Lee Miller: Creación y Gastronomía – Surrealismo en la Cocina

Por Rosa Mayordomo  

Elisabeth Miller, Lee Miller, nació en Poughkeepsie, Nueva York, en 1907. Mujer de gran belleza fue descubierta e introducida en el mundo de la moda por Condé Montrose Nast, editor, empresario y magnate de negocios –propietario de Vogue, Vanity Fair y The New Yorker, entre otros–, que la salvó de ser atropellada por un coche en la ciudad de Nueva York. Lee apareció en la portada de Vogue en el ejemplar de marzo de 1927 representando los valores estéticos del momento, con el barniz de la exquisita educación de Vassar, la universidad de la élite norteamericana exclusivamente femenina hasta 1969.

Una vida social intensa iniciada en Vassar, en la que es importante qué comes, dónde lo comes y con quién lo comes, conforma su base en el mundo de la gastronomía. Miller la ampliará en París donde se instala huyendo de una carrera truncada como modelo y con la expectativa de desarrollar una profesión como fotógrafa. Man Ray será su maestro a la vez que amante. Ella misma nos dice: “Man Ray me enseñó cómo comer. Me llevó a restaurantes maravillosos con gente que sabía todo sobre viandas y vinos, comidas que duraban desde la una a las siete”[i].

The many lives of Lee Miller [SFMOMA (San Francisco Museum of Modern Art)]
La historiadora Whitney Chadwick describe la inusual carrera de Lee Miller de modelo a surrealista y de fotógrafa de guerra a madre. Entrevista de Mayo 2003

Ray la introdujo en el Surrealismo y los pintores, literatos y artistas en general que iluminaban el París de entreguerras: Max Ernst, Picasso, Magritte, Salvador Dalí, Paul Éluard… Gastronomía y creación ceñidos en un abrazo que culmina en su granja de Sussex, Inglaterra, Farley Farm, donde se instala en 1949 con su segundo marido, Roland Penrose, él mismo artista, pintor, historiador, poeta, promotor y coleccionista de arte surrealista.

Farley Farm es el paraíso. Atrás quedan su matrimonio con Aziz Eloui Bey, millonario egipcio con el que vivió en El Cairo cuatro años (1934-1939) llenos de aventuras y experiencias sensoriales gustativas en medio de oasis, hoteles encantadores, palacios de hadas y un chef que no le permitía entrar en la cocina, pero que le enseñó a aliñar con hierbas, especias y condimentos el contenido de las latas usadas en los picnics en el desierto.

Atrás también queda la Segunda Guerra Mundial en la que Miller fue corresponsal de guerra para Vogue: El Blitz de Londres, la liberación de París, una de los primeros corresponsales que entraron en Buchenwald y Dachau, y un baño en la bañera del apartamento de Hitler en Berlín.

Volvemos a Farley Farm, un paraíso para el alma y el cuerpo, donde Miller y Penrose pasan los fines de semana y donde reciben a sus amigos alrededor de una mesa bien abastecida. Miller también nos dice cuándo se convirtió en cocinera: “… durante la guerra, sin sentimentalismos. La cocina francesa y belga me hacía recordar a mis amigos. Empecé a reproducir, tan bien como podía, los platos que yo había comido con ellos en los restaurantes de Paris. Más tarde tomé lecciones en Cordon Bleu de Paris y Londres”[ii]. La artista, la gran fotógrafa, deviene cocinera, con el punto de genialidad de la creación de belleza, la cocina surrealista.

La mesa de cocina de Lee Miller, Farleys House, Muddles Green, Sussex, Inglaterra por Tony Tree
© Lee Miller Archives, England 2019. All rights reserved. leemiller.co.uk

La mesa de Lee Miller se llena de viandas que ella prepara amorosamente para sus amigos. Inventa nuevos platos que apunta en libretas comentadas, anotando el nombre del amigo al que ha ofrecido el plato (a Cecil Beaton le gusta el sorbete de manzana). Picasso es un visitante frecuente. Es un buen amigo de la época de París, de antes de la guerra y durante la liberación. De hecho, en el Museo Picasso de Barcelona hay un retrato de Lee. Para él tiene unas botellas de licores de Barcelona, ​​Estomacal Escat, un anís escarchado, y de España el Ponche Caballero. 

 Picasso y Jean Cocteau. Côte d’Azur, Francia 1953 por Lee Miller
© Lee Miller Archives, England 2019. All rights reserved. leemiller.co.uk

Ahora Picasso es amigo de los Penrose, Lee y Roland, y una foto suya hace compañía a las bebidas en un rincón de la sala de estar de Farley Farm.

Joan Miró es recibido también en Farley Farm. El artista expone una retrospectiva de su trabajo en Londres, en septiembre de 1964, organizada por el marido de Miller, Roland Penrose, en la Tate Gallery. Lee prepara una comida en su honor y quiere presentar platos que sean desconocidos por el artista. Éste será el menú:

Corn on the cob, American Style
(Maíz a la barbacoa)
Pollo al sésamo
Arroz Creole
Guacamole
Sorbete de limón

Para el artista –“the Catalan artist”– elige el maíz que cultiva en su granja, en su jardín de hierbas, y él deja un maravilloso dibujo en el libro de firmas de Farley Farm con una cálida dedicatoria. Es el 14 de septiembre de 1964.

Ávida lectora de libros de cocina los colecciona (tiene más de 2.000 ejemplares) y distribuye por toda la casa. Lee Miller crea nuevas recetas y se ayuda de todos los gadgets posibles, siendo la batidora de vaso indispensable. Su conocimiento del Arte de la cocina se ha alimentado de recuerdos de infancia, sabores de juventud, de picnics a la sombra de los pinos de la Riviera francesa, de las especias de Egipto, de las penurias de la guerra, del amor por sus amantes y amigos.

Creación y Gastronomía ensartadas en su mirada de belleza plena.

Rosa Mayordomo García
Licenciada en Historia por la Universitat de Barcelona, Rosa Mayordomo es, en la actualidad, doctoranda en Historia Moderna, Historia de la Alimentación, en la UB. Cocinera en el ámbito del hogar, sus raíces culinarias familiares se extienden a varias generaciones de mujeres que hacían maravillas con pocos recursos, y que debían alimentar a los suyos en el día a día con platos nutritivos, sabrosos y atractivos a la vista. La cocina del mercado de Paul Bocuse (1975) representó un punto de inflexión en su visión culinaria que, hasta ese momento, se enmarcaba en la tradición catalana y española. La generosidad de algunos chefs de la gran cocina francesa, como el desaparecido Bernard Loiseau de La Côte d’Or de Saulieu, le permitió acceder a secretos de algunos de los platos que degustó como cliente. Interesada en la cocina japonesa, inglesa e hindú a partir de los años 70; en la mexicana y norteamericana, en los 80; y en la de los países que ha ido visitando, entiende la cocina como la expresión física de la esencia de las naciones. Su apreciación por un buen vino se afianzó al profundizar en la vitivinicultura y el trabajo del ser humano por extraer lo mejor de la tierra. Académica de la Acadèmia Catalana de Gastronomia i Nutrició, colabora en el blog de dicha institución y en revistas especializadas.

[i]Ami Bouhassane, A life with food, Friends & Recipes, pág. 74, Lee Miller Archive, Grapefrukt Forlag with Penrose Film Productions Ltd., 2017
[ii]Ami Bouhassane, A life with food, Friends & Recipes, pág. 90, Lee Miller Archive, Grapefrukt Forlag with Penrose Film Productions Ltd., 2017

Para saber más:
A life with food, Friends & Recipes,
Ami Bouhassane, Lee Miller Archive, Grapefrukt Forlag with Penrose Film Productions Ltd., 2017

Lee Miller (Biografía), Marc Lambron, Circe Ediciones, S.L.U., 2000
The Lives of Lee Miller, Antony Penrose, Thames and Hudson, Ltd., 1988
www.leemiller.co.uk
Lee Miller Archive & Penrose Collection organiza Tours en la Farleys House and Gallery (La Casa de Sussex de Lee Miller y Roland Penrose) cada domingo de abril a octubre. 

Impactos: 192

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *