¿Hacia dónde va el periodismo gastronómico?

Por Roser Torras

Periodismo gastronómico. Esto es de lo que me interesa hablar hoy, dejando de lado otros formatos basados fundamentalmente en la red. Y me interesa hablar de ello porque, viendo el panorama actual, me pregunto cuál va a ser el futuro de esta prensa especializada. Quiero dejar claro que, a día de hoy, están en pleno ejercicio y yo que los disfruto, un buen puñado de periodistas dedicados en cuerpo y alma a la cocina y con un conocimiento del sector variado e inmenso. Sin embargo, la pregunta que me hago, porque creo que hay que pensar siempre en el futuro, es: ¿cuál va a ser su relevo?

Me explico. Desde mi punto de vista, el periodismo gastronómico es una profesión que exige mucho. Pide vocación de entrada, desde luego, y no sólo conveniencia financiera porque “está de moda”, ya que, lo sabemos todos, sin pasión no se pueden abordar las dificultades profesionales y los sacrificios que demandan ser profesional del sector. Y luego hay más, mucho más. Para ejercer este periodismo tan específico se necesitan muchas habilidades: conocimiento enciclopédico, conocimiento empírico, inquietud constante y viajes sin parar. Todo ello nos lleva a un solo lugar: costes. ¿Cuánto cuesta ser periodista gastronómico? Pues, ahora mismo, un montón. Pero vayamos por partes.

El conocimiento enciclopédico es la base sobre la que se sustenta la profesión. Curiosidad y mucha lectura, algo que hoy es más fácil gracias a internet. Conocimiento empírico: ahí está la primera gran dificultad en relación a los costes. No es posible ser crítico gastronómico sin conocer de forma directa y al dedillo las cocinas tradicionales, que son la base de todo, ni sin haber comido ni comer constantemente en las grandes casas, que son las que marcan las tendencias. Por no hablar de todas las novedades que van abriendo cada día. Cada año, entiendo, el periodista debería tomar el pulso a todos esos restaurantes tradicionales, punteros y nuevos. Esto conlleva mucho dinero en tiempo, viajes y menús. Porque hace años los medios de comunicación en su mayoría pagaban a sus redactores gastronómicos los gastos que he citado; pero en estos tiempos de crisis periodística muchos ya no lo hacen. Entonces, ¿cómo? ¿Cómo hace un periodista para pagarse su “trabajo”? Y ya no hablemos de viajes. No es barato, por poner un ejemplo claro, viajar a Latinoamérica, continente que marca líneas culinarias desde hace años y necesario conocer a mi juicio para luego poder comparar. Pero es que tampoco es barato irse a Dinamarca. Ni a Italia. Ni a Galicia.

El planteo entonces es: ¿cómo vamos a crear nuevos periodistas si no los ayudamos, desde las direcciones de los medios, a que puedan aprender? La problemática está en que los medios no tienen dinero. Ni para pagar esa sección “comme il faut” ni para, y mucho peor, tener un periodista en condiciones. La realidad es que en demasiadas ocasiones esa información se deja en las manos de becarios que acaban visitando sólo aquellos establecimientos “que invitan”, ajenos a cualquier criterio profesional, que, por otra parte, tampoco tenían de entrada. Por no decir que, a consecuencia de la falta de dinero, y en la terrible dinámica periodismo-márketing, muchas veces los artículos son “discos solicitados” a mayor gloria de los sponsors de la publicación. Es así que nos encontramos con lo que está ocurriendo, con periodistas poco formados y con escaso juicio, con becarios sin la formación mínima y más aún, con un alto porcentaje de intrusismo profesional, bloggers de medio pelo, influencers que se venden por un chupito y caraduras que pretenden comer gratis como “periodistas freelance” prometiendo críticas complacientes, lo que colabora al caos informativo (muchas veces incluso por más oscuras razones), lo que redunda en empobrecimiento periodístico, en menor conocimiento del lector y hasta en la terrible posverdad tan de moda. En resumen, retroceso en la difusión y el negocio del sector. Malas noticias.

Creo sinceramente, y lo digo desde mi punto de vista, con una larga carrera dedicada a la gastronomía que me he costeado de mi propio bolsillo, que el futuro del periodismo gastronómico estará comprometido hasta que, desde las direcciones de los diferentes medios de comunicación (sí, hay que destinar presupuesto a un ámbito informativo que el público requiere), no haya una apuesta seria para volver a crear secciones gastronómicas en las que se costeen los gastos del periodista, de forma que éste pueda aprender, viajar, formarse y, con el tiempo, convertirse en un profesional que influya en los lectores y que mantenga y difunda el conocimiento culinario, tal como hacen ahora mismo este magnífico colectivo de periodistas especializados, tan importantes para el sector desde su eclosión. El presente es nuestro; pero, ¿y el futuro?

De izquierda a derecha y de arriba a abajo:
50 Best Talks, Mercat de Mercats, San Sebastián Gastronomika y Tast a La Rambla

Roser Torras
Nacida el 27 de noviembre de 1956 en L’Arboç del Penedès (Tarragona), divorciada y madre de 2 hijos, Pau (fallecido en 2012) y Marc. Es una de las personalidades más influyentes del sector enogastronómico nacional e internacional, la propietaria y directora de grup gsr, empresa que fundó hace ya 20 años especializada en la producción, consultoría y comunicación dentro del ámbito enogastronómico. Cambió la bata blanca de la clínica Dexeus por el delantal de cocina, iniciándose en el universo culinario y gastronómico junto a algunos de los más grandes cocineros españoles: Juan Mari Arzak, Pedro Subijana, Karlos Arguiñano, Roteta, Neichel, Zalacaín… Se acercó a ellos para aprender y con los años se ha convertido en su aliada. Hasta la actualidad, ha estado dedicada a la promoción nacional e internacional de la cocina y los productos agroalimentarios españoles. Su empresa grup gsr, organiza algunos de los eventos gastronómicos más exitosos de España, como San Sebastian Gastronomika – Euskadi Basque Country desde 2009, Alimentaria Experience desde 2014, BCNVanguardia, para Alimentaria de 2004 a 2010, Andalucía Sabor en Sevilla de 2007 a 2011. A nivel internacional ha realizado los congresos World Flavors – Spain, en Napa Valley (USA) en 2006, y Mesa Tendencias en Sao Paulo (Brasil) en 2008. En Barcelona organiza 2 eventos multitudinarios y con gran despliegue gastronómico que son cita obligada cada año para los ciudadanos y turistas: Mercats de Mercats desde 2010 y Tast a La Rambla desde 2014. De 2014 a 2015 fue “chair” (presidenta) de la región de España y Portugal de la prestigiosa lista The World’s 50 Best Restaurants, y la encargada de elegir a los 35 miembros del jurado (periodistas, chefs, restauradores y altos profesionales del sector) con derecho a voto en la elección del mejor restaurante del mundo, que ese año eligió a El Celler de Can Roca como Nº1. Dentro del grupo, Roser Torras cuenta también con la revista digital gastronómica 7Caníbales, “una de las más influyentes del sector” y en la que escriben los críticos gastronómicos de los principales diarios y medios de comunicación de España y Sudamérica.

Impactos: 190

Este artículo tiene 3 comentarios

  1. Ramon Francàs Reply

    Estic d’acord amb el fons de la qüestió tot i que lamento profundament Roser que només posis l’accent en les qüestions més negatives. Hi ha bons periodistes, i alguns de molt bons, i alguns mantenim la passió del primer dia tot i que algunes agències de comunicació no ens ho van posar gens fàcil. Potser hauries de fer una mica d’autoreflexió i recordar quantes vegades has recomanat periodistes i n’has desaconsellat d’altres davant de clients teus. La premsa passa per una preocupant crisi però el periodisme no morirà. Algú ens substituirà amb excel·lència, ja veuràs.

  2. Roser Torras Reply

    Benvolgut Ramon, entenc el teu comentari i estic d’acord amb tu en el fet que hi ha grans periodistes, no ho nego pas. Només he posat l’accent en el futur del sector compartint la meva preocupació i defensant des del fons del meu cor la professió de periodista. Com saps, el meu fill ho era i va ser ell qui va ensenyar-me a entendre i estimar l’ofici. Però he de dir-te, això sí, que com a responsable d’una agència de comunicació jo mai no he vetat ni promocionat cap periodista; sempre he consensuat amb els nostres clients a qui s’havia de convidar. El meu respecte a la professió és total, i el meu desig és que creixi com mai. Des de la direcció de grup gsr faig que el meu equip visiti restaurants per ampliar el seus coneixements, fent-me càrrec de les despeses, i ajudant quan em demanen consell. Acabo compartint el teu desig. Espero que així sigui. Petons.

  3. FERNANDO ESCOLANO ORTE Reply

    Hola Roser , me ha encantado tu forma de escribir como lo has contado y la forma de verlo. Nunca te habia leido pero si me dejas , sere tu fan nº X , dominas la pluma y lo que es mas dificil el sentimiento de lo que cuentas. Feliz 2019 y que siga leyendote con el interes que lo he hecho hoy

    un cordial saludo de Fernando Escolano

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *