Godello y Valdeorras, unidos desde siempre

Por Rafael Palacios

PRÓLOGO

En el año 2004 tras mi interés por la variedad Godello y algunas experiencias en la zona, me instalé en Valdeorras y allí comenzó una bonita aventura que muchos ya conocéis.

En este artículo trataré de aportar más información sobre la variedad Godello, una variedad muy reconocida y bien valorada en los últimos años, pero todavía algo desconocida para muchos. También haremos un pequeño recorrido por la historia de Valdeorras y la llegada de la variedad a esta zona. Es mi pequeño homenaje en agradecimiento a una variedad y a una tierra que tanto me ha dado a nivel profesional y personal.

VALDEORRAS Y SU HISTORIA

La historia de Valdeorras está muy ligada a la presencia de los romanos que, debido al paso de la Vía XVIII o Vía Nova que comunicaba Braga con Astorga y a la presencia de oro en la zona, dejaron una fuerte influencia así como otras numerosas pruebas de su paso.

Esta presencia se manifiesta a través de un gran legado arquitectónico, pero también se refleja en la introducción de la vid. Al amparo de un microclima oceánico continental con influencias mediterráneas, los romanos plantaron viñedos y construyeron lagares. Dieron así origen a una cultura hoy secular en la atención de la viña y la elaboración de vinos.

mapa

Existen numerosas pruebas de este cultivo, como la lápida encontrada frente a la iglesia de San Esteban en A Rúa Vella, en la que hay escrito, refiriéndose a Lucio Pompeyo Reburro: «El viejo pretoriano convertido en labrador, cultiva su trigo, cría su ganado, planta las primeras cepas en las riberas del Sil-Valdeorras». Confirma la antigüedad del cultivo de vid, en tierras de Valdeorras, el hallazgo de un lagar en el pueblo de Fontei en A Rúa, donde mezclado con fragmentos de cerámica, huesos y carbón vegetal, aparecen pepitas de uvas.

Después del periodo romano, no se vuelve a tener noticias ni pruebas del cultivo de la vid en la zona hasta el siglo X. En el año 940, aparece una nota escrita donde se constata la existencia de viñas en Valdeorras. A partir de este siglo existe constancia mediante diferentes referencias bibliográficas del cultivo de la vid en este territorio. En plena Edad Media, la tradición de plantar viñas fue continuada por los monjes benedictinos, que nombra J. Claudian, como los verdaderos Patres Vinearum. En esta época el cultivo de vid en la comarca adquiere una gran importancia, hasta el punto de existir referencias de su cultivo en pueblos como Casaio, un lugar que debido a su gran altitud no se considera una zona vitivinícola.

En el siglo XVIII, según los datos de Catastro de Ensenada, el cultivo de la vid predominaba en el paisaje valdeorrés. Los viñedos en bancales, formaban parte del paisaje del Valle del Bibei en O Bolo y eran elementos indispensables en la economía del Santuario de las Ermitas do Bolo, donde en el inventario de 1789 cuentan con más de 200 fincas dedicadas al cultivo de la vid.

Hay referencias de que, a mediados del siglo XIX, los vinos de Valdeorras eran muy conocidos en Galicia, destacando los vinos blancos de Godello y Dona Blanca. Debido a la conjunción entre variedades autóctonas y técnicas de cultivo adecuadas, se produjeron vinos de alta calidad y fuerte personalidad.

En el siglo XIX, en 1882 exactamente, aparece en estas tierras la filoxera. La vitivinicultura de la comarca sufrió un gran deterioro y se perdió la mayor parte del viñedo. La solución pasó por arrancar todas las cepas infectadas y realizar la replantación con patrones de vid americana.

Pero en este período se dejaron de lado las “castes” autóctonas y tradicionales –como Godello, Dona Blanca, Caíño Blanco, Mencía, Brancellao y Sousón– plantando variedades más productivas que nada tenían que ver con Valdeorras, sobre todo Palomino para blancos y Garnacha Tintorera para tintos, conocida como Alicante.  Hoy en día estas variedades son todavía las más cultivadas y las que más hectáreas de viñedo agrupan en la denominación.

Desde aquella época, el arduo camino recorrido por viticultores y elaboradores fue dando sus frutos hasta conseguir que en el año 1945 se reconociese la Denominación de Origen Valdeorras por Orden Ministerial 27 de Julio de 1945. La Entidad nació con la vocación de trabajar en la recuperación de variedades autóctonas como el Godello y el Mencía, siendo  sus líneas fundamentales de actuación las de apostar por la calidad.

En 1974 surge el plan “REVIVAL” (Reestructuración de los Viñedos de Valdeorras), iniciativa que fue encabezada por Horacio Fernández y Luís Hidalgo y puesta en marcha desde la Agencia de Extensión Agraria de O Barco en colaboración con el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Valdeorras. Ésta fue una loable iniciativa, pionera no sólo en Galicia sino en toda España y no sólo por la metodología de trabajo, sino también por los objetivos conseguidos. El objetivo era la recuperación, potenciación y mejor aprovechamiento de las variedades propias de la zona para producir vinos de calidad, competitivos y rentables, para tratar de cambiar la tendencia predominante del abandono del viñedo e intentar recuperarlo.

En el año 1974, se inicia una encuesta entre viticultores de la comarca, buscando información sobre las variedades de cepas preferidas. De este estudio previo, se decide comenzar un plan de trabajo con la variedad Godello, ya que es la que mejores resultados obtuvo. Gracias a este programa se realizó un estudio para la recuperación de las variedades autóctonas. Se encontraron apenas 200 cepas de Godello (pre-filoxéricas) localizadas gracias a que la complicada orografía de la zona había permitido que, en sitios aislados, la filoxera no hubiera alcanzado estas cepas, que ya se daban por desaparecidas. Así se realizó una primera elaboración en 1975, para ver qué tipo de vino se obtenía. En 1976, vistos los buenos resultados, se comienza la replantación animando a viticultores y de ahí, al estudio de sus clones más adecuados. El resultado fue el indudable éxito de la variedad Godello.

El programa REVIVAL, además de ayudar a recuperar una variedad casi desaparecida, ayudó también a mejorar la viticultura en la zona, determinando cuales eran los mejores sistemas y métodos de cultivo y favoreciendo que las nuevas plantaciones, se hicieran de una forma más ordenada y selectiva. Gracias a este trabajo de recuperación, los viticultores más recientes en la zona hemos podido disfrutar de viñedos con edades cercanas a los 40 años para elaborar vinos con más carácter, calidad y longevidad. Son muy pocas –casi anecdóticas– las parcelas mayores a esta edad.

Hay algunas excepciones plantadas por viticultores que eligieron continuar plantando y cultivando el Godello después de la filoxera, pero en cualquier caso, de una edad inferior a los 100 años, siempre post-filoxérica, es decir injertadas en pie americano y de una superficie inferior a la media hectárea.

CARACTERÍSTICAS DE LOS SUELOS DE VALDEORRAS

  • Los suelos de viñedo de la comarca de Valdeorras presentan una marcada influencia del material de partida, principalmente en su morfología y en sus características físicas.
  • Los suelos sobre materiales graníticos son más arenosos y presentan mejor drenaje, aunque son poco profundos y pobres en materia orgánica. Los suelos pizarrosos son poco desarrollados, mezclados con arcillas y algo más profundos, mientras que los suelos de materiales sedimentarios tienen mejores niveles de fertilidad química aunque con frecuencia se dan condiciones de estrés hídrico en el subsuelo.
  • En general, se trata de suelos ácidos, pobres en materia orgánica y en nitrógeno total, con baja capacidad de intercambio catiónico y escasez de nutrientes.
  • Debido al predominio de suelos ácidos –sobre todo en los suelos de pizarra, con pH entre 4,5 y 5,0 en las capas superficiales– la toxicidad por aluminio constituye una limitación importante en estos suelos.
  • Pero existen notables diferencias entre las parcelas debidas, en buena parte, a las prácticas de cada viticultor. Así en las parcelas en las que se abusa de fitosanitarios y herbicidas, se observan niveles potencialmente tóxicos de cobre y manganeso. En aquellas donde se trabajan las cubiertas vegetales y se hace un buen mantenimiento del suelo, el pH está más equilibrado y no existen tantos factores limitantes ni tóxicos.

ORIGEN DE LA VARIEDAD GODELLO

El origen de la variedad se remonta a la época de la colonización romana y según las últimas investigaciones, parece ser producto de la introgresión genética de material traído por los colonizadores romanos, sobre vides silvestres seleccionadas por las poblaciones primitivas del noroeste peninsular. El Godello figura entre las primeras variedades citadas en los documentos históricos y su mayor extensión se remonta al siglo XVIII, en el que según los documentos de la época, ocupaba el 33% de la superficie vitícola de Valdeorras. En la Exposición Vitivinícola Nacional de 1877, se citaba esta variedad como cultivada en Ourense y Lugo. El Ministerio de Fomento (1911) también citaba su cultivo en las provincias de Ourense y Lugo.

Pacottet (1928), hablaba de ella como una de las variedades blancas gallegas más importantes. Más tarde Marcilla (1942), describía el Godello como la variedad blanca más importante de Valdeorras. También la citan Hidalgo y Candela (1971), Hidalgo (1980) e Iglesias (1987). Más recientemente el Godello aparece en la Lista de Variedades del mundo elaborada por Elleweldt y publicada en 1988, como una variedad española a la que este autor le atribuye también los sinónimos de Berdello y Ojo de Gallo.

La Godello es una variedad que produce vinos blancos de carácter atlántico y su cultivo en Valdeorras, se localiza sobre las laderas y llanos del río Sil, el Valle de Larouco y el Valle del Bibei, como destacadas sub-zonas reconocidas en la Denominación de Origen.

Recibe también los nombres de Agudillo, Berdello, Ojo de Gallo y Verdelho. Actualmente es la variedad más importante de la Denominación de Origen Valdeorras, aunque está presente también en otras D.O. como Monterrei y Bierzo principalmente.

Desarrolla sus mejores cualidades en las laderas altas del valle y zonas altas como O Bolo, donde una temperatura y una humedad relativa moderada durante la maduración, aseguran un excelente equilibrio azúcar/acidez y un potencial aromático intenso y diferenciado ya que se trata de una variedad con discreto carácter aromático, pero que expresa muy bien el carácter geo-climático de la zona en la que se cultiva.

Muchos consideran que el cultivo de la uva Godello ha sido el responsable del gran avance cualitativo que se está dando en los últimos años en el viñedo gallego, yo desde luego pienso que es así pues a mí parecer, tiene el corte atlántico y fresco de otras variedades gallegas, pero con mayor volumen, untuosidad y presencia en boca que lo hace un blanco más “gastronómico”.

DESCRIPCIÓN AMPELOGRÁFICA DE LA VARIEDAD

  • Variedad de vigor medio-alto. Es una variedad que crece muy rápido en primaveras lluviosas, pero que soporta bien los meses secos de verano.
  • De brotación y maduración temprana, a veces demasiado rápida con elevadas temperaturas.

Poda y conducción

No es una variedad excesivamente vigorosa pero es recomendable la poda en cordón, (a pulgar), ya que la poda en guyot o “vara”, produce el nacimiento de muchos racimos que en la época estival seca, serán difícilmente bien desarrollados y madurados.

Es aconsejable su conducción en espaldera debido a la fragilidad de la vegetación al fuerte viento en la época de floración, lo que provoca grandes daños en la planta, principalmente en zonas altas.

Sorte A COALLEIRA en espaldera – Rafael Palacios – O Bolo

Sorte A COALLEIRA en espaldera – Rafael Palacios – O Bolo

Son pocas las excepciones que existen en plantación de Godello en vaso o “gobelet” y es muy recomendable sujetar la vegetación de alguna forma, éste es el ejemplo de cómo hacemos en nuestra “Sorte Antiga”, plantada en 1920. 

SorteAntiga_VilaViniteca_RafaPalacios

Sorte ANTIGA” en vaso – Rafael Palacios – O Bolo

Hoja

Pilosidad algodonosa fuerte con pigmentación antociánica ribeteada. De forma pentagonal, penta-lobulada con senos laterales profundos en “dedo de guante”, seno peciolar abierto, en “V” y en el envés pilosidad escasa.

hoja godello_RafaelPalacios_VilaViniteca

Racimo, uva y pepita

  • Los racimos son de tamaño pequeño (190 gramos), cónicos, normalmente con un hombro y de compacidad media.
  • Los granos de uva son de pequeño tamaño, con sección circular y perfil elíptico.
Godello_RafaelPalacios_VilaViniteca

Racimo de Godello – Sorte O Soro

  • La piel es dura pero fina, de color verde amarillento, con mucha pruína, con pecas y que adquiere durante la maduración un color dorado si está muy expuesto al sol y a temperaturas altas.  
  • La pulpa es dura, de color verde, muy vascularizada, jugosa y carnosa, sin sabores particulares, con intenso aroma peculiar y persistente a manzana y kiwi.
  • Las pepitas tienen un tamaño intermedio, con un peso medio de 0,0239 gramos.
  • La época de germinación es de 4-5 días después de la fecha de referencia y la maduración es de 2-3 semanas después de la fecha de referencia (las fechas de referencia se obtienen de la variedad Chasselas).
  • Tiene elevada tasa de fertilidad, con un número de inflorescencias por pámpano en torno a 1,6 y la primera inflorescencia aparece en la 2ª-3ª yema, aunque luego hay muchos factores que influyen negativamente en el cuajado.
  • Es muy sensible al Oídio, con sensibilidad moderada al Mildiu y Excoriosis y poco sensible a la Botritys. Resiste mal el frío y la exposición directa al sol produce quemaduras en la piel de las bayas que producen oxidaciones en los mostos.
  • Presenta una baja producción y un bajo rendimiento en mosto, circunstancias por las cuales estuvo cerca de la desaparición

CARACTERÍSTICAS ENOLÓGICAS DE LA VARIEDAD GODELLO

El Godello se considera una variedad con un gran potencial enológico.

Esta variedad, proporciona vinos varietales con pH bajos, debido a la buena relación que se produce entre ácido tartárico/ácido málico y ácido tartárico/potasio, hecho que además facilita la conservación del vino frente a microorganismos.

Esta variedad se caracteriza por tener unos valores altos de ácido tartárico y bajos de ácido málico. También presenta unos valores bajos de los principales cationes de salificación, que son el potasio y el calcio, lo que hace que no se pierda acidez durante todo el proceso de elaboración.

Con respecto al grado alcohólico, la variedad Godello consigue una buena maduración, que tiende a proporcionar vinos de graduación media-alta.

Los vinos elaborados de uva Godello, son finos y delicados presentan un perfil aromático muy complejo, menos definido que otras variedades blancas aún así, suelen ser bastante distintivos los aromas cítricos y frutales, cargados de mineralidad, con toques herbáceos y un sutil aroma floral, como anises e hinojo.

CARACTERÍSTICAS SENSORIALES DE LOS VINOS DE GODELLO

Fase visual 

Los mostos antes de su fermentación son de color verde intenso que, cuando se transforman en vino, ofrecen un característico color amarillo con ribete verdoso, muy estable en el tiempo, que va evolucionando hacia matices ligeramente pajizos.

Fase olfativa 

  • Los vinos de Godello son de intensidad aromática media y marcada personalidad varietal, mostrando una mejor expresión tras el primer año de evolución en botella.
  • Domina una serie frutal de cítricos, frutas tropicales, pera y manzana reineta, acompañados de matices de tipo vegetal; boj, tomillo, laurel y sutiles matices florales; rosa, flores blancas y valeriana.
  • Con el paso del tiempo en botella, los aromas se funden y se acomplejan, apareciendo matices tiólicos.
  • El pequeño tamaño de las uvas, junto con su forma elíptica, hace que la superficie de hollejo respecto al volumen de mosto sea muy elevada, favoreciendo de este modo la cesión por maceración de sustancias aromáticas varietales, durante la etapa de extracción del mosto.

Fase gustativa 

  • Son vinos que expresan muy bien la mineralidad del suelo, bastante glicéricos y untuosos.
  • Cuando se alcanza una maduración óptima, los vinos de Godello tienen una acidez equilibrada con el alcohol.
  • Por su composición fenólica son vinos estructurados con un final amargo muy característico de la variedad, vinos de gran longitud en boca y con un final aromático y afrutado.
  • Mejoran notablemente a partir del segundo año de embotellado cuando se pierde parte de la fruta, pero se gana en complejidad y expresión.
  • Son vinos interesantes para la crianza sobre lías, donde se estabiliza su carácter y ganan en untuosidad y volumen.
  • También son vinos que tienen una gran capacidad de mejora con un envejecimiento en barrica de roble, gracias a su acidez y buena estructura.

rafa2

Rafael Palacios
Rafael Palacios ha estado unido al vino desde su nacimiento. Es el más joven de la numerosa familia de D. José Palacios Remondo, fundador de la bodega del mismo nombre en 1948 en Alfaro, La Rioja.
 Allí creció junto a sus padres y sus hermanos, con los que compartió inolvidables momentos en torno a la bodega familiar. Entre 1990 y 1993 viaja a Francia. En 1990, trabajó para un gran negociante de vinos en Burdeos, Dulong y los dos años siguientes compaginó estudios de enología en Montagne-St. Emilion con prácticas en vendimia en Ch. Pétrus y Ch. Moulin du Cadet, igualmente de la familia Moueix. Allí conoció a John Cassegrain, prestigioso enólogo australiano y a principios de 1994, viajó a su país para trabajar estrechamente con él en su bodega de Hastings River. En Australia descubrió su pasión por la elaboración de vinos blancos.
Tras unos meses con Cassegrain, continuó sus prácticas en Coonawara, South Australia, trabajando para varias bodegas del grupo Southcorp, (Winns, Rouge Homme, Penfolds).

En julio de 1994 vuelve a La Rioja y comienza su experiencia profesional en la bodega familiar. La evolución de la bodega es evidente y su padre siempre vigilante, le nombra director técnico dos años más tarde, dando por entendido así un cambio generacional en la elaboración de los vinos. En 1997, motivado por la competencia de zonas emergentes como Rueda y Rías Baixas y el beneplácito de su padre, Rafael inicia la elaboración de vinos blancos de mayor calidad en la bodega y esa misma añada nace el blanco de variedad Viura “Plácet”. El reconocimiento es inmediato. Con este vino Rafael desarrolla ese potencial técnico y su confianza en el terreno, pero así mismo tras varias cosechas comienza a sentir que no es suficiente, siente que el lado técnico de la elaboración llega a su límite y comienza a explorar la viticultura para llegar más alto en la expresión de esos vinos.

En 2000 muere su padre y eso cambia muchas cosas en la vida de Rafael.
 Durante los tres años siguientes trabajará mano a mano con su hermano Alvaro quien dirige la bodega desde el año 2000. 
En marzo de 2004, Rafael entiende que ha llegado el momento de volar en solitario, es el momento de la aventura, tiene la energía de la juventud y la templanza de la experiencia. La llamada de Galicia no es reciente. Rafael ya se sintió atraído en 1996 por la variedad “Godello”. Fue un vino de Valdeorras, le impresionó el carácter continental de la variedad –clásica de otras variedades gallegas– pero especialmente el volumen y la longitud en boca de esos vinos. Tras colaborar esporádicamente con productores locales, Rafael Palacios inicia su proyecto personal en Mayo del 2004, en la sub-zona del “Valle del Bibei”, municipio de O Bolo, comprando viejos viñedos de la variedad autóctona Godello a ancianos viticultores.

Elige esta zona por su historia, por su altitud,y también por la textura de sus suelos arenosos de origen granítico exclusivamente. La extremada orografía y la baja producción por sus suelos, llevaron al casi total abandono de esta pequeña pero histórica comarca, cultivada en bancales.
Estas pequeñas parcelas, fueron heredadas por éstos viticultores a sorteo, “Sorte” en Gallego. Durante estos años, ha devuelto estos viñedos a su viticultura tradicional histórica, eliminando por completo al gran enemigo de la viticultura gallega, el uso de herbicidas y los tratamientos de síntesis. Esta transformación está marcando notablemente la calidad de sus vinos, que cada año se perfilan mucho más definidos en la expresión del suelo arenoso, con un marcado carácter mineral y salino.

Hoy en día elabora cuatro vinos principalmente, BOLO que proviene de los viñedos más jóvenes y de uva compradas a viticultores controlados por la bodega; LOURO, elaborado con viñedos de mediana edad y en propiedad; AS SORTES, elaborado con las parcelas más viejas en propiedad de entre 38 a 96 años de edad; y Sorte O SORO, vino de parcela y limitada producción.

Sorte A COALLEIRA en espaldera – Rafael Palacios – O Bolo

Sorte O SORO – Rafael Palacios – O Bolo

Impactos: 1092

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *