Château Rocheyron por Peter Sisseck

“2018 ha sido una añada claramente superior a 2015, ya que es más completa y equilibrada”.

La lluvia se auto invitó durante los seis primeros meses del ciclo, con un cúmulo de precipitaciones de los más elevados desde el 2000. Después del suave mes de enero, el frío se instaló en febrero. En primavera, el viñedo se desarrolló a un ritmo sostenido gracias a una meteorología clemente y a una importante alimentación en agua (230 mm entre abril y principios de agosto). La floración precoz y homogénea auguraba una buena calidad de uvas. Pero la combinación húmeda y suave se volvió de manera temida, propicia al mildiu, que supimos contener gracias a nuestras prácticas en biodinámica y la capacidad de reacción de los equipos sobre el terreno. Por suerte, el sol siempre vuelve, secando el desorden. Hasta el final de la temporada, la alternancia de días cálidos y noches frescas contribuyó a la perfecta maduración de las uvas. Para poder preservar el frescor aromático, se vendimió el merlot el 24 de septiembre, y los cabernets el 2 de octubre. Teníamos en los depósitos una vendimia impecable, sana y completamente madura. Una añada claramente superior a 2015, ya que es más completa y equilibrada.

Peter Sisseck
Enólogo y copropietario del Château Rocheyron

DESCUBRE TODOS LOS VINOS DE VENTA A LA AVANZADA DE PETER SISSECK Y SILVIO DENZ EN BORDEAUX AQUÍ

Impactos: 382

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *