Passopisciaro 2014 por Andrea Franchetti

La añada 2014

La corta duración de la vendimia de la cosecha 2014 en el Etna ya nos muestra que se trata de una añada excepcional. Cerca del 20 de octubre, las uvas ya estaban maduras en la Contrada más elevada, y la vendimia despegó en unos días en toda la montaña. Mirando hacia atrás, uno puede observar el gran éxito conseguido gracias a unos días y a unas noches que dieron las condiciones perfectas en el viñedo durante todo el ciclo.

Con un invierno que no fue tan extremo y trajo suficiente lluvia, con unos cuantos copos de nieve que cayeron sobre nuestros viñedos más elevados. Las yemas brotaron el 1 de abril en todas las viñas, hasta en la Contrada situada a más de 1.000 metros sobre el nivel del mar. Las temperaturas fueron iguales tanto de día como de noche, lo que ayudó a la floración que este año se adelantó a finales de mayo y que el 8 de junio se completó en todos los viñedos. El mes de junio fue claro y seco, y los racimos se formaron rápidamente. Las moderadas temperaturas en julio ayudaron a que las viñas madurasen por igual. Desde principios de julio trabajamos el suelo durante el día y se regaron los viñedos con frecuencia por la noche, y así durante todo del verano. A principios de agosto, se produjo rápidamente el envero en todas las uvas, y luego llegó una ola de calor (más cálida que de costumbre, alcanzando los 38ºC, e incluso los 40ºC), y así se mantuvo durante todo del mes. La temperatura fue disminuyendo lentamente durante la primera mitad de septiembre y llovió en algunas ocasiones durante la segunda mitad del mes. La lluvia continuó cayendo, intercalándose entre varios días soleados, mitigando la caída de las temperaturas, y temperando el descenso de temperaturas nocturnas del mes de octubre.

El petit verdot fue vendimiado el 26 y el 27 de octubre mientras que el viñedo seguía impulsando nuevos elementos en la fruta, su metabolismo todavía estaba en ascensión: no hay sobremaduración. En la copa, el vino es rico y con mucho color, pero brillante. Los aromas de alcanfor, flor de sauco y frutas rojas están ligeramente ahumados, pero se puede decir que la riqueza del vino viene dada por la inmensidad de su estructura tánica. Resuena con vibraciones como aquellas que emanan de los acordes inferiores de un piano, rellenando la boca hasta el borde.

Consulta los vinos a la avanzada de Italia aquí

Impactos: 6

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *