Domaine François Lamarche

Domaine François Lamarche
Borgoña
9, rue des Communes - 21700 Vosne-Romanée

Ofrecemos en exclusiva y por segunda vez los vinos de François Lamarche. Una bodega propietaria del mítico Grand Cru monopole La Grande Rue –situada entre La Romanée-Conti y La Tâche–, y su excepcional Cuvée 1959, cuyas uvas se utilizaban hasta 1959 para elaborar La Tâche y que se vinificó por separado por primera vez en 2014. Un gran tinto con una carga muy profunda de fruta y en perfecta armonía.
En junio de 2013, una trágica noticia sacudía al mundo del vino: François Lamarche fallecía en un accidente a los 69 años. Este apasionado vigneron, cuya familia elaboraba vino en Bourgogne desde 1740, finalizaba su trayectoria vital subido a su tractor. Dejaba un renombrado legado familiar en las mejores manos: las de su hija Nicole y su sobrina Nathalie, quienes ya llevaban años trabajando con él.
En 1989, tras relevar a su padre Henri, François había logrado clasificar como Grand Cru su monopole La Grande Rue, que venía a sumarse a los otros tres Grands Crus y cinco Premiers Crus trabajados por la familia durante años.
En 1959, Domaine Lamarche y Domaine de la Romanée-Conti decidieron intercambiarse parcelas, incluyendo viñas en Les Gaudichots, La Grande Rue y Échézeaux. Como resultado, Lamarche añadió una superficie de 8,75 áreas de dichas parcelas a su propiedad de La Grande Rue. Antes de esta fecha, las uvas de esas parcelas se utilizaban para elaborar La Tâche. Finalmente, La Grande Rue tiene una extensión de 1,65 hectáreas, aunque estas parcelas añadidas en 1959 se elaboran por separado bajo el nombre de “La Grande Rue Cuvée 1959”.
Las aproximadamente 11 hectáreas del Domaine François Lamarche abarcan suelos de una gran diversidad geológica: desde composiciones ferruginosas a otras donde predomina la arcilla, todas ellas combinadas con roca y arena calcárea, emblemática de la región. Las cepas tienen entre 30 y 40 años, entre las que reina indiscutiblemente la variedad pinot noir, a pesar de una pequeña concesión a la aligoté. La vendimia se realiza manualmente, y los racimos se trasladan a la bodega en pequeños capazos para evitar el aplastamiento de las bayas. Allí son –según el caso– total o parcialmente despalillados, macerados en frío y prensados hidráulicamente.
Los vinos maduran en barricas de roble francés entre 14 y 20 meses, dependiendo de la parcela, las particularidades de la añada y la edad de la barrica (las nuevas nunca superan el 50%). Los vinos se embotellan sin filtrar ni clarificar.