Venta a la Avanzada 2016. La situación del mercado

Por Vila Viniteca

Cuando en el año 1999 ofrecíamos por primera vez a todos nuestros clientes la posibilidad de comprar a la avanzada L’Ermita 1998 muchos pensaron que estábamos locos. ¿Quién iba a adelantar su dinero por un vino del Priorat que además se proponía a un precio carísimo? Aquel sistema de venta por adelantado, en Primeur –como dicen los franceses– o a la avanzada –como lo bautizamos nosotros– era tradicional en el comercio de los grandes châteaux de Bordeaux pero completamente inédito en España. Entre los grandes vinos españoles el pionero fue Peter Sisseck con su inicial Pingus 1995 que propuso a su importador americano, a un négociant francés y a algún reputado importador europeo. En España no empezamos a venderlo hasta las cosechas 1997-1998. Álvaro Palacios le siguió, ofreciendo L’Ermita 1997 en exportación y ya con la cosecha 1998 también empezó Artadi con Pagos Viejos y Viña El Pisón, y Marcos y Miguel Eguren con su Numanthia en Toro.

En estos 18 años que llevamos proponiendo la venta a la avanzada en España, muchas cosas han cambiado. Quizás con el paso del tiempo y la consolidación internacional de estos vinos, ya casi nadie duda de la magia de estos viñedos históricos comparables a los que pueda haber en las mejores zonas de otros países. Seguramente en los blancos aún estamos lejos de esta percepción y tendremos que esperar una década más.

En general, el mundo de los grandes vinos españoles nunca había vivido un momento tan apasionante. No sólo los vinos que ofertamos a la avanzada se agotan, sino que por fin también ocurre –como en numerosas bodegas de Francia, Italia, Alemania y EE. UU.– que muchos elaboradores cuelgan el cartel de vendido. Al grupo de los deseados Alión, Aalto, Pago de Carraovejas, Belondrade y Lurton, Emilio Rojo… se les han añadido bodegas como Pago de los Capellanes, Muga, Marqués de Murrieta, López de Heredia o Rafael Palacios que se ven obligados a interrumpir el servicio por falta de vino.

Un gran éxito de los mejores elaboradores, que en los últimos años apostaron radicalmente por hacer las cosas muy bien y por viajar para aprender y para vender.

¿Y realmente, qué sucede con la campaña de avanzadas 2016?

Durante los meses de abril y mayo percibimos una inquietud de compra inédita hasta la fecha. El inicio de la venta a finales del mes de junio ha sido fulgurante. Nunca en campañas anteriores habíamos visto tanta ilusión generalizada –entre clientes profesionales y también particulares– por hacerse con más vino que en ediciones anteriores.
Los vinos de Álvaro Palacios en Priorat continúan siendo unas de las estrellas de la venta a la avanzada. Actualmente apenas se encuentran en el mundo botellas de añadas anteriores de Dofí o L’Ermita y su nuevo y deseado vino de parcela, Les Aubaguetes, continúa siendo objeto de deseo en esta segunda añada, a pesar de que los que compraron unas botellas del 2015 aún no las hayan recibido físicamente.

De Descendientes de J. Palacios en Bierzo existe una gran demanda de Corullón (su Vino de Villa) que, como ocurre con sus dos Vinos de Viña Clasificada, Las Lamas y Moncerbal, apenas quedan añadas históricas en tiendas y restaurantes. Como factor preocupante, la añada 2017 se anuncia muy corta debido a las fuertes heladas que han dañado gravemente el viñedo. El lado positivo de la cosecha 2017 es que será la primera elaborada en su novísima bodega –obra del arquitecto Rafael Moneo–, con mucho más espacio y unas posibilidades fantásticas para trabajar mucho mejor. Si los vinos de Ricardo y Álvaro Palacios han llegado ya tan alto, ¿hasta dónde serán capaces de sorprendernos en las próximas cosechas con unas instalaciones tan mejoradas?

En Rioja, Quiñón de Valmira es el vino deseado. Las poquísimas botellas del inicial 2014 desaparecieron antes de llegar a las estanterías y a las cartas de los restaurantes. 2015 se entregará el próximo otoño y 2016 se presenta magnífico.

En Ribera del Duero los vinos de Peter Sisseck continúan teniendo una demanda internacional que impresiona. Pingus y Flor de Pingus se agotan y tienen una revalorización espectacular. PSI, su vino de más volumen, ya prácticamente sólo se puede conseguir a la avanzada y ya son muchos los restaurantes que compran unas cuantas cajas para que el vino no falte en sus cartas durante todo el año. Al gran nivel de sus 2016 se añade el factor de una incierta cosecha 2017 que también vendrá marcada por los bajos rendimientos debido a la gran helada del 28 de abril.

En Burdeos, con la cosecha 2016, el Château Rocheyron de Peter Sisseck y Silvio Denz ofrece su mejor añada. Un valor cada vez más sólido en Saint-Émilion que poco a poco se va ganando una buena demanda internacional. Marcos y Miguel Eguren continúan triunfando con su largo e insólito catálogo de etiquetas de alto standing. Con la cosecha 2016 sus grandes vinos de Rioja y Toro sobrepasan aún más el nivel de las últimas añadas. Como novedad, este año presentan dos nuevos vinos en Rioja. El primero, que aparecerá en otoño es el increíble Sierra Cantabria CVC: un guiño y un homenaje a los históricos vinos de la zona elaborados con una mezcla de vinos de diferentes cosechas. Lógicamente, aquí el perfil se aproxima más –en concepto y precio– a un Reserva Especial de Vega Sicilia que a un vino de supermercado de una bodega más industrial. El segundo, Sierra Cantabria Mágico 2016 que ofertamos a la avanzada. Una parcela de apenas 1,18 hectáreas coplantada con tempranillo, garnacha, graciano y variedades blancas. Seguramente el vino más delicado de la familia. Una gran botella.

En Teso La Monja la añada es espectacular. Alabaster tiene un equilibrio, intensidad y sofisticación de gran clase. Recomendamos comprar.

Por primera vez en los 20 años de historia de la Bodega Contador de Benjamín Romeo ofrecemos en rigurosa exclusiva mundial a la avanzada su vino más deseado: Contador 2016. Una añada estratosférica e imprescindible que proponemos ahora al mejor precio. Compra muy recomendada.

Artadi presenta con la cosecha 2016 dos nuevos vinos de parcela: San Lorenzo de Quintanilla y La Morera de San Lázaro. Sus vinos en esta añada alcanzan cotas altísimas de refinamiento y profundidad. ¿Se puede pedir más a los 2016 de La Poza de Ballesteros o a Viña el Pisón? Botellas imprescindibles que casi duplicarán su precio cuando se ofrezcan físicamente en otoño 2018.

Las parcelas que Daniel Gómez Jiménez-Landi y Fernando García miman en la Sierra de Gredos continúan marcando tendencia. Sus garnachas de altura ofrecen unos grandes vinos de perfil fragante que no han dejado indiferente a un gran número de importadores y sommeliers. A pesar de que la cosecha 2016 ha sido de las más abundantes en producción, la grandísima demanda y la excelencia de la añada hacen que también en esta añada sus vinos se agoten exclusivamente en la venta a la avanzada y que sea prácticamente imposible conseguir una caja cuando las botellas estén disponibles. En esta 2016 todas sus cuvées impresionan. Con las tres granizadas del pasado 7 de julio la cosecha 2017 promete ser muy corta. Los precios no harán más que aumentar en los próximos años. En el Rhône, Michel Tardieu sigue ofreciendo unas grandísimas cuvées –imposibles de conseguir si no es a la avanzada– tanto en el norte como en el sur de la región.

Los vinos de Hervé Bizeul continúan añada tras añada entre los referentes del Languedoc-Roussillon. Con la cosecha 2016 propone dos novedades: Un faune avec son fifre sous les oliviers sauvages Blanc y Aimer, Rêver, Prier, Se Taire. Los precios de su oferta a la avanzada continúan invariables desde hace 10 cosechas.

Hace 10 años ofertábamos en exclusiva mundial los dos tintos icono de Niepoort en el Douro: Batuta y Charme. Con la cosecha 2016 incorporamos también del Douro su gran blanco, Coche, además de sus referencias de Bairrada, Poeirinho y Vinhas Velhas y de Dão, Conciso.

Aunque Italia sea un país poco dado a la venta en Primeur, con esta ya son diez las añadas desde que ofreciéramos los grandes tintos de Andrea Franchetti en Toscana y Sicilia. Unos vinos que van ganando añada tras añada en precisión y profundidad.

La 156ª venta de los Hospices de Beaune supuso un regreso a la normalidad de precios después del récord marcado con la cosecha 2015. Después de catar las 47 cuvées elaboradas de la añada 2016 decidimos pujar por diferentes lotes para finalmente comprar a precios razonables 3 barricas y 1/5 de tinto y 4 de blanco. Los pinot noir 2016 mostraban un estilo menos opulento que los 2015 y los chardonnay tenían una bella frescura. Como de costumbre encargamos a Joseph Drouhin y Louis Jadot –dos de los más prestigiosos négociants– su crianza y embotellado.

La campaña de los vinos 2016 en Burdeos se ha desarrollado de una manera bastante previsible. La inquietud y la predisposición compradora en la mayoría de los mercados anunciaban a priori un aumento generalizado de precios. Las heladas bastante extendidas en el bordelés de los pasados 27 y 28 de abril –con la consiguiente reducción importante de la futura cosecha 2017– certificarían el aumento de tarifas de la mayoría de châteaux. Finalmente, sobre un total de 360 vinos, el aumento promedio ha sido del 10,17% y 180 se han vendido más caros que en la cosecha 2010. En general se han vendido a la avanzada casi todas las cajas ofertadas por los châteaux a los négociants. Las bodegas más prestigiosas han guardado una parte considerable de la cosecha 2016 para revender dentro de unos años. La buena tesorería generalizada de los châteaux, la previsión de una futura gran demanda de los 2016 a precios mucho más elevados y la expectativa ante una pequeña cosecha 2017 han ocasionado esta situación.

Descubre todos los vinos disponibles en la venta a la avanzada 2016 aquí

Impactos: 107

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *