Margaux 2018 por Château Palmer

“2018: Una añada fuera de lo común”

2018 no tiene precedente por partida doble. Unas condiciones meteorológicas excepcionalmente desafiantes y un nivel de concentración y vigor en las uvas nunca antes visto, definen esta singular cosecha.

De diciembre a marzo, mientras las viñas dormían, el invierno fue extraordinariamente húmedo. La constante y abundante lluvia saturó el suelo con agua y lo enfrió, lo que llevó a una brotación tardía. Ni siquiera en primavera paró la lluvia, cayendo tan incesantemente y en medio de temperaturas inusualmente suaves para la estación que, pese a nuestros constantes esfuerzos, desencadenaría un ataque de mildiu asombrosamente virulento.

Los primeros síntomas se observaron a principios de junio. Las defensas naturales de las vides serían probadas al extremo. Jacques –quien se retiró a finales del año pasado tras 40 años al mando de los viñedos– no recordaba haber visto en toda su carrera, condiciones tan increíblemente favorables para el desarrollo de mildiu.

Pese a los permanentes esfuerzos de nuestros vignerons, que trabajaron tenazmente para ayudar a las vides a defenderse por sí mismas mediante la aplicación de infusiones y de caldo bordelés, así como deshojando para airear los racimos, apenas logramos contener la propagación de los ataques de junio.

Cuando el 4 de julio todavía descargó otro episodio de lluvia, nuestras esperanzas de asegurar un rendimiento normal para el año se vieron frustradas. Afortunadamente, el clima cambió completamente después de este ataque. Se instaló un verano caluroso, seco y reparador que proporcionaba las circunstancias ideales para la recuperación.

Las bayas comenzaron a cambiar de color en la primera semana de agosto, recuperando el tiempo perdido. Después, a lo largo de agosto y septiembre, los viñedos se bañaron en una perfecta luz solar mientras disfrutaban de noches frescas sin una gota de lluvia; un conjunto de condiciones que permitirían a las uvas alcanzar un excepcional nivel de madurez, tanto en sus pieles como en sus pepitas.

A causa de los bajos rendimientos, las vides concentraron toda su energía en los racimos restantes. El resultado fue un nivel de concentración tánica y aromática en las uvas rara vez vista en la historia de la finca.

La cosecha finalmente comenzó el 13 de septiembre. La selección de la uva fue de suma importancia, como todo el equipo suponía. En el viñedo se realizó una ronda inicial, a fin de recoger exclusivamente racimos sanos. En la bodega, la línea de selección fue preparada especialmente, añadiendo en esta ocasión una mesa vibratoria que demostró ser particularmente efectiva.

Las catas diarias realizadas durante las vinificaciones confirmaron el increíble potencial cualitativo de la cosecha. Cada una de las partidas mostraba un poder y una concentración extraordinarios, lo que finalmente nos llevó a tomar una decisión sin precedentes: todas ellas –con la excepción de aproximadamente el 10%, excluido por ser considerados demasiado austero– se incorporarían al ensamblaje final de Château Palmer.

Sin ninguna duda, 2018 pasará a la historia de Château Palmer como una cosecha doblemente excepcional.

DESCUBRE TODOS LOS VINOS DE VENTA A LA AVANZADA 2018 DE CHÂTEAU PALMER AQUÍ

Impactos: 166

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *