Selección del mes

SELECCIÓN Nº. 327, AGOSTO DE 2022
“ESPUMOSOS PARA EL VERANO"

header_seccio_club_agost_es

Raventós i Blanc De Nit 2020, Conca del Riu Anoia
Aire Brut Nature 2019, DO Cava
Codorníu Ars Collecta Blanc de Noirs 2017, DO Cava
Huguet Brut Nature 2014, Corpinnat
Collet Brut, AOC Champagne
Gran Caus Blanc de Negres Brut Nature 2015, Penedès

Precio especial socios de “El Club”: 109,95€

 

En agosto El Club reúne una fantástica selección de vinos espumosos para brindar durante el verano: un Conca del Riu Anoia, dos Cavas, un Penedès, un Corpinnat y un Champagne.

De Raventós i Blanc, su De Nit, un espumoso rosado de referencia elaborado con macabeu, xarel·lo, parellada y monastrell. Un vino complejo de la bodega que dirige Pepe Raventós.

Aire Brut Nature 2019 de L’Origan es uno de los magníficos cavas de añada que Manel y Carlos Martínez elaboran en Sant Sadurní d’Anoia. Ensamblaje de macabeu, xarel·lo, parellada y chardonnay del Alt Penedès con un reposo de 3 años en las cavas. Fresco, diferente y seductor.

Codorníu Ars Collecta Blanc de Noirs Gran Reserva 2017 está elaborado con pinot noir y un pequeño porcentaje de trepat y xarel·lo. Un espumoso con 35 meses de crianza que se elabora en el Celler Jaume, una microbodega dedicada a cavas de alta calidad. Can Ràfols dels Caus Blanc de Negres Brut Nature 2015 es la propuesta de Carlos Esteva, quien empezó a elaborar vino en 1980 en su finca de Avinyonet del Penedès y siempre ha sido un revolucionario en el uso de las variedades y sus vinificaciones. Ull de llebre con más de 5 años de crianza en botella en una edición limitada de 1.800 botellas.

De la bodega Can Feixes, Huguet Brut Nature 2014, elaborado con una cuidada selección de parellada, macabeu y pinot noir que reposó en las cavas más de 7 años con sus lías. Un Corpinnat muy elegante y gastronómico.

Y Collet Brut, un champagne del mítico pueblo de Aÿ con toques de brioche y cítricos en nariz, fresco y de final largo.

Una increíble selección cuyo coste es de 123,15 € y que ofrecemos a nuestros socios de El Club al precio de 109,95 €.

RAVENTÓS I BLANC. CONCA DEL RIU ANOIA

Situada a las afueras de Sant Sadurní d’Anoia, Raventós i Blanc es sinónimo de historia, viticultura y tradición. Una familia de viticultores que, desde el año 1497, ya cultivaban viñedos para el consumo propio y elaboraban mosto para el comercio. Actualmente, está dirigida por la 21ª generación con Pepe Raventós a la cabeza, formado en viticultura con Didier Dageneau en el Loire, Domaine Hubert Lamy en Bourgogne, Heral Hexamer en el Nahe y Philippe Blanc en Alsacia.

La bodega se encuentra en el centro de 90 hectáreas, distribuidas en viñedos (50 ha), cereales (10 ha), bosques, colinas y un pequeño campo de olivos, almendros e higueras. Una finca, además, que marcó el inicio del cava en España, ya que fue Josep Raventós Fatjó, que entonces estaba vinculado a Codorníu, quien creó el primer espumoso en 1872. Tras años de experimentación, consiguió ser pionero en la elaboración del primer cava siguiendo el método tradicional, que pronto competiría con el champagne. Su hijo, Manuel Raventós Domènech, hizo en 1888 el primer ensamblaje utilizando las variedades autóctonas macabeu, xarel·lo y parellada. Josep Maria Raventós i Blanc, heredero de Manuel Raventós, decidió en 1982 vender sus acciones de Codorníu a hermanos y primos y creó Raventós i Blanc, en el terreno familiar que preside un roble centenario.

En 2012, la bodega abandonó la DO Cava y, acorde con las características de sus suelos y su trabajo en el viñedo, creó la denominación Conca del Riu Anoia, una zona delimitada geográficamente por el valle del río Anoia, centrada en la elaboración de espumosos. La zona cuenta con estrictos requisitos de viticultura: elaboración propia, trabajo con uvas de viñedos propios (al menos un mínimo del 80%), cultivo de variedades autóctonas, aplicación de la viticultura biodinámica y espumosos con una crianza mínima de 18 meses y siempre de añada.

El suelo donde ahora aflora la roca madre con fósiles marinos estaba cubierto por el Mediterráneo hace más de 16 millones de años, lo que otorga a sus espumosos una marcada tipicidad salina y mineral. Pepe Raventós vive y trabaja en la finca, donde ahora también hay una granja con cabras y ovejas que pastan por las viñas para evitar las siegas y mantener el bosque, y tres caballos que trabajan la tierra. De hecho, del 2002 al 2010, la bodega se centró en interpretar la naturaleza de la finca y estudió la geología de sus suelos con Olivier Trégoat, geólogo y experto en la materia, y la orografía y composición con otros reconocidos expertos.

Raventós i Blanc es una finca orgánica certificada desde 2009 y biodinámica con Certificación Demeter desde 2013. Los preparados biodinámicos se realizan en la propia finca, trabajando con compost de sus propios animales y sembrando las cubiertas vegetales para estructurar mejor el suelo.

En la bodega la vendimia siempre se realiza manualmente y seleccionando la uva en el viñedo. Los racimos llegan enteros a la bodega por proximidad y por su transporte en cubos y remolques pequeños, y se hace un desfangado estático para limpiar el mosto. Seguidamente realiza la fermentación alcohólica a temperatura controlada (17-20 ºC) en depósitos de acero inoxidable. Las parcelas se vinifican por separado y, cuando acaba la fermentación, los vinos permanecen con sus lías y se llevan a cabo bâttonages dentro del depósito. El tiraje y la segunda fermentación se hace siguiendo el método tradicional con crianzas mínimas de 18 meses sobre sus lías. Por último, se lleva a cabo la clarificación manual en pupitres realizando el removido de las botellas durante unos 20 días. Seguidamente, se realiza el degüelle y la expedición del espumoso.

Raventós i Blanc De Nit 2020 es un ensamblaje de un 40% de xarel·lo plantado en vaso y espaldera entre 1974 y 1990, un 39% de macabeu, plantada en vaso y espaldera entre 1982 y 2000, un 15% de parellada plantada en vaso entre 1969 y 1989 y un 6% de monastrell, plantada en vaso en 1974. Todas proceden de los viñedos de la Barbera, la Plana y el Viader con suelos profundos de textura franco-arcillosa, y de la parcela de monastrell, situada en las terrazas del Serral. Se trata de viñedos con cubiertas vegetales espontáneas abonadas con estiércol de los animales de la finca compostados en invierno. Poda corta en vaso y uso de infusiones de plantas para minimizar el uso del cobre y el azufre, entre otras prácticas biodinámicas.

La vendimia del 2019 fue clásica, mediterránea y fresca. Una cosecha tardía, pero al mismo tiempo extraordinariamente sana y sabrosa. Fue un año marcado por el clásico clima mediterráneo con un otoño húmedo, una primavera fresca con lluvias ocasionales y un verano seco y cálido. Con un total de pluviometría de 556 mm. Vendimia tardía de producción media con una uva muy sana y concentrada. En resumen, una excelente añada con un ciclo más largo y una maduración lenta.

Raventós i Blanc De Nit 2020 tiene un precioso color salmón pálido con reflejos cobre, muy brillantes. La nariz es sutil y poco a poco van apareciendo aromas de piel de naranja y de granada, seguidas de notas de flores blancas como el jazmín y hierbas mediterráneas como el hinojo, sobre un fondo de bollería. En boca es fresco y ligero con unas burbujas que envuelven el paladar y lo hacen muy cremoso. Destacan aún más las notas de bollería y tiene una delicada tanicidad que le da estructura. El final es vivo, con un agradable recuerdo de frutos rojos. Ideal para tomar con el aperitivo o con pescados como salmón ahumado, sushi y ceviches. Recomendamos servirlo a una temperatura alrededor de los 6 ºC en la copa Rosé Champagne Glass de la serie Extreme de Riedel (4441/55).

“Buscando el color encontré el Monestrell de la parte oeste del Serral, que nos aporta complejidad sin perder frescor”, afirma Pepe Raventós.

L’ORIGAN. DO CAVA

En el año 1906 François Coty revolucionaba el mundo de la perfumería con un perfume llamado L’Origan. Ese mismo año se construía en el casco antiguo de Sant Sadurní d’Anoia la bodega en la que años más tarde nacería el proyecto vinícola con el mismo nombre, L’Origan.

Recobrando el espíritu del perfumista, en 1998, Manel Martínez y su hijo Carlos iniciaron un viaje experimental con el objetivo de elaborar cavas que fueran grandes reservas exclusivos, únicos, gastronómicos, diferentes y atrevidos.

Con más de 115 años, la bodega dispone de 1.286 m2, de los cuales 928 son pasillos subterráneos con techos de bóveda. Ensamblan los vinos base utilizando depósitos de acero inoxidable de 5.000 L, 1.000 L y 300 L. Algunos de ellos fermentan en barricas usadas, de primer y segundo vino. Las condiciones naturales que se dan bajo tierra permiten mantener una temperatura estable de 18 ºC, una absoluta oscuridad y una ausencia total de ruidos y vibraciones, donde los futuros cavas envejecen en perfectas condiciones. La bodega tiene tres pisos bajo tierra, uno de los cuales está exclusivamente dedicado a la guarda de diferentes añadas de vinos varietales y ensamblajes que envejecen en botella magnum.

Aire Brut Nature 2019 es un ensamblaje de un 98% de macabeu (de Lavern), un 38% de xarel·lo (de Can Bas), un 12% de parellada (de Can Rosell de la Serra) y un 12% de chardonnay (de Sant Quintí de Mediona), todas de 2019. El suelo de las parcelas es de tipo arcillo-calcáreo y arenoso y las cepas, de entre 20 y 50 años, están plantadas a una altitud de entre 180 y 320 metros. Vendimia manual y elaboración siguiendo el método tradicional con fermentación en depósitos de acero inoxidable. Crianza en botella con constante movimiento durante la crianza para intensificar el contacto con las lías durante 24 meses. Producción de 35.116 botellas.

Aire Brut Nature 2019 tiene un color amarillo pajizo con reflejos ligeramente verdosos y va desprendiendo una fina sucesión de burbujas pequeñas. Fragante y fresco en nariz, con notas de fruta blanca como la manzana y cítricos como la lima y el limón, sobre un fondo de hierbas mediterráneas, sutiles notas anisadas y un ligero recuerdo de levadura fresca. En boca tiene una textura cremosa con burbujas finas y bien integradas. Destacan las flores blancas y las hierbas de garriga, con un sutil toque amargo que alarga el recorrido, dejando sensaciones muy frescas. Perfecto para tomar en el aperitivo o acompañando platos a base de verduras, carnes blancas y pescados a la brasa. Servir a una temperatura de entre 4 y 6 ºC en la copa Champagne de la serie Vinum de Riedel (446/48) o Champagne Glass de la serie Veritas de Riedel (449/28).

“Aire es la gama joven y desenfadada de la bodega L’Origan. La añada 2019 ha sido una de las más sorprendentes desde su creación, marcada por una gran intensidad aromática y la expresividad de la xarel·lo. Un cava hecho para disfrutar”, lo define Carlos Martínez.

CODORNÍU. DO CAVA

Hasta que el grupo Carlyle adquiriera la participación mayoritaria en 2018, Codorníu era la empresa familiar más antigua de España con una actividad vinícola documentada desde el año 1551. Se convirtió en grupo empresarial en 1914 y, actualmente, está compuesto por 14 bodegas.

En 1659, Anna de Codorníu, última con el apellido familiar, se casó con Miquel Raventós, uniéndose así dos familias con gran tradición vitivinícola del Penedés. Desde entonces, la familia Raventós es propietaria de Codorníu, aunque ha mantenido el apellido de Anna por ser una marca reconocida mundialmente. Como ya se ha mencionado, en 1872 fue cuando, Josep Raventós i Fatjó, escribió las primeras líneas de la historia del Cava. Codorníu también fue pionera en utilizar la variedad chardonnay para la elaboración del cava (1983), la que lanzó el primer cava rosado solo con pinot noir (2002), así como el primer Blanc de Noirs con esa misma variedad (2010).

Manuel Raventós, fill de Josep Raventós, continuó con su obra y puso en marcha gran parte de sus proyectos. Fue él quien también encargó al arquitecto modernista Josep Puig i Cadafalch la construcción de la nueva bodega en 1898, que se inauguró en 1915 y fue reconocida como Monumento Histórico Artístico Nacional en 1976. También encargó a grandes artistas como Ramón Casas, Oleguer Junyent o Miquel Utrillo la creación de carteles para dar a conocer la marca a los consumidores. Obras que hoy decoran las instalaciones y han formado parte de exposiciones especiales.

Además de este tesoro arquitectónico, Codorníu cuenta con una de las mayores cavas del mundo, un total de 25 km que se reparten en cinco niveles y donde se ubica, por ejemplo, el Celler Jaume, una microbodega en la que elaboran las botellas de Ars Collecta de forma artesanal y también centro de experimentación e I+D dirigido por Bruno Colomer.  

Las principales variedades utilizadas por la bodega son macabeu, xarel.lo, parellada, chardonnay, pinot noir y trepat, procedentes de viñedos propios –3.000 hectáreas entre Penedés, Conca de Barberà y Costers del Segre– o de viticultores de la región.

Las parcelas se vendimian y fermentan por separado y, una vez en bodega y tras superar los diferentes controles de calidad, se realiza el prensado de la uva. Con el mosto flor se elaboran los cavas Codorníu, que realizarán un envejecimiento en botella de 9 a 36 meses.

Ars Collecta Blanc de Noirs Gran Reserva 2017 es un ensamblaje de un 85% de pinot noir de Costers del Segre y un 15% de xarel·lo de la plana central del Penedès y trepat de la Conca de Barberà. Vendimia nocturna a principios de agosto para evitar la oxidación y suave prensado a la llegada a bodega. El mosto fermentó en pequeñas partidas a 17 ºC. Crianza de 35 meses a temperatura constante en las cavas.

La vendimia 2015 se podría calificar como una de las mejores de los últimos años en Costers del Segre, de donde procede parte de la pinot noir. La climatología fue muy favorable con escasa pluviometría, lo que favoreció una vendimia muy sana, y las temperaturas fueron frescas de noche y cálidas durante el día, lo que ayudó a una óptima maduración. Las noches frías, los días cálidos y soleados y la ausencia total de lluvias permitieron esperar al máximo para conseguir uvas tintas con una gran maduración fenólica y muy buena intensidad aromática. En la Conca de Barberà el verano fue muy caluroso y la maduración rápida. A mediados de agosto, las lluvias favorecieron las cepas de trepat, en las viñas más altas. En cuanto a las parcelas de pinot noir, el drenaje de los suelos de pizarra permitió que las plantas se recuperaran del calor del verano. En el Penedés, un verano caluroso proporcionó uvas xarel·lo intensas.

Ars Collecta Blanc de Noirs Gran Reserva 2017 tiene un color amarillo pajizo pálido y un desprendimiento de burbuja muy fino. En nariz es fragante y complejo, con fruta blanca madura sobre un fondo de flores blancas, unas intensas notas de frutos secos, miel, jengibre y un sutil recuerdo a regaliz de palo, brioche y crema pastelera. En boca es elegante con notas de hierbas de garriga y anisados, tiene volumen y una burbuja presente que envuelve el paladar con una buena textura cremosa, y una sensación final ligeramente dulce y persistente, gracias a la fruta madura que termina en una nota verde fresca muy agradable. Cava muy gastronómico y sofisticado, perfecto para acompañar todo tipo de arroces, carnes blancas y quesos de pasta blanda. Servir a una temperatura de entre 4 y 6 ºC en la copa Champagne Wine Glass de la serie Veritas de Riedel (6449/28).

CAN RÀFOLS DELS CAUS. PENEDÈS

En 1979, Carlos Esteva decidió instalarse en la finca de su abuelo, Can Ràfols dels Caus, con una historia que se remonta a la época romana. Su intención era regenerar los viñedos e introducir nuevas variedades y formas de cultivo en el Garraf. De modo que, en sus 90 hectáreas de viña, repartidas escalonadamente en las pendientes del macizo, hay plantadas hasta 28 variedades. Esteva introdujo, por ejemplo, las variedades chenin blanc e incrocio manzoni. La finca, en el Parque Natural del Massís del Garraf, se sitúa a 300 metros de altitud, así que desde las parcelas La Calma o El Rocallís –las más altas– se divisa el mar.

Estamos hablando de una espectacular propiedad de 700 hectáreas, incluyendo la finca colindante que se adquirió en 2004 para evitar la instalación de una cantera y el desastre natural que suponía.

El suelo está formado por estratos de calizas dolomías sobre subsuelos de rocas también dolomías y arcillas blancas, azules y rosas. La zona es cárstica, dominada por simas, cuevas, madrigueras e infinidad de canchales. En general, es poco profundo, de unos 40 cm, y con contenidos de hasta un 40% de cal activa, rasgos que limitan la producción. Dado el origen marino de la zona, también hay numerosos tipos de fósiles en algunas parcelas que aporta un gran número de microelementos y minerales. Únicamente se labra en invierno y no se prescinde de la hierba, ya que fija el suelo y favorece la fauna e insectos de la zona. La poda es corta, así que únicamente se dejan aquellas yemas que la cepa pueda desarrollar satisfactoriamente. La vendimia es exclusivamente manual y la uva, desde que se recoge hasta que llega a la bodega, tarda apenas 15 o 20 minutos, para evitar oxidaciones, pérdida de frescura o una fermentación incontrolada.

En cuanto a la bodega, en 2008, se inauguró la primera fase (vinificación y sala de barricas) de la bodega actual, mientras que la segunda (embotellado y cava de crianza en botella) se terminó en 2016, dejando un espacio presidido por una falla natural del terreno. Carlos Esteva se aventuró a construirla para dar un mayor espacio a las tinas y las botellas, así como más funcionalidad para poder trabajar en las microvinificaciones. La bodega está incrustada por completo en la roca madre del Garraf y proyectada a diferentes niveles con el fin de facilitar la vinificación del vino por gravedad. Disponen de tinas con diferentes capacidades para vinificar por separado diferenciando parcelas, edades, madurez, variedades, etc.

La filosofía de Can Ràfols dels Caus está fuertemente marcada por la personalidad de Carlos Esteva y su admiración por los grandes vinos franceses. Busca siempre la elegancia y el equilibrio en sus vinos con la mínima intervención en la bodega (fermentación con levaduras autóctonas y fermentación maloláctica sin inoculación de bacterias lácticas) y huyendo de los excesos (de maduración, de extracción y de uso de la madera) de manera que se exprese todo el carácter del Massís del Garraf.

Can Ràfols del Caus Blanc de Negres Brut Nature 2015 es un Blanc de Noirs elaborado con ull de llebre de una viña de 60 años plantada en vaso. Se hace un prensado directo y el vino fermenta en tinas de acero inoxidable. Una vez fermentado, se induce una segunda fermentación en botella y se realiza una crianza de 6 años con sus lías. El último paso es el degüelle. Toda

esta técnica de elaboración es una novedad en la bodega. Producción de únicamente 1.800 botellas.

Can Ràfols del Caus Blanc de Negres Brut Nature 2015 tiene un de color verde pálido con reflejos verdosos, limpio y brillante, y una burbuja muy fina y continuada. En nariz se muestra muy expresivo, con un perfume de fruta blanca madura, frutas de hueso y cítricos, recuerdos anisados y de flores blancas. En boca tiene unas burbujas finas y abundantes y una buena estructura, con amplitud y peso. Sobresalen unas notas de bollería muy agradables. El retrogusto es persistente, con recuerdos cítricos y anisados, muy refrescantes. Un espumoso ideal para combinar con jamón ibérico, pescados a la brasa y todo tipo de carnes blancas. Un magnífico espumoso para disfrutar a una temperatura de entre 7 y 8 ºC en la copa Champagne Glass de la serie Veritas de Riedel (449/28) o en la copa Riesling de la serie Veritas de Riedel (449/15).

Can Ràfols del Caus Blanc de Negres Brut Nature 2015 es fruto de una línea experimental con una técnica de elaboración también nueva en Can Ráfols”, explica Jordi Esteve, responsable de la bodega.

CAN FEIXES. CORPINNAT

Huguet de Can Feixes es una bodega familiar que, desde sus inicios, se propuso reactivar los cultivos que ya existían en la finca, principalmente los viñedos. No obstante, fueron Josep Maria Huguet, junto con su esposa Pilar y sus hijos Joan, Josep Maria y Xavier quienes empezaron a racionalizar y a modernizarlos. En la actualidad, es la tercera generación familiar la que gestiona la finca que adquirieron sus antepasados a finales del siglo XIX.

La Finca de Can Feixes se encuentra en la parte más septentrional del Penedès, en las tierras altas de Cabrera y Mediona, a unos 400 metros de altitud. En conjunto cuenta con unas 300 hectáreas de terreno y dispone de dos cavas subterráneas, una de finales del siglo XX y una nueva ampliación que acabó en el año 2007.

Cuentan con 80 hectáreas de viña en propiedad con diferentes orientaciones, altitudes y microclimas plantadas sobre un terreno calcáreo y rocoso y con un componente de arcilla que facilita de absorción de la humedad. Las variedades blancas son macabeu, xarel·lo, parellada, chardonnay y malvasía de Sitges, y las tintas ull de llebre, cabernet sauvignon, merlot, pinot noir y petit verdot.

Las viñas están sometidas a unos grandes contrastes térmicos entre el día y la noche, favoreciendo una maduración lenta de las uvas y una excelente síntesis de componentes polifenólicos y precursores aromáticos. Todas están certificadas en ecológico desde 2010 y crecen sobre suelos arcillo-calcáreos con algunas partes más pedregosas y una pequeña parte con pizarra. Además, en el viñedo también cultivan almendros, olivos y cereales y disponen de prados para el propio rebaño.

Huguet Brut Nature 2014 de Can Feixes es un ensamblaje de parellada (60%), macabeu (30%) y pinot noir (10%) de viñedos propios de la Finca Can Feixes con certificado ecológico. Un vino blanco espumoso de larga crianza elaborado según el método tradicional y bajo el estricto reglamento de la marca Corpinnat que, actualmente, engloba a 11 bodegas. Su compromiso es elaborar vinos con uva 100% ecológica recolectada a mano y vinificada íntegramente en la propiedad, reivindicar las variedades históricas del territorio y elaborar espumosos con una crianza superior a 18 meses. La vendimia se llevó a cabo a mano con una primera selección en la propia viña y con una segunda sobre la mesa de selección al llegar a bodega. Obtención del primer mosto flor por prensado directo de la uva entera en prensa neumática y clarificación del mosto por decantado estático. Posterior fermentación del mosto limpio a temperatura controlada en depósitos de acero inoxidable. Seis meses de reposo en depósito y un mínimo de 7 años sobre lías en botella en la cava subterránea. Producción de 38.513 botellas de 75 cl y 500 en formato magnum.

Durante la añada 2014, el invierno y la primavera no registraron muchas lluvias, aunque dieron paso a un verano caracterizado por su alta pluviometría, especialmente en julio, así como bajas temperaturas excepcionales que colaboraron a desarrollar una adecuada maduración de los racimos. La cosecha fue más bien escasa, pero de buena calidad.

Huguet Brut Nature 2014 de Can Feixes tiene un color amarillo pajizo intenso con reflejos dorados, límpido y brillante. Las burbujas son delicadas y se desprenden lentamente. En nariz es muy expresivo, con fruta blanca madura y de hueso como el albaricoque y las ciruelas mirabelle, notas de frutos secos tostados y de bollería y un ligero recuerdo de tarta Tatin. En boca tiene una burbuja finísima, perfectamente integrada, que transporta aromas de sutiles tostados y frutas confitadas. Es seco y elegante, con volumen, equilibrio y un final que perdura. Un Corpinnat muy gastronómico que puede acompañar toda una comida de principio a fin y resultará ideal con carnes blancas como el pollo o el pavo asado con ciruelas y piñones, todo tipo de arroces y tablas de quesos. Servir a una temperatura de entre 6 y 8 ºC en la copa Champagne Glass de la serie Veritas de Riedel (449/28).

“La frescura y la elegancia de la parellada después de 7 años envejeciendo en botella”, afirma  Xavier Huguet, tercera generación de la bodega.

COLLET. AOC CHAMPAGNE

Los orígenes de Collet se remontan a 1911 cuando 6.000 viticultores de Champagne se unieron con el objetivo de garantizar el origen de las uvas que se utilizaban para la elaboración del vino. El pueblo de Aÿ estuvo involucrado en los disturbios y las sedes de las Maisons de Champagne sospechosas de fraude fueron incendiadas. El enfrentamiento llegó a tal punto que se desplegaron 4.000 efectivos en la región. En 1911 se aprobó la primera ley que obligaba a exhibir la mención Vins originaires de la Champagne Viticole (Vinos Originarios de la región vinícola de Champagne) en todas las etiquetas de las botellas, lo que dio lugar progresivamente a varias leyes más y a la creación de la AOC Champagne en 1936.

La búsqueda de los viticultores por ganar reconocimiento para el terroir de la región llevó a la creación en 1921 de la Unión de Productores de Champagne, siendo la más antigua en su género. Esta Unión ahora tiene su sede en el pueblo Grand Cru de Aÿ y también forma parte de los orígenes de Champagne Collet. Raoul Collet se convirtió en director de la bodega en 1928. Durante su vida (1896-1960), dedicó 30 años de trabajo a la Maison. Actualmente, Collet controla 650 hectáreas de viñedos que se encuentran principalmente en Premier y Grand Crus que reflejan la diversidad de los terroirs de la región, en los que trabajan más de 600 viticultores. La presidencia la ocupa Jacques Marquette.

La bodega selecciona solo los primeros mostos que se analizan por el chef de cave, Sébastien Walasiak y su equipo. Esa operación permite identificar los mostos superiores que pasarán a la bodega equipada con 420 depósitos de acero inoxidable de diferentes capacidades y 80 barricas de roble de los bosques de Champagne. Durante el proceso de vinificación, cada depósito y barrica se cata, comprueba y clasifica diversas veces por Walasiak. La crianza también es uno de los aspectos clave de la Maison. El período mínimo legal es de 15 meses, pero en Collet siguen la regla del 3-5-7: 3 años (36 meses) de crianza mínima para los Brut, 5 años (60 meses) para los Champagnes superiores como los Blanc de Blancs, y 7 años (84 meses) mínimo para Champagnes de añada. Las grandes añadas pueden permanecer en la bodega hasta 10 años.

Collet Brut es un ensamblaje de casi 100 Crus, desde el Valle de la Marne hasta el sud de Aisne. Una composición que se completa con un 35% de vinos de reserva para preservar el estilo Collet año tras año. El 50% de meunier procede de los pueblos de Festigny, Bonneil, Reuil, el Valle de Ardre y de los Crus de Châtillon-sur-Marne y Fleury-la-Rivière. El 30% de chardonnay crece en el sur de Epernay, Etoges o Vitry-le-François. Y el 20% restante es pinot noir de los Crus de Côte des Bar. Este champagne alcanza su máxima madurez después de un mínimo de 3 años de crianza en las cavas centenarias de Aÿ construida con piedra caliza.

Collet Brut tiene un bonito color dorado con delicados reflejos ámbar y unas finas burbujas. En nariz encontramos mucha complejidad, con aromas intensos de manzana al horno y frutos secos tostados, que dejan paso a notas de flores secas, sutiles mentolados, especias dulces como la vainilla, toques de regaliz y una ligera pincelada de mantequilla. En boca tiene una textura muy cremosa gracias a su delicada burbuja. Destacan deliciosas notas de manzana madura y galletas, con un final largo que deja un agradable retrogusto de pan recién hecho. Un Champagne elegante y armónico que puede acompañar muy bien pescados al horno o cocinados con salsas, quesos de pasta blanda y postre con crema pastelera. Servir a una temperatura de entre 6 y 8 ºC en la copa en la copa Champagne Glass de la serie Veritas de Riedel (449/28).

Collet Brut es el compañero indiscutible de cócteles y aperitivos. Un vino emblemático que refleja la amplia gama de Crus de la región de Champagne”, explican desde bodega.