Domaine de L'Arlot

Domaine de L'Arlot
Borgoña
21700 Premeaux-Prissey - France
Año de fundación: 1891

La historia de la bodega comenzó a finales del s. XVIII, cuando Jean Charles Viennot construyó un cercado de piedra alrededor de su casa y finca. Se creaba así Clos de l’Arlot, un monopole 1er Cru de 0,87 hectáreas en la comuna de Nuits-Saint-Georges y que toma su nombre del río Arlot, que discurre por la propiedad y cruza el pueblo cercano de Premeaux.
En 1891 Jean Charles vendió el terreno a Jules Belin, un négociant que añadió a la propiedad el monopole de Clos des Fôrets Saint-Georges y Clos du Chapeau. El Domaine permaneció en manos de la familia Belin hasta 1987, momento en el que el grupo AXA Millésimes lo compró y amplió las parcelas en propiedad añadiendo dos parcelas de los reputados Romanée-Saint-Vivant Grand Cru y Vosne-Romanée 1er Cru Les Suchots. AXA Millésimes también es propietaria de los reputados Château Pichon Baron, Château Petit-Village y Château Suduiraut en Bordeaux; Quinta do Noval en Porto, Disznoko en Tokaj y Outpost en Napa Valley, entre otros.
Jean-Pierre de Smet, fuertemente influenciado por figuras como Anne-Claude Leflaive, de Domaine Leflaive, o Patrick Bize, de Domaine Simon Bize, fue el director técnico de la bodega hasta 2007, momento en el que dio paso a Christian Seely, quien había trabajado con él desde 1998. Actualmente, y desde 2014 la directora técnica de la bodega es Géraldine Godot.
La bodega cultiva cerca de 15 hectáreas de viñedo, la mayoría plantadas con pinot noir, aunque también elaboran dos vinos blancos con chardonnay: Nuits-Saint-Georges 1er Cru Clos de l’Arlot y Cuvée La Gerbotte. Desde el año 2000 los trabajos del campo siguen las prácticas de viticultura ecológica que se complementan con preceptos biodinámicos.
Durante la vendimia se seleccionan manualmente los mejores racimos, que pasarán por una segunda selección en bodega. La fermentación comienza espontáneamente, y en el caso de los tintos, se realiza una ligera maceración, con bazuqueos y remontados suaves. El tostado de las barricas de madera es muy ligero, lo que evita la presencia de aromas ahumados y especiados en el vino. La crianza suele alargarse un año y medio.