Versió en català

Después de un segundo invierno consecutivo sin lluvia, en primavera la viña empezó muy lentamente, mostrando cansancio, como si las plantas no se hubieran recuperado del calor del 2011 y con pocos recursos para desarrollar una nueva masa foliar. Los brotes eran finos y la masa foliar escasa. En junio la floración se desarrolló de manera uniforme pero lentamente. Se hizo patente que las plantas querían contener su energía a medida que se sucedían todas las etapas de desarrollo; hecho que evitó el nerviosismo y el bloqueo. El envero de las uvas transcurrió de manera uniforme y muy lentamente, e incluso el calor de agosto no pudo infligir suficiente estrés en las plantas para bloquear la maduración, que se hizo evidente a finales de septiembre, cuando las pruebas mostraron que aunque los azúcares fueron inusualmente bajos, la acidez había ido bajando rápida y continuamente. El mínimo esfuerzo por parte de las cepas en una última instancia provocó que la maduración continuara ininterrumpidamente hasta mediados y final de octubre.

Descubre aquí los vinos de la añada 2012 de Andrea Franchetti en Toscana y en Sicilia.

Impactos: 41

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *