Selección del mes

“Novedades”

1 Garmón 2015 (DO Ribera del Duero)
1 Manuel Manzaneque Mil Cepas Bobal 2016 (DO Valencia)
1 Castaño Santa 2014 (DO Yecla)
1 Batlliu Vi Bord 2016 (DO Costers del Segre)
1 Mas Romeu Senglar 2015 (DO Empordà)
1 Màquina & Tabla Páramos de Nicasia Blanco 2017 (Vino de la Tierra de Castilla y León)

Precio especial socios de “El Club”: 92,95€

Este mes en la selección de “El Club” le ofrecemos la posibilidad de disponer de algunos vinos recién llegados, novedades de diversas bodegas y zonas vitivinícolas, con un nexo común: la pasión de sus elaboradores por su terruño y su empeño en reflejar sus paisajes en cada botella. Garmón 2015 es una de las creaciones del maestro de la tempranillo, el enólogo Mariano García. Manuel Manzaneque y su esposa Paloma Mínguez presentan su Mil Cepas Bobal 2016, procedente de una pequeña parcela de 0,9 ha de viñedo de 70 años. Por su lado, Ramón Castaño, uno de los máximos valedores de la monastrell, nos ofrece desde Yecla su Santa 2014, uno de sus vinos de producción más limitada y una excelente expresión de esta variedad. Desde el Pirineo, Batlliu de Sort con su Vi Bord 2016 nos ilustra la recuperación de la viticultura de alta montaña. Del Empordà nos llega, impulsado por la tramuntana, Mas Romeu Senglar 2015. Y después de los tintos, un blanco de Màquina & Tabla, Páramos de Nicasia 2017, que inspirado en los tradicionales vinos ‘Pálidos’ de Toro, es un excepcional ensamblaje de malvasía castellana y verdejo. ¡No se los pierda!

header_seccio_club_setembre_es

GARMÓN CONTINENTAL. DO RIBERA DEL DUERO

Con Garmón Continental, Mariano García junto a sus hijos Alberto y Eduardo completa su particular trilogía de vinos y bodegas en el valle del Duero -Mauro (Tudela de Duero) y San Román (Toro)- con un apasionante y exclusivo proyecto familiar sustentado en el viñedo, con la variedad tempranillo o tinto fino como protagonista principal, y cuya producción no superará las 80.000 botellas anuales. La nueva bodega se ubica en el Pago de la Barca, una finca de 3 hectáreas a orillas del río Duero, en el municipio de Olivares, apenas a 15 km de Bodegas Mauro. Con Garmón, la familia García apuesta por una viticultura ancestral y minifundista, de viñedos viejos poco vigorosos y clones autóctonos, situados en zonas ribereñas altas, frías y continentales con un ciclo de maduración más largo y vendimia más tardía.

La añada 2015 se caracterizó por un invierno y primavera templados con adelanto de la brotación en una añada muy seca. Una vendimia precoz, con excelentes condiciones para la maduración al final del ciclo debido a las temperaturas diurnas moderadas y nocturnas bajas. En un contexto climático continental, nuestra recolección comenzó el 30 de septiembre en La Aguilera y concluyó diez días más tarde en Tubilla. Vinos amables, intensos, de gran carga frutal.

Garmón 2015 se elaboró exclusivamente con tempranillo procedente de una selección de viñas de entre 30 y 80 años cultivadas en pequeños minifundios de cinco municipios situados en áreas orientales de la Ribera del Duero: La Aguilera, Moradillo, Baños y Tubilla, con suelos predominantemente arcilloso-calcáreos y areno-arcillosos, y rendimientos de entre 3.000 y 4.000 kg por ha. La altitud de estos viñedos, entre 850 y 1.000 metros, además de la frescura y lenta maduración en este tipo de suelos, confieren nervio, profundidad y una controlada madurez. Su fermentación alcohólica y maceración con levadura autóctona se prolongó durante 12 días, con remontados diarios y temperaturas de hasta 28º. La posterior crianza fue de 16 meses en barricas de roble francés. En junio 2017 se embotellaron 45.936 botellas y 1.768 magnums.

Garmón 2015 tiene un seductor color rubí profundo e intenso. En nariz desprende perfume de frutas rojas y negras maduras combinadas con una delicada nota de especias dulces como la vainilla y el coco que le otorga su paso por barrica. En boca se desliza con una textura densa y con grasa, dejando suculentos recuerdos de moras y grosellas negras y con un punto balsámico que le confieren frescura y un buen equilibrio. Ideal para acompañar carnes guisadas y a la brasa, desde cordero al horno o un filete con salsa, así como quesos de cabra curados. Disfrutarlo a partir de ahora y durante los próximos 4 años, servido en la copa Cabernet/Merlot de la serie Vinum de Riedel (6416/0) o la Syrah de la serie Vinum de Riedel (6416/30) entre 14 y 16ºC.

¡Ea! VINOS DE MANUEL MANZANEQUE SUÁREZ. DO VALENCIA

Es la iniciativa personal y familiar del joven enólogo y viticultor Manuel Manzaneque junto a su esposa Paloma Mínguez. Este pequeño y joven proyecto nace en 2011 cuando Manuel decide comenzar una nueva andadura, buscando viñedos viejos para elaborar vinos de calidad. Tras varias pruebas con distintas variedades en el suroeste de la provincia de Cuenca (Vino de la Tierra de Castilla), como la bobal, la garnacha tintorera, o la cencibel, nace su primer vino, ¡Ea!, cencibel de viñas viejas, de 40 a 70 años, buscando aunar la tipicidad del terruño y tradición de la zona con la elaboración de un vino con respeto a la materia prima y sobre todo hedonista. Poco después, en 2013 elabora ¡Ea! Blanco, un ensamblaje de macabeo y airén con un toque de sauvignon blanc. Y en 2014 elabora su primer vino de parcela, Mil Cepas, procedente de una pequeña parcela con un suelo diferenciado de los demás, arenoso y con grava en el subsuelo (a diferencia del resto que son suelos más calizos y arcillo-calcáreos), que le aporta matices diferentes aun tratándose de la misma variedad, cencibel 100%. Se elabora con una cuidada viticultura y dándole todos los cuidados posibles, tanto en viña como en bodega. Y con el mismo concepto, en 2016 elabora Mil Cepas Bobal: parcela pequeña, suelo arenoso, viñedo de 60 años y viticultura ecológica, en este caso procedente de un viñedo en Casas del Rey, en la DO Valencia.

La añada 2016 tuvo un verano caluroso, con algo de lluvia en sus últimos días y un final de maduración más fresco, con amplias diferencias de temperatura entre el día y la noche, que le aporta al vino una gran frescura y elegancia, con mucha fruta, notas florales y una buena tensión.

Manuel Manzaneque Mil Cepas Bobal 2016 se elabora exclusivamente con uvas de la variedad autóctona bobal, procedentes de una sola parcela, Paraje La Palomera, de 0,9 ha de viñedo de 70 años, situada en Casas del Rey, una pequeña pedanía en la zona de interior de la provincia de Valencia e integrada en el parque natural de las Hoces del Cabriel. La zona presenta un clima mediterráneo con una ligera continentalización debido a la altura y lejanía respecto al mar. La parcela cuenta con suelo arenoso con grava en el subsuelo, pobre, fresco, suelto y bien drenado y está rodeado de un bonito paisaje de monte situado a una altitud que ronda los 730 m. Todos los trabajos del viñedo, poda de invierno, poda y vendimia en verde, seguimiento de la maduración son realizados por Manuel, Paloma y su equipo, y sólo se han realizado tratamientos naturales en la viña, y el viñedo y el vino están certificados como ecológicos. La vendimia se llevó a cabo el 10 de octubre, en el momento óptimo de maduración de la parcela. Se vinificó con el grano entero, sin estrujar, y con el 15% de racimo entero, con el raspón. Se le dio una maceración prefermentativa en frío de 4 días a 12ºC para la extracción de aromas. La fermentación fue a 22ºC en lagares con levadura autóctona, buscando el respeto y la tipicidad de la materia prima. Posteriormente realizó la fermentación maloláctica de forma espontánea y la crianza de 14 meses en barrica de roble francés de un vino. En la búsqueda de la excelencia, se ha incorporado el primer tapón de corcho natural del mundo con garantía de TCA no detectable, tecnología NDtech. Sólo 1.436 botellas, una gran parte de las cuales reservadas para los socios de El Club.

Para Manuel Manzaneque, “Mil Cepas, nuestra gama de Vinos de Parcela, es el orgullo de nuestra familia, que ampliamos con este bobal de viñedo viejo, ecológico, con un terruño único de suelo arenoso, un vino muy directo con mucha fruta, y notas florales, en boca es fresco, y con buena tensión”.

Manuel Manzaneque Mil Cepas Bobal 2016 tiene un color granate vivo y brillante. En nariz revela aromas delicados de violeta conjugados con notas de frutas rojas en compota que recuerdan las cerezas y las frambuesas, con una leve punta de hierbas aromáticas como el romero. En boca es suculento como un zumo de frutas rojas, con una textura aérea compuesta de unos taninos fino pero bastante presentes. Persistentes recuerdos finales de frutas de bosque como las grosellas. El vino perfecto para tomar desde con embutidos como el jamón o la butifarra blanca hasta con carnes rojas guisadas o a la brasa, así como con quesos de oveja y vaca cremosos. Para disfrutar desde ahora y durante los próximos 3 años, servido entre 14 y 16ºC en la copa Chianti de la serie Vinum de Riedel (6416/15) o la Red Wine de la serie Degustazione de Riedel (489/0)

FAMILIA CASTAÑO. DO YECLA

El actual prestigio de Bodegas Castaño se debe, sin duda, a la firmeza y la fuerza de Ramón Castaño Santa, quien apostó por la calidad, siempre apoyada en la variedad con mayor arraigo en la zona: la uva monastrell. La relación de la familia Castaño con el mundo del vino se remonta a varias generaciones atrás, tanto de viticultores como elaboradores. Ya en 1950, Ramon Castaño Santa había construido una nueva bodega, modernizando y actualizando los medios técnicos y ampliando los viñedos familiares. Pero no fue hasta 1980 cuando empezó a embotellar. Al principio esta actitud pareció demasiado atrevida en el conservador mundo vinícola de Yecla, ya que la monastrell permitía una fácil comercialización en el mercado de granel. Desde entonces hasta nuestros días, la obsesión por la calidad ha guiado la trayectoria de esta bodega. Ya en los 90, y con la incorporación completa de sus tres hijos, Ramón, Juan Pedro y Daniel, comienza la andadura internacional, con presencia en ferias, viajes de prospección, presentaciones y catas. Es este el momento de los primeros reconocimientos y distinciones tanto a nivel nacional como internacional. Desde entonces la Familia Castaño ha sido pionera en la zona, experimentando con la variedad monastrell, tanto en varietal como en ensamblaje. Actualmente Bodegas Castaño posee una extensión de viñedos de más de 400 hectáreas, repartidas en cuatro parcelas situadas en diferentes puntos de la Denominación de Origen Yecla, situada en el norte de la provincia de Murcia. Las viñas están situadas a una altitud entre 500 y 750 metros sobre el nivel del mar, con un clima continental, con veranos cálidos, e inviernos fríos, y escaso índice de lluvias que suele situarse en torno a los 320 l/m2 anuales. Los suelos son fundamentalmente de tipo calizo, profundos con buena permeabilidad, pobre en nutrientes, rico en minerales y con bajo contenido en humus.

Castaño Santa 2014 es uno de los vinos de producción más limitada de Familia Castaño. Está elaborado con un ensamblaje de uvas de la variedad monastrell (90%) y garnacha tintorera (10%) cultivadas en estricto secano. La viña cuenta con más de 45 años de edad y crece a unos 750 metros de altitud, con orientación sur, sobre suelos pedregosos y arenosos y subsuelo calizo. Las cepas se cultivan con una conducción en vaso y poda corta. El rendimiento se sitúa entre los 1.500 y los 2.000 kilos de uva por hectárea y la densidad de plantación es de alrededor de 1.600 cepas/ha. La uva se vendimió entre septiembre y octubre, y la fermentación se prolongó durante 16 días a temperatura controlada entre los 26 y los 28ºC. Posteriormente realizó la fermentación maloláctica, tras la cual reposó en crianza durante diez meses en barricas de roble francés y americano.

Sobre la elaboración de Castaño Santa 2014, explica Ramon Castaño Santa que: "Las uvas autóctonas monastrell y garnacha tintorera, cuidadosamente seleccionadas de cepas viejas de secano y plantadas a cierta altitud, se ensamblan armoniosamente para conferir a Castaño Santa toda su expresividad y elegancia"

Castaño Santa 2014 tiene un precioso color rubí límpido y claro. En nariz es una sinfonía de frutas negras y rojas como las moras y los arándanos, con intensas notas balsámicas de hojas de eucalipto que le otorgan frescura, y un punto de laurel. En boca entra sedoso y delicado, a medida que se desliza por el paladar muestra su volumen y peso con una textura sedosa formada por unos taninos abundantes pero muy bien pulidos que le dan la estructura perfecta. En segundo plano aparece una frescura que le aporta un buen equilibrio y realza sus aromas que persisten al final de boca y que recuerdan las frutas rojas y el regaliz negro. El vino ideal para descorchar acompañando un plato de jamón o cecina, quesos de oveja curados, carnes asadas o unos canelones de ceps. Servir en la copa Cabernet/Merlot de la serie Vinum de Riedel (6416/0) o en la Syrah de la serie Vinum de Riedel (6416/30) entre 14 y 16ºC. Para tomar ahora o guardarlo en la cava particular hasta el 2022.

CELLER BATLLIU DE SORT. DO COSTERS DEL SEGRE

Batlliu de Sort nace de un grupo de emprendedores con la intención de retomar la elaboración de vino en Sort (Pallars Sobirà, Lleida) y así recuperar también una tradición, la del vino en el Pirineo, que se había perdido hacía más de 200 años. Los actuales socios del proyecto, Ramon y Aleix Aytés, Josep M. Rabasa y Guillem Puràs, trabajan con el asesoramiento de los enólogos Pep Aguilar y Patrick Morillo (Celler Comunica) para crear vinos de montaña que reflejen la esencia de la tierra en la que crecen y se elaboran. El lugar escogido fue una antigua pastura que había sido propiedad de los Condes de Pallars y que administraba la figura de un alcalde (batlle) y de ahí se puso el nombre de Batlliu de Sort. Se plantaron 6 hectáreas de viñas entre los 800 y los 920 metros de altura, rodeadas de montañas que alcanzan los 2.900 metros. Sus vinos se elaboran principalmente con las uvas pinot noir, garnacha tinta, tempranillo, merlot, riesling y viognier, aunque también cuentan con pequeñas plantaciones experimentales de otras variedades. La bodega se encuentra situada al lado de una antigua cabaña de montaña, con prados de suaves pendientes y las tradicionales paredes de piedra seca, rodeadas de bosques de robles y arces a los pies del Parc Nacional d’Aigüestortes, el Estany de San Maurici y el Parque Natural de l‘Alt Pirineu. En Batlliu de Sort se cultivan las viñas utilizando sólo los productos permitidos en agricultura ecológica. La vendimia se realiza de forma manual en pequeñas cajas de 16 kilos entre finales de septiembre y finales de octubre según las condiciones que marque cada año. La fermentación y crianza de los vinos tiene lugar en depósitos de acero inoxidable con una mínima intervención y niveles muy bajos de sulfuroso para ser fieles al perfil de vinos de montaña que quieren elaborar.

Batlliu Vi Bord 2016 se elabora con un ensamblaje de garnacha tinta, tempranillo y merlot aproximadamente a partes iguales, de uvas procedentes de parcelas situadas entre los 800 y los 920 m de altitud, de suelos arcillo-calcáreos. La vendimia, como corresponde a un clima de alta montaña, es tardía y se prolongó hasta finales del mes de octubre. La fermentación alcohólica se llevó a cabo en depósitos de acero inoxidable. En estos mismos depósitos el vino tuvo una crianza reductiva –sin contacto con el aire– de ocho meses con sus lías finas. El vino se embotelló sin filtrar.

Batlliu de Sort Vi Bord 2016 tiene un color granate cereza muy brillante y límpido. En nariz revela delicadas notas de frutas rojas maduras, pero guardando mucha frescura, como si estuvieran recién exprimidas, y se conjugan con notas de hierbas secas de bosque mediterráneo que recuerdan el romero, y un punto más floral de tomillo. En boca es sedoso y con grasa, se desliza por el paladar con unos taninos casi testimoniales, muy suaves y fundidos con el conjunto. Suculento y persistente, tiene un recuerdo final de frambuesas y grosellas y un punto de violeta. El acompañante ideal de todo tipo de entrantes, un surtido de embutidos y quesos curados, arroces de montaña, el carpaccio de ternera o carnes rojas a la brasa. Disfrútelo durante este otoño o guárdelo durante un par de años. Sírvalo ligeramente fresco entre 12 y 14ºC en la copa Chianti de la serie Vinum de Riedel (6416/15) o la copa Red Wine de la serie Degustazione de Riedel (489/0).

 CELLER MAS ROMEU. DO EMPORDÀ

La Bodega Mas Romeu es un proyecto que en 2001 recuperó la bodega histórica de la familia Serra en la masía familiar de Palau-saverdera, en el Alt Empordà. Se plantaron las cepas en las mismas tierras donde estaban las viñas antiguas. La bodega cuenta con 3,5 ha de viñedo que combinan variedades autóctonas con variedades francesas y mediterráneas, y las dos viñas principales reflejan la diversidad del Empordà. Puig de Guàrdies es un viñedo de montaña dentro del parque natural del Cap de Creus con suelo de pizarra, y Antima es una viña en la llanura, con arenas y guijarros. Con el asesoramiento del enólogo Delfí Sanahuja, crean vinos con marcada personalidad, con cosechas a mano y trabajo en la bodega de forma tradicional. Finalmente, los vinos envejecen bajo las bóvedas de la bodega histórica del siglo XIV en barricas de roble francés de Allier y luego afinándose en botella el tiempo necesario.

Mas Romeu Senglar 2015 es un ensamblaje de 40% samsó (cariñena), 25% garnacha tinta, 20% cabernet sauvignon y 15% merlot, procedentes de sus dos fincas, Puig de Guàrdies y Antima. Para su elaboración, se procedió a una maceración prefermentativa de duración media, y a una fermentación a una temperatura controlada de 24ºC.

Mas Romeu Senglar 2015 es de un hermoso color rojo con sutiles reflejos teja. En nariz desprende intensas notas de frutas rojas y negras maduras con un toque de cedro y notas dulces de regaliz rojo. En boca entra con buen volumen, e invade el paladar con una textura sedosa y ligera que lo hacen aéreo y suculento. Persistentes y deliciosos recuerdos finales de grosellas y moras en compota con un punto de caramelo de feria. Será el acompañante perfecto para carnes frías como un rosbif, arroces de montaña, e incluso pulpo a la brasa. Disfrútelo desde ahora y hasta finales del año que viene, servido en la copa Chianti de la serie Vinum de Riedel (6416/15) o la copa Syrah de la serie Vinum de Riedel (6416/30) ligeramente fresco entre 12 y 14ºC.

Mas Romeu Senglar 2015, animal autóctono, un clásico coupage del Empordà, dedicado al bicho que pasea por nuestras viñas”, lo definen desde la bodega.

MÀQUINA & TABLA. VINO DE LA TIERRA DE CASTILLA Y LEÓN

Detrás de esta joven y prometedora bodega se encuentran el viticultor Oriol Illa y Susana Pastor que elaboran vinos en el Bierzo, Rueda, Ribera del Duero, Toro y Sierra de Gredos. Tras una década buscando pagos, viejas cepas y aprendiendo técnicas olvidadas, nació esta bodega que se nutre y ayuda a conservar viñedos singulares y de gran valor. La mayor parte de las fincas son recuperadas y permiten cultivar las cepas siguiendo un sistema tradicional de cultivo. Desde la vendimia de 2014, Màquina&Tabla cuenta con 8 ha trabajadas en biodinámica, valedoras de la certificación Demeter, que distingue los productos que proceden de este tipo de agricultura. Todas las cepas tienen más de 60 años y tienen producciones muy bajas (entre 8-18 hl/ha). Generalmente, la vinificación es sencilla: encubados largos –en algunos casos con raspón– con extracción delicada y sin adición de sulfuroso (SO2). La crianza se realiza en foudres de 25 hl o en depósitos de cemento y barricas de 600 L, en el caso de Laderas de Leonila, Páramos de Nicasia y Terrazas de Serapia, sus vinos de pueblo.

La añada 2017 se caracterizó por un invierno cálido y seco, seguido de una primavera en que las temperaturas continuaron subiendo hasta registrar el inicio de año más cálido desde 1965, lo que llevó a un avance del ciclo vegetativo a pesar de la sequía. El 30 de abril una helada afectó a muchos de los viñedos de la zona, pero de manera muy irregular. A partir de principios de junio el calor empezó a hacer mella en las cepas, especialmente en las que habían rebrotado después de las heladas. Julio y agosto fueron igualmente cálidos dejando temperaturas incluso superiores al 2015 y 2016, pero con lluvias puntuales que refrescaron las cepas (algunas habían empezado a sufrir paradas del ciclo vegetativo), sobretodo los chubascos de la última semana de agosto (que dejó también alguna granizada). Septiembre fue seco y de temperaturas más normales.

Màquina & Tabla Páramos de Nicasia Blanco 2017 se elabora con un ensamblaje de malvasía castellana 50%, verdejo 45%, y otras variedades que se encuentran coplantadas en la misma viña. Procede de viñedo tradicional del Pasiego de los Villaesteres y el Malhecho, donde aún subsiste una estructura de viñedo tradicional con viejas cepas en pie franco de malvasía, verdejo y otras variedades (desde moscatel o albillo hasta algunas cepas de albariño). Desde la añada 2016 Oriol Illa y Susana Pastor decidieron cambiar de los viñedos de Rueda a estos viñedos de Toro, y buscar en las tradiciones de la zona una aproximación auténtica al tratamiento de los vinos blancos. Para Paramos de Nicasia blanco se inspiraron en los vinos tradicionales ‘Pálidos’ y tras prensar la uva entera, llevaron a cabo una crianza biológica de ocho meses en fudres de roble, con la que consiguen este excepcional blanco de Toro con crianza bajo Flor del que solo se elaboraron 9.480 botellas.

Para Oriol Illa, Màquina & Tabla Páramos de Nicasia Blanco 2017 es “verdejo y malvasía castellana criadas bajo flor. Un Pálido de Toro sin encabezar"

Màquina & Tabla Páramos de Nicasia Blanco 2017 tiene un delicado color oro muy pálido. En nariz es fino y elegante con un perfume de fruta blanca carnosa y un punto floral y de hierbas aromáticas que recuerda ligeramente el hinojo. En boca tiene una textura sedosa que invade el paladar con delicadeza, con una frescura que equilibra el conjunto y realza los aromas de flores blancas y albaricoque. Ganará en untuosidad con seis meses en botella, pero se puede empezar a disfrutar desde ahora y hasta el 2021. Perfecto acompañante de pescados ahumados y mojama, aves asadas o con crema, así como arroces de montaña o quesos de cabra de pasta blanda. Servir en la copa Riesling de la serie Vinum de Riedel (6416/15) o la Viognier / Chardonnay de la serie Veritas de Riedel (449/05) entre 8 y 12ºC.

Nota: Recibirá esta selección en su domicilio a partir del 14 de septiembre Si no le interesase, puede avisarnos por teléfono o e-mail antes del día 10 de septiembre y no se la enviaremos. Junto con el pedido, podemos hacerle llegar cualquier otra botella que desee. Los precios incluyen IVA y transporte, y son válidos excepto error, variación o falta de existencias. Más información en vilaviniteca.es, facebook.com/vilaviniteca y twitter.com/vilaviniteca