La añada 2020 en Douro, Bairrada y Dão por Dirk Niepoort

Relato de año vinícola y vendimia 2020 – Douro
El año 2020 comenzó lluvioso, noviembre de 2019 fue un mes que parecía ser un buen augurio para la reposición de las reservas de agua del suelo, pero desafortunadamente le siguió un invierno extremadamente caluroso y seco, el segundo invierno más cálido desde 1931, siendo febrero el mes más caluroso en comparación con el año anterior. Los meses de marzo y abril trajeron algunas precipitaciones que, junto con las temperaturas medias habituales, hicieron que las cepas brotaran bajo unas condiciones favorables, un buen cuajado en general, con algunas variedades muy por encima de la media, como pinot noir, tinta amarela y touriga franca. El mes de mayo fue, en parte, muy similar al año pasado (2019), muy caluroso y con valores de precipitación muy bajos, lo que hizo que la vid creciera bien, con mucha salud y que alcanzara el número máximo de racimos. A este le siguió un junio muy fresco respecto a mayo y muy seco, lo que provocó que la vid ralentizara un poco su crecimiento vegetativo, con unos índices sanitarios fantásticos por la falta de lluvias. El mes de julio fue bastante complicado, el más caluroso desde 1931. Debido al retraso fenológico de la vid y a las altas temperaturas diurnas y nocturnas, con tres periodos de olas de calor que escaldaron alrededor del 50% de los racimos en las cepas de menor densidad/mayor exposición al sol, como en el caso de las viñas viejas donde el porcentaje puede haber sido superior al 50%, mientras que las vides nuevas, más vigorosas y con una canopia mayor, no se vieron tan afectadas.

Relato de año vinícola y vendimia 2020 – Bairrada
El año 2020 se caracterizó por unos elevados valores de precipitaciones y temperaturas. Ha sido un invierno riguroso, largo, con lluvias muy abundantes, una primavera casi inexistente y un verano muy suave, y unas semanas muy calurosas con temperaturas en torno a los 30-35°C, lo que nos dificultaba el control de enfermedades y la maduración de la uva. Iniciamos nuestras catas sensoriales a mediados de agosto, como es tradición por los viñedos, observando y catando la uva y comprobando el aspecto sanitario. Con la maduración deseada, comenzamos nuestra vendimia el 24 de agosto con buen tiempo. Días suaves y poco húmedos, lo que nos llevó a la conclusión de que tendríamos que sacar la uva lo antes posible del viñedo, la podredumbre se estaba asentando. Así terminamos nuestra cosecha el 17 de septiembre, en un año muy difícil. Se puede concluir que nuevamente se vendimió antes que el resto de viticultores/productores de la región.
El año 2020 ha tenido un invierno largo y riguroso con precipitaciones muy elevadas, una primavera casi inexistente y un verano muy suave, pero con algunas semanas con temperaturas altas en torno a los 30/35°C, lo que nos dificultaba el control de enfermedades y la maduración de la uva. Concluimos que tendríamos que sacar la uva lo más rápido posible del viñedo, la podredumbre se estaba asentando. De ahí que haya picos de gran volumen de recepción de uva. Así que terminamos nuestra vendimia el 17 de septiembre, en un año muy difícil, donde los vinos blancos tienen una gran acidez y una frescura única con grados entre 11,5 y 12,5; los tintos en nuestra opinión son finos, elegantes y con menor graduación alcohólica.
Fue un buen año, a pesar de todas las dificultades a las que nos enfrentamos a lo largo del ciclo, y logramos alcanzar los objetivos propuestos por la dirección de Niepoort.
Esperamos que el año 2021 sea muy diferente al 2020. Una vez más, la Naturaleza ha demostrado que es ella quien manda y no el ser humano.

Relato de año vinícola y vendimia 2020 – Dão
Fue un invierno riguroso, largo, con precipitaciones muy elevadas, una primavera casi inexistente y un verano muy suave, con algunos días muy calurosos con temperaturas en torno a los 33/38ºC, lo que nos dificultaba el control de enfermedades y la maduración de la uva. Iniciamos nuestras catas sensoriales por los viñedos a mediados de agosto como ya es tradición, observando y catando la uva y comprobando el aspecto sanitario.
Con la maduración deseada, iniciamos nuestra vendimia el 25 de agosto con buen tiempo y días templados y ligeramente húmedos. Así terminamos nuestra vendimia el 24 de septiembre, un año muy difícil, con excelente acidez, grados entre 11,5ºC y 12,5ºC que, en nuestra opinión, tienen vinos finos, elegantes y con un excelente potencial de crianza en barrica y toneles. Donde el perfil puro de NIEPOORT tiene todo el potencial para el crecimiento de Dão en un futuro próximo.
Se puede concluir que el año 2020 fue un año seco y muy difícil en términos de control de enfermedades. Fue un año con más tratamientos respecto al anterior, lo que provocó la aparición de algunos brotes de enfermedad, que logramos controlar. Debido a unos días de mucho calor, las uvas maduraron antes, por lo que anticipamos el inicio de la vendimia. La vendimia de los blancos comenzó el 25 de agosto y finalizó con los tintos el 24 de septiembre.
Fue un buen año, a pesar de todas las dificultades a las que nos enfrentamos a lo largo del ciclo, ya que logramos alcanzar los objetivos propuestos por la dirección de Niepoort. Así, obtuvimos vinos con una acidez equilibrada, con un grado alcohólico dentro de lo que queríamos, logrando mantener la frescura y la elegancia. Los vinos tuvieron fermentaciones regulares y actualmente están envejeciendo en barricas viejas.

DESCUBRE TODOS LOS VINOS DE VENTA A LA AVANZADA DE NIEPOORT

Impactos: 221

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *