Bourgogne 2015 por Frédéric Drouhin

El otoño 2014-2015 estuvo marcado por un clima templado y una dosis extra de lluvia, caída sobre todo durante los meses de octubre y noviembre.

El invierno se empezó a notar en enero aunque las temperaturas bajo 0 tan solo duraron unos pocos días en febrero. Podemos comparar este otoño y este invierno con los de 2013 o 2014. El mes de marzo fue bastante frío, pero también con un marcado déficit hídrico de un 9%. A mediados de abril vimos las primeras hojas verdes en la Côte, y unas temperaturas bastante cálidas aceleraron el crecimiento de las cepas hasta el estadio 3 o 4, desplegándose las hojas a finales de mes. Gracias a días continuados con unas temperaturas templadas se obtuvo un rápido crecimiento de las cepas entre el 5 y el 10 de mayo, ayudándonos a alcanzar el estadio 7-8 de hojas desplegadas. Gracias a este rápido crecimiento, las mariquitas no tuvieron tiempo de dañar las viñas y no fueron un problema como en 2014. Durante esos días tuvimos que estar atentos a las enfermedades fúngicas como el oídio, pero la situación a finales de mayo fue sanitariamente muy buena tanto en la Côte de Beaune como en la Côte de Nuits.

entrada-degustació-hospices

La floración tuvo lugar en junio, en el espacio de pocos días gracias a un clima ideal, soleado y muy brillante. Este es uno de los años más precoces, junto con 2007 y 2003. Un período lluvioso entre el 10 de marzo y el 15 de junio trajo una humedad más que esperada. El mes de julio estuvo marcado por un sol imponente y unas elevadas temperaturas que pareció que bloquearan ligeramente el envero, patente a principios de julio. Merece la pena mencionar que la media de temperaturas fue de 25ºC con picos por encima de los 35ºC. Las lluvias de principios de agosto desbloquearon la situación, aportando frescor y una rápida maduración. El mes disfrutó de temperaturas de nivel medio y a mediados de agosto el envero había alcanzado el 90% en la Côte. Las temperaturas de los meses de verano aceleraron la maduración de las bayas, de los taninos y del espesor de las pieles de las uvas.

entrada-hospicesSeptiembre en Borgoña llegó con unas temperaturas estacionales y —afortunadamente— un poco frescas. La vendimia empezó el 2 de septiembre en unas calurosas y soleadas condiciones. La característica de la añada es que las uvas estaban extraordinariamente sanas, sin podredumbres, botrytis o enfermedades fúngicas. La selección fue escasamente necesaria. Los rendimientos fueron satisfactorios en Chablis y en el Mâconnais, de bajos a correctos en los chardonnay de la Côte d’Or, y de bajos a muy bajos en los pinot noir de la Côte d’Or.

La vinificación estuvo obviamente adaptada a las características de la añada; las uvas poseían de forma natural un buen potencial de color, bellos taninos y un buen grado de alcohol. Fue necesario adoptar métodos de vinificación muy suaves para preservar la elegancia y la frescura. Una característica de la añada es que los niveles de ácido málico fueron bastante bajos. En términos generales, la vinificación duró entre los 15 días y las 3 semanas.

En definitiva, 2015 está entre las mejores añadas de Borgoña. Los vinos se podrán disfrutar desde ahora, y los tintos tienen un impresionante potencial de guarda.

Descubre todos los vinos de las Hospices de Beaune 2015 de la mano de Joseph Drouhin y Louis Jadot aquí

Impactos: 31

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *