Domaine Henri Magnien et Fils

Domaine Henri Magnien et Fils
Bourgogne
Gevrey-Chambertin
Foundation year: 1987

Esta pequeña bodega familiar fue fundada en 1987 por Henri Magnien, quien cedió la gestión del Domaine a su hijo François. Aunque es una bodega joven, la familia ya tenía una clara vocación vitícola desde el año 1700. Desde 2009, es el hijo de François, Charles Magnien, quien se encarga de mantener vivo el legado de las 12 generaciones de vignerons que le preceden.
Casi desconocido fuera de Bourgogne y de la órbita francesa, Charles es un joven elaborador que trabaja poco más de 6 ha situadas en la colina de Côte de Saint-Jacques, una zona enclavada al oeste de Gevrey-Chambertin, cuyos viñedos se quedaron a las puertas de alcanzar la categoría Grand Cru durante la clasificación de 1930.
Es en Gevrey-Chambertin donde posee 32 parcelas repartidas entre las 0,25 ha del 1er Cru Les Champeaux, las 0,33 ha del 1er Cru Estournelles Saint-Jacques, las 0,26 ha en el 1er Cru Lavaux Saint-Jacques y las 1,47 ha en el 1er Cru Les Cazetiers. Además, también dispone de 0,16 ha en el Grand Cru Ruchottes-Chambertin, un viñedo cuya denominación comparte con tan solo otros siete viticultores.
La bodega está situada en la parte antigua de Gevrey-Chambertin, junto a su parcela más prestigiosa, el 1er Cru Les Cazetiers. Charles Magnien acaba de ampliar la bodega después de haber reformado por completo sus instalaciones con el objetivo de trabajar más cómodamente y pensando en la expansión que ya empezó en 2013 con la adquisición de una parcela en el lieu-dit Champerrier.
Actualmente elabora vinos tintos exclusivamente a partir de un clon ancestral de pinot noir que llama pinot Magnien, obtenido mediante una cuidadosa selección masal por sus antepasados en 1850. Realiza una vendimia manual con una triple selección: en el viñedo, antes del despalillado y después, grano a grano. Solo los que permanecen enteros y en buen estado se mantienen en maceración en frío durante una semana antes de comenzar la fermentación alcohólica, que realiza con frecuentes bazuqueos y remontados.
El vino se desfanga, dejándolo reposar unas horas antes de que se trasiegue a barricas de roble, donde realiza la fermentación maloláctica. Para la crianza trabaja en colaboración con la tonelería Cavin para la fabricación de unas barricas que favorezcan la expresión de la fruta por encima de la madera y que otorguen un buen potencial de guarda.
Los vinos clasificados como 1er Cru se mantienen unos 10 meses en barricas de roble, un 25% nuevas, un porcentaje que sube al 100% en la crianza de su Grand Cru. Desde la añada 2011 la fecha de embotellado se rige por el calendario lunar.