio hasta el punto de que el año 2020 se encuentra entre los tres más cálidos desde el año 2000. Asimismo, el mes de julio quedará como uno de los más secos de la historia. Aparición de las primeras bayas coloreadas a partir de mediados de julio e intensificación del envero la semana del 20 de julio, 8 días antes de la media. Así, el verano estuvo marcado por varios periodos caniculares: el 7 de agosto, el día más caluroso, superó los 40 °C. Desde finales de junio hasta los últimos 10 días de agosto, un déficit de precipitaciones histórico de -60%: solo 10 mm acumulados en un período de 50 días. A principios de agosto, todas las bayas estaban enveradas. En un año seco, la disminución del ácido málico es más rápida.

Las altas temperaturas, sumadas a la falta de precipitaciones, provocaron estrés hídrico, en diversos grados según el sector. Algunos suelos, con un alto porcentaje de arcilla, reaccionaron mejor a los incendios de un verano canicular y proporcionaron una buena hidratación continua de la planta. Como siempre, para los terruños filtrantes y las cepas jóvenes, observamos defoliación, marchitez o tostado de las uvas en el lado soleado.

La selección, siempre más precisa, permitió corregir estos excesos de la naturaleza. Para las cepas viejas, bien enraizadas, con reservas de agua acumuladas, no hubo sufrimiento ni bloqueo de maduración. Se observa una cierta disparidad entre distintas parcelas de una misma propiedad. A mediados de agosto, comenzó a notarse lamentablemente la falta de agua; los chubascos de finales de agosto y principios de septiembre permitieron que las cepas continuaran su ciclo vegetativo sin obstáculos. Un alivio.

El efecto acumulativo de la sequía y los vientos cálidos previos a la cosecha hicieron que las bayas se encogieran. En septiembre se observaron dos patrones climáticos: calor excesivo durante las primeras tres semanas (hasta 36 °C), y lluvias y temperaturas otoñales a finales de mes. La vendimia prometía ser temprana y ajustada. Había que establecer un programa con antelación; la fecha en la que se terminaba era tan importante como la que se empezaba, como ya recomendaba el profesor Émile Peynaud.

En comparación con la cosecha 2019, observamos una precocidad fenológica de 10 a 15 días según la zona. En cuanto a la cosecha, muchos pensaron a pie de viña. Había que reaccionar rápidamente para mantener el brillo de la fruta. Los primeros cortes se realizaron a finales de agosto. Las variedades de uva blanca, que maduraron rápidamente, presentaron mostos aromáticos con notas cítricas, frutas exóticas y flores lilas. La vendimia comenzó alrededor del 25 de agosto con la sauvignon blanc y terminó a mediados de septiembre con la sémillon. He aquí, de nuevo, una vendimia históricamente temprana.

Para los terruños más precoces, la cosecha de merlots comenzó la semana del 7 de septiembre y la de cabernets la semana del 21 de septiembre. Nos alegramos por el perfecto estado sanitario de las uvas, con hollejos generalmente gruesos y crujientes, consecuencia directa de los vientos previos a la cosecha. Las primeras tinas recolectadas fermentaron rápidamente y liberaron una materia muy bella: colores intensos, hermosos aromas de frutos negros, concentración con un agradable grano de taninos y mucha untuosidad. Una vinificación cuidadosa y precisa era fundamental…

En Sauternes, la vendimia fue complicada; se necesitó toda el esmero y la habilidad de los viticultores para gestionar un gran número de pasadas. Los períodos de madurez óptima fueron breves. ¡Una mención especial a los equipos por este trabajo de orfebrería!

El único inconveniente: rendimientos más bajos en comparación con el promedio de los últimos 10 años. Toda la industria ahora está de acuerdo en que estamos en línea con la calidad de las añadas recientes. ¡Algunos van tan lejos que encuentran un vínculo directo con el icónico 1947! Pero todos estaban entusiasmados con las primeras catas. Equilibrado, afrutado y carnoso, con una agradable tensión. Sin duda, una añada que promete un gran futuro, tanto en blanco como en tinto. Impresiones que ustedes, buenos catadores, confirmarán –esperamos– durante las catas en primeur.

DESCUBRE TODOS LOS VINOS DE VENTA A LA AVANZADA DE BORDEAUX

Impactos: 296

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *