Ribera del Duero 2018 por Peter Sisseck

El clima propició una buena sanidad del viñedo, un buen rendimiento de las cepas y un buen equilibrio de los vinos gracias a un buen funcionamiento de las plantas”.

 Clima

Las reservas de agua acumuladas a la salida del invierno fueron importantes. Las precipitaciones durante el ciclo vegetativo fueron superiores a la media, acumulándose durante toda la primavera. El resto del ciclo fue relativamente seco.

Las temperaturas estuvieron en torno a la media de la Ribera del Duero, con un final de primavera fresco, un verano normal y un arranque del otoño algo cálido.

 

Estrés ambiental

No hubo grandes golpes de estrés ambiental. Las noches fueron frescas durante todo el ciclo vegetativo, y el máximo estrés tuvo lugar en el mes de agosto, permitiendo la parada del crecimiento vegetativo al tiempo que se iniciaba el envero del racimo.

El clima propició una buena sanidad del viñedo, un buen rendimiento de las cepas y un buen equilibrio de los vinos gracias a un bien funcionamiento de las plantas. Es un año donde cada bodega ha podido decidir el estilo deseado al poder elegir la fecha de vendimia y la vinificación de la uva sin presiones climatológicas o sanitarias.

DESCUBRE TODOS LOS VINOS DE VENTA  A LA AVANZADA DE PETER SISSECK EN RIBERA DEL DUERO AQUÍ

Impactos: 432

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *