Selección del mes

SELECCIÓN Nº. 314, JULIO DE 2021
“Vinos blancos de Europa”

header-club-juliol_es

Fio Rätzelhaft 2018, Mosel (Alemania)
Maculan Vespaiolo 2020, Breganze (Italia)
Susana Esteban Aventura Branco 2019, Alentejo (Portugal)
Marcel Deiss Muscat Spring 2016, Alsace (Francia)
Alzinger Grüner Veltliner Dürnstein Federspiel 2020, Wachau (Austria)
Movia Gredič Friulano 2019, Brda (Eslovenia)      

Precio especial socios de “El Club”: 88,95€

 

Para el mes de julio os proponemos una magnífica selección de blancos europeos, elaborados con uvas singulares y prácticamente inéditas y poco conocidas en nuestro país. De Alemania, la riesling de Niepoort; de Italia, la vespaiola de Maculan; de Portugal, un ensamblaje de “castas” históricas por Susana Esteban; de Francia, la muscat alsaciana en biodinámica de Marcel Deiss; de Austria, su variedad más tradicional, la grüner veltliner de Alzinger; y de Eslovenia, la sauvignon verde en biodinámica de Movia. Seis magníficos blancos para disfrutar con la gastronomía de verano.

FIO WINES. MOSEL (ALEMANIA)
Fundado en 2016, Fio Wines es el proyecto de Dirk Niepoort junto con su hijo Daniel y el viticultor Philipp Kettern en la región alemana de Mosel, donde los ríos Mosel, Saar y Ruwer discurren a través de un paisaje de pueblos medievales y donde la riesling alcanza su máxima expresión. Los romanos ya cultivaban viñas hace 2000 años y, de hecho, Mosel es la región vinícola más antigua de Alemania y también la que tiene una mayor cantidad de viñas en pendiente. Kettern conoció a Niepoort en una degustación en el Caribe y, tras años sin encontrarse, por fin dieron con un denominador común para iniciar su proyecto. Fio curiosamente significa “hilo”. La idea era elaborar vinos cómo se hacía antiguamente para mostrar el modo en que se elaboraba antes en la zona. El resultado son unos magníficos Rieslings que se vinifican con una intervención mínima en bodega, fermentaciones espontáneas, crianzas en foudres antiguos y que se embotellan sin filtrar y con dosis mínimas de sulfitos.

Fio Rätzelhaft 2018 está elaborado con riesling seleccionada a mano. Una parte del vino fermentó y se crio en depósitos de acero inoxidable, mientras que el resto pasó aproximadamente 18 meses en foudres viejos (barricas de Mosel alemán de 1.000 litros) antes de ser embotellado.

Fio Rätzelhaft 2018 tiene un bonito y brillante color amarillo con reflejos verdes. En nariz necesita un poco de tiempo para abrirse, tras el cual aparecen aromas de pera blanquilla, manzana fuji y recuerdos herbáceos secos como de heno, especias y piel de cítricos maduros. En la boca es sedoso y armonioso, con el punto justo de azúcar y cremosidad, perfectamente equilibrado por una acidez vibrante y un perfume delicioso de rosa y lichi. Un riesling que da mucho más de lo que muestra en un primer momento, perfecto ahora y en los próximos 8 años, servido en la copa Chianti de la serie Vinum de Riedel o la copa Riesling de la serie Veritas de Riedel (6416/15 o 449/15, respectivamente). Para disfrutar con sushi, sashimi, platos especiados y carnes blancas.

Fio Rätzelhaft 2018 está elaborado respetando la tradición y el conocimiento empírico de nuestros antepasados”, afirman desde la bodega.

MACULAN. BREGANZE (ITALIA)
Durante tres generaciones, la familia Maculan ha estado seleccionando y vinificando uvas en Breganze, un pequeño pueblo situado a los pies de los Alpes en la región del Veneto (Italia). Fundada en 1947 por Giovanni Maculan, en 1973 tomó el relevo su hijo Fausto, enólogo formado en el Conegliano Wine Institute. A partir de ese momento, viajó por las mejores regiones vinícolas del mundo para recopilar información e ideas, así como técnicas de elaboración. A mediados de los 80 y, fruto de esos viajes, plantó una elevada densidad de viñedos tal y como había visto en Bordeaux y Bourgogne. Actualmente, la bodega cuenta con 50 hectáreas en la DOC Breganze y colabora con 30 productores de la zona que le ayudan a componer su amplia gama de vinos que alcanza las 650.000 botellas al año. Desde 2007, las hijas de Fausto, Angela y Maria Vittoria Maculan también forman parte activa en la gestión de la bodega familiar.
En Breganze predomina el suelo volcánico, que garantiza el aporte adecuado de minerales y nutrientes al viñedo y proporciona un buen drenaje natural. Estas características son también propicias para las variedades nacionales e internacionales como las tintas marzemino, cabernet sauvignon, merlot o pinot noir; o las blancas tai, pinot blanc, sauvignon o chardonnay. Sin embargo, la reina de la región es la vespaiola con las que se elaboran dos vinos frescos que son Vespaiolo y Valvolpara Vespaiolo y dos famosos vinos de postre, Trocolato y Acininobili. 

Maculan Vespaiolo 2020 está elaborado con la variedad vespaiola, una uva autóctona que solo se puede encontrar en la zona de Breganze. Ya se mencionaba en un libro escrito en 1754. Se trata de la primera uva que brota y la última que se vendimia, gracias a su largo ciclo vegetativo. Tras la vendimia, se hizo una maceración en frío durante dos días y un prensado suave sin oxidación. Se crio en depósitos de acero inoxidable durante 4 meses.

Maculan Vespaiolo 2020 tiene un brillante color amarillo con reflejos ligeramente verdosos. En nariz está inicialmente cerrado, pero tras un tiempo en la copa van apareciendo notas de olivas verdes, albaricoque, flores y un agradable fondo de champiñón fresco. La boca es seca, amplia y fresca, con recuerdos de manzanas, peras y flores blancas. Buen volumen y sapidez que te llama a tomar una segunda copa. Ideal con pescados, arroces y carnes blancas, así como algún pescado crudo con el vino servido ligeramente frío (8-9 ºC). Para disfrutar desde ahora y en los próximos 6 años en la copa copa Chianti de la serie Vinum de Riedel (6416/15).

 “¡La vespaiola es una uva increíble! Es una variedad que representa nuestro territorio, nuestra historia, nuestro patrimonio y nuestro futuro”, afirman en Maculan.

 SUSANA ESTEBAN. ALENTEJO (PORTUGAL)
Susana Esteban nació en el pueblo vitivinícola de Tui (Pontevedra), donde el río Miño hace frontera con Portugal. Licenciada en Ciencias Químicas por la Universidad de Santiago de Compostela y maestra en Viticultura y Enología por la Universidad de la Rioja, empezó a trabajar en el país luso en el año 2002 y en 2009 decidió emprender su aventura personal después de trabajar en varias bodegas de Douro y Alentejo. Con su proyecto, que inició en 2009, tiene como objetivo ofrecer vinos de Alentejo con un carácter diferente al estilo tradicional de la zona.
Durante dos años estuvo buscando el viñedo perfecto y, finalmente, en el 2011, encontró dos bonitas parcelas, una en Évora con suelos de esquisto, y otra en Portalegre, en el Parque Natural de Serra de São Mamede. De ambas surgió su primer vino: Procura.
Poco a poco ha ido incorporando viñedos y elaborando nuevos vinos siguiendo diferentes métodos de elaboración y siempre con el uso de variedades autóctonas. Su trayectoria fue reconocida en 2012 cuando fue nombrada “Enóloga del Año” por la publicación portuguesa Revista de Vinhos, convirtiéndose en la primera mujer a la que se le había otorgado este título. Actualmente, elabora 10 vinos: cinco blancos, cuatro tintos y un rosado.

Susana Esteban Aventura Branco 2019 es un ensamblaje de uvas de una viña de 30 años plantada con variedades autóctonas. Todas se vendimiaron a mano en cajas de 20 kg y se seleccionaron en bodega. La vinificación tuvo lugar en depósitos de acero inoxidable con temperatura controlada. Se embotellaron 6.500 botellas en mayo de 2020.

Susana Esteban Aventura Branco 2019 tiene un color amarillo con reflejos ligeramente cobrizos. En nariz es un bálsamo de tranquilidad, con el carácter de la fruta, las flores secas y un delicado recuerdo herbáceo seco muy agradable, similar a la hierba aromática de otoño. La boca es suave, agradable y con bastante frescura y carácter. Buen cuerpo, estructura y un tanino que aparece casi al final de la boca, dándole longitud y potencia. Al final aparece un ligero perfume de flores blancas y amarillas de primavera que se unen a la pera y el plátano verde. El blanco ideal para acompañar arroces de pescado y carne, pescados grasos y todo tipo de carnes blancas. Para disfrutar –entre 9 y 10 ºC– en los próximos 5 años en la copa Chianti de la serie Vinum de Riedel o la copa Riesling de la serie Veritas de Riedel (6416/15 o 449/15, respectivamente).

Aventura Branco 2019 es un vino elaborado a partir una viña vieja y una mezcla de variedades autóctonas de la Sierra de São Mamede, a 700 metros de altitud, lo que le confiere una complejidad y frescura poco comunes”, explica Susana Esteban.

MARCEL DEISS. ALSACE (FRANCIA)
Situado en Bergheim, una pequeña ciudad en el corazón de Alsacia, el Domaine Marcel Deiss cuenta con 32 hectáreas en propiedad con viñedos situados en laderas que se extienden a lo largo de 20 km. Jean-Michel Deiss, propietario y enólogo, nació en el seno de una familia de viticultores arraigados a la región desde 1744. Actualmente, la bodega está gestionada por su hijo Mathieu Deiss con su ayuda. El deseo de los dos siempre ha sido el de elaborar grandes vinos de guarda que respetasen el terruño de Alsacia. Eso significaba cuidar la geología, las técnicas de explotación, la microfauna, la flora y confiar en los métodos tradicionales. Y así trabaja sus viñedos de Saint-Hippolyte, Mittelwihr-Bebleheim, Bennwihr-Sigolsheim y Ribeauvillé Fault, donde cultiva las variedades muscat, gewurztraminer, riesling y pinot gris. La riqueza de los suelos se demuestra en Bergheim donde hay hasta 11 tipos con orígenes geológicos distintos.
En Alsacia la diferencia entre invierno y verano es muy marcada, con un invierno duro, a veces seguido por lluvias, y un calor intenso en junio y agosto que a menudo se intercala con tormentas en ocasiones violentas. En otoño se combinan las noches frías, con las mañanas con niebla y las tardes soleadas. La vendimia tardía se retrasa hasta la primera ola de frío (finales de noviembre y a veces principios de diciembre). Con un registro de precipitación media de 550 mm anuales, supone una menor cantidad de lluvia en comparación con otras ciudades de Francia.
Marcel Deiss se trata de una excepción en el panorama de Alsacia, ya que son los grandes defensores de la coplantación, es decir, promueven la plantación aleatoria de diferentes variedades de uva en una misma parcela. En su bodega se elaboran tres tipos diferentes de vino: los procedentes de una sola población o lugar que son los únicos que elabora con una misma variedad, más afrutados; los que proceden de parcelas que él considera Premier Cru y los certificados como Grand Cru por la AOC; y los vinos de vendimia tardía (Vendange Tardive y Sélection de Grains Nobles). El enfoque del vino, la fecha de vendimia, la selección de la uva, la elección de la tina (madera o acero inoxidable), la temperatura y la duración de la fermentación, la frecuencia del trasiego, la crianza, el embotellado y el almacenamiento dependen del origen de la uva.

Marcel Deiss Muscat Spring 2016 está elaborado con muscat plantada a una densidad de 7.000 cepas por hectárea sobre suelos arcillo-calcáreos, ricos en fósiles, calizas fértiles y con buenas reservas de agua. Tras la vendimia, se hizo una prensado lento y suave y una fermentación también lenta con levaduras autóctonas. Se crio durante un año con sus lías. Siguen los preceptos de la biodinámica y cuentan con la certificación Ecocert y Demeter. La idea era elaborar un vino que respetase las prácticas artesanas y que reflejase la primavera, ese renacimiento de la naturaleza.

Marcel Deiss Muscat Spring 2016 tiene un bonito color amarillo pálido muy límpido y brillante. En nariz es seductor y refinado, con intensas notas florales que recuerdan a los pétalos de rosa y la pulpa de las frutas blancas maduras como el albaricoque y el melocotón. Tiene una parte más balsámica, de hinojo fresco y una parte especiada que recuerda a la pimienta blanca. En boca es voluminoso y sedoso con una textura que se desliza por la lengua, pero que se ve equilibrada por una extraordinaria frescura. Intensos recuerdos de fruta blanca con un ligero toque final salino. Un blanco perfecto para introducirse en los grandes vinos de Alsacia. Para disfrutar desde ahora y en los próximos 5 años acompañando desde una tabla de quesos, ensaladas tibias y platos de pasta hasta arroces cremosos y carnes blancas con salsa. Servir en la copa Chianti de la serie Vinum de Riedel o la copa Riesling de la serie Veritas de Riedel (6416/15 o 449/15, respectivamente).

Muscat Spring 2016 es un vino mineral fresco con una larga crianza sobre lías para desarrollar la estructura frente a la fruta ligera de la muscat. El resultado es un vino preciso, salado y mineral, ¡perfecto para platos de primavera y verano!”, lo define Mathieu Deiss.              

WEINGUT ALZINGER. WACHAU (AUSTRIA)
Leo Alzinger es una de las brillantes estrellas de Wachau. A mediados de la década de los 70, heredó la bodega familiar que, en ese momento, vendía su uva a la cooperativa. Fue en 1986 cuando decidió empezar a elaborar y comercializar su propio vino. Y ahí fue cuando comenzó a perfilar un estilo propio que su hijo continúa: precisión, franqueza, elegancia y vivacidad. Ubicada en el municipio de Unterloiben en Wachau (Baja Austria), sus viñedos se encuentran al este de Wachau donde ocupan más de 11 hectáreas. Destacan los renombrados Loibenberg y Steinertal, además de Burgstall, Frauenweingarten, Höhereck, Hollerin, Liebenberg y Mühlpoint. Estas viñas orientadas al sur, plantadas en terrazas y mirando al Danubio son el escenario perfecto para que la variedad tradicional grüner veltliner encuentre su máxima expresión, aunque también cultivan riesling. Predominan diferentes tipos de gneis (roca metamórfica compuesta de cuarzo, feldespato potásico, mica y plagioclasa, rica en sodio), así como los sedimentos procedentes del río Danubio.
La crianza se lleva a cabo en grandes toneles de madera y depósitos de acero inoxidable y, durante toda la elaboración, se quiere rendir homenaje tanto al carácter de la cosecha, como a las particularidades de las variedades de la uva.
Mención aparte merece el edificio de la bodega que en 2017 ganó el premio “Vorbildliches Bauen in Niederösterreich” (Edificio ejemplar en la Baja Austria) por ser un edificio innovador y a la vez comprometido con la arquitectura histórica de la zona. Se trata de una construcción independiente a dos aguas que se basa en la estructura tradicional de la región, pero que también tiene toques contemporáneos con materiales como el yeso y la madera. Además, en la entrega del premio se destacó su eficiencia energética y su sostenibilidad.

Alzinger Grüner Veltliner Dürnstein Federspiel 2020 se elaboró con grüner veltliner de viñedos que se encuentran entre los pueblos Unterloiben y Oberloiben a lo largo del río Danubio. Particularmente al este de Wachau, en la curva del Danubio entre Loiben y Dürstein, donde hay viñas plantadas en grandes áreas de arena y sedimentos depositados por el Danubio.

Alzinger Grüner Veltliner Dürnstein Federspiel 2020 tiene un delicado color amarillo pálido con reflejos verdosos. En nariz es muy fragante, con notas de miel, acacia y frutas blancas como la pera y la manzana. Al final aparece un dulce recuerdo acompañado por refrescantes notas de menta fresca. En la boca es equilibrado y fresco desde el principio, con una ligera untuosidad y un seductor carácter de pera, paraguayo y un delicioso final ligeramente salino. El compañero ideal de ensaladas, sopas frescas y quesos de pasta tierna de vaca o cabra. Para disfrutar ahora y en los próximos 5 años –entre 9 y 10 ºC– en la copa Viognier de la serie Veritas de Riedel (6449/05).

En palabras de Leo Alzinger: “Realmente disfruto tomando una copa de este vino con amigos en un día soleado en una terraza”.                              

MOVIA. BRDA (ESLOVENIA)
Movia se encuentra en la frontera entre Eslovenia (ZGP Brda) e Italia (DOC Collio) y sus viñas se extienden a lo largo y ancho de 22 ha. Actualmente, es el carismático Aleš Kristančič quien está al mando, personificando la octava generación de una familia dedicada al mundo del vino, cuya sabiduría heredada se une a una gran pasión por las técnicas naturales y la intuición. Kristančič estudió viticultura en la Universidad de Padua y realizó varios periodos de formación en Petrus (Burdeos) y Domaine de la Romanée-Conti (Bourgogne), aunque él siempre ha insistido en que la mejor escuela fue su padre.
Eslovenia es una de las cunas de una comunidad de viticultores de espíritu innovador y devotos del cultivo orgánico y de la creación de vinos que son un reflejo profundo del terroir. En Movia, particularmente, se guían por una profunda convicción ecológica y de mínima intervención, elaborando sus vinos con dosis mínimas de sulfuroso. De hecho, forma parte de La Renaissance des Appellations, el grupo biodinámico que se basa en las teorías del filósofo Rudof Steiner y que establece estrictos criterios de trabajo en la viña como el labrado con animales, trabajo con extractos de plantas y fitoterapia o abono con preparados a bases de estiércol.
El suelo se compone principalmente de margas y flysch (un tipo de suelo en el que se alternan capas de rocas duras como calizas, pizarras o areniscas, con capas de materiales blandos como las margas y las arcillas), que se conoce con el nombre de opoka. El clima es mediterráneo con veranos moderados y precipitaciones, hecho que lo convierte en ideal para la producción de vino seco. Asimismo, la cercanía con los picos alpinos proporciona la cantidad justa de aire fresco para que se desarrollen niveles más altos de ácidos y sustancias aromáticas en las uvas.

 Movia Gredič Friulano 2019 está elaborado con sauvignon verde de la región de Goriška Brda, la parte eslovena de la región Collio. Las viñas, con una edad media de 15 años, tienen exposición sur y una densidad de plantación de 6.000 cepas por hectárea. Las uvas se vendimiaron a mano a mediados de septiembre, se despalillaron y maceraron en frío con sus hollejos. Después del prensado, empezó la fermentación con levaduras autóctonas y, tras 2 días de maceración, la uva se prensó y se crio durante 9 meses en acero inoxidable. En Movia se guían por una profunda convicción ecológica y biodinámica con una mínima intervención en bodega, utilizando dosis mínimas de sulfuroso.

Movia Gredič Friulano 2019 tiene un precioso color amarillo dorado con reflejos también dorados. En nariz es una oda a las flores como la rosa, las frutas carnosas como el melocotón, los lichis, y una nota final que recuerda a la crema pastelera, vainillas y dulces, piel de naranja y especias como la canela. En la boca siguen los aromas de la nariz, amplificados y adquiere un carácter más amargo y cítrico. Buena frescura, untuosidad y por encima de todo, un delicioso perfume que acompaña de principio a fin. Un fantástico blanco para acompañar con platos especiados, picantes sazonados con jengibre o curri. Para disfrutar ahora y durante los próximos 7 años –entre 10 y 11 ºC– en la copa Viognier de la serie Veritas de Riedel (6449/05).