Toscana 2015 por Andrea Franchetti

Unas largas vendimias en Trinoro

17 de septiembre

Un color amarillo se respira en el aire de la Val d’Orcia, los días han empezado a ser solemnes: ¡El otoño! Las uvas siguen su curso, aunque la fatiga de las plantas que han hecho todo su ciclo empieza a notarse. Hace unos días me paseé por las parcelas para catar el merlot, que madura siempre antes que las otras variedades. Creo que pasado mañana ya podremos decidir por qué parcelas empezamos a vendimiar, entre tres o cuatro.

22 de septiembre

Después del calor procedente de África de este verano, el terreno quedó bastante árido provocando que las pieles de la uva se arrugaran. Pero los días 14, 15 y 21 de septiembre llovió mucho, ya que
el suelo y los viñedos estaban muy secos y pudieron absorber toda el agua permitiendo a la uva desarrollarse hasta hoy. Estamos vendimiando grandes cantidades de un merlot de gran calidad, de bayas pequeñas y piel firme, con la madurez óptima y niveles de azúcar y acidez bajos. Estoy vendimiando antes que la intensidad aromática y estructura se diluyan, una decisión que designará el estilo del vino, ya que este año, quiero vinos oscuros, sólidos y profundos. La presión de la luna está provocando una aceleración en la maduración de la uva, provocando que el mosto se oscurezca según nuestros tests realizados bajo la luz de neón del laboratorio. Durante la noche todavía estábamos cargando los carros con cajas, tropezando con la tierra dura y el viento bajo las luces del tractor.

24 de septiembre

Nos damos prisa en vendimiar las últimas uvas de merlot, bajo la luna y el hielo. Hace mucho frío, pero el merlot está finalmente a punto. Todas las cajas están llenas con uvas negras preciosas como caviar. La globalidad de la cosecha del merlot, 45 toneladas, parece proceder de nuestras mejores parcelas. 2 de octubre: Está gris y hace mucho viento. El merlot esconde un color rojo imperial en su mosto negro. Excepcionalmente las pieles gruesas que desarrolló la uva durante el mes de julio, las hemos tenido que trabajar mucho en los depósitos, para poder extraer el color. Los primeros depósitos han estado fermentando diez días. El vino parece que se haya lubrificado, ha tomado diferentes capas de sabor mientras ha estado en contacto con la materia espesa que todavía le está aportando estructura. El segundo grupo de depósitos de merlot, vendimiado sólo tres días más tarde, son dulces, afrutados y profundos. Así de rápido avanzaba su grado de maduración de la uva mientras vendimiábamos. Este año tendremos dos estilos completamente diferentes de merlot.

about-history

 2 de octubre

Está gris y hace mucho viento. El merlot esconde un color rojo imperial en su mosto negro. Excepcionalmente las pieles gruesas que desarrolló la uva durante el mes de julio, las hemos tenido que trabajar mucho en los depósitos, para poder extraer el color. Los primeros depósitos han estado fermentando diez días. El vino parece que se haya lubrificado, ha tomado diferentes capas de sabor mientras ha estado en contacto con la materia espesa que todavía le está aportando estructura. El segundo grupo de depósitos de merlot, vendimiado sólo tres días más tarde, son dulces, afrutados y profundos. Así de rápido avanzaba su grado de maduración de la uva mientras vendimiábamos. Este año tendremos dos estilos completamente diferentes de merlot.

9 de octubre

Ahora toca esperar el cabernet franc, ¿parece más lento este año? Una semana antes, Trinoro ha vuelto a ser seco, haciendo que el líquido de la uva se evaporara. Días después llegaron lluvias ligeras y poco regulares al principio. Más tarde se intensificaron volviendo a ser violentas. Con ellas llegó el calor y las enfermedades. Los tractores avanzan por las viñas esparciendo una nube de própolis. Finalmente el sol sale triunfador. El clima se vuelve suave, la uva mantiene su piel gruesa, está muy activo y evoluciona, así que continúo esperando el momento oportuno.

12 de octubre

Hemos estado vendimiando durante todo el día con un equipo muy rápido que han cogido 17 toneladas de un cabernet franc extraordinario con una paleta aromática muy diversa, justo a tiempo, ya que una nueva perturbación amenaza con destruir la uva trayendo tres días de lluvias. Con lo que ya tengo en bodega, ya podría hacer un buen Tenuta di Trinoro y dos magníficos cabernet franc parcelarios. He decidido dejar madurar la uva en los viñedos de Camagi. Están en muy buena forma así que superarán las lluvias, además están situadas en la montaña donde espero que el viento seco y frío sople durante la noche.

18 de octubre

El día 16 de octubre, después de las lluvias, hay una maduración violenta e imprevista de la uva. Vimos como el pH del cabernet franc de Camagi pasaba de 3,6 a 4,26 en una tarde, el incremento más rápido que he visto nunca. Vendimiaré el cabernet franc que ha quedado en el viñedo, entre hoy y mañana, y empezaré con el cabernet sauvignon. Traté las otras parcelas de cabernet sauvignon con cera, y con un poco de suerte aguantará hasta que la vendimiemos, hacia el 24 de octubre, junto con el petit verdot que está plantado en las montañas.

about-philosophy1

26 de octubre

Recogimos un formidable cabernet sauvignon y petit verdot ya que el clima en la montaña se volvió frío y con viento. Hemos conseguido un cabernet sauvignon noble, nítido y maduro y un petit verdot peculiar e intenso. Los dos solos podrían hacer otro tercer vino, pero he decidido mezclarlos con el carácter profundo del merlot y del cabernet franc en Tenuta di Trinoro.

2 de noviembre

He catado todos los vinos, y hemos tenido una añada muy elegante y consistente, que contiene una complejidad sincera de la uva vendimiada. El merlot es complejo y exquisito, el cabernet franc vendimiado antes del 13 de octubre es atrayente, afrutado y de un gran frescor, y aquél recogido más tarde es muy profundo.

Es difícil obtener un vino que es a la vez maduro, con detalle y ágil. Mirado globalmente ha sido un año energético para la planta: después de unas condiciones calurosas y secas durante la época vegetativa, llegó un periodo lluvioso. Las plantas absorbieron el agua fácilmente, sacrificando la mitad de su sistema foliar y desarrollándose utilizando el agua. Mantuvieron el fruto intacto hasta la tarde de vendimia bastante tardía, que nos ha permitido obtener un vino complejo y delicioso. Este año no ha habido ni el tamaño ni el alcohol que un agosto caluroso produce. Estoy contento porque tomé las decisiones acertadas y pude aprovechar de la manera adecuada cada lluvia. Algunos podrían haber muerto después de una añada como esta. Ayer por la noche el juego se acabó. Era por la tarde, estaba entre las viñas y de repente vi a la naturaleza actuar, pasó sin ninguna razón, y después, cuando intenté reflexionar, lo perdí”.

 Descubre todos los vinos de Tenuta di Trinoro aquí

Impactos: 6

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *