Saint-Émilion 2018 por Château Cheval Blanc

2018 ya promete ser una de las grandes añadas de la propiedad”

2018 quedará grabado en la memoria por la severa presión que el mildiu ejerció sobre el viñedo.
Los vignerons tuvieron que hacer toda una demostración de ingenio y capacidad de reacción para combatir ese hongo, que se mostró con una virulencia raramente alcanzada en las últimas décadas.
Afortunadamente, el tiempo dio un rotundo vuelco durante los meses de agosto, septiembre y octubre, asegurando de este modo una materia prima de remarcable calidad.

Condiciones climáticas
La añada comenzó con un mes de enero bastante remojado; febrero resultó más seco que de costumbre, pero a partir del mes de marzo las precipitaciones abundaron (el doble de lo normal).
Desde ese momento, y hasta principios de julio, el año estuvo marcado por un número de días lluviosos increíblemente elevado, sin que por ello se dieran acumulaciones anormales.
Felizmente, los meses de agosto, septiembre y octubre fueron muy secos y con temperaturas superiores a las habituales (+ 1,5ºC).

El régimen hídrico de la viña
Una primera mitad del ciclo muy húmeda aseguró suficientes reservas de agua para el óptimo desarrollo del ciclo de la viña en su totalidad. Esta acumulación fue mantenida por las lluvias de mayo, junio y principios de julio. A continuación, fue un tiempo casi ideal el que se instaló hasta el final de la vendimia.
Observamos un excelente estrés hídrico durante la maduración y hasta los últimos momentos de la cosecha.

El ciclo de la viña
La brotación se dio entre el 10 y el 14 de abril, dependiendo de las variedades, lo que resulta, en Cheval Blanc, bastante acorde con la media.
El merlot se encontraba a mitad de la floración el 28 de mayo, y el cabernet franc, el 2 de junio. La floración resultó óptima pese a la frecuencia de precipitaciones registrada a lo largo de este periodo.
El envero se mostraba ya avanzado entre el 30 de julio y el 8 de agosto, según la variedad.
Los meses de agosto, septiembre y octubre fueron muy secos, y aseguraron una perfecta maduración de los racimos y un estado sanitario irreprochable.
La vendimia se llevó a cabo entre el 10 de septiembre y el 11 de octubre, bajo unas condiciones óptimas.
2018 ya promete ser una de las grandes añadas de la propiedad.

DESCUBRE TODOS LOS VINOS DE VENTA A LA AVANZADA 2018 DE CHEVAL BLANC AQUÍ

Impactos: 165

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *