Selección del Mes

header_seccio_club_maig_es

SELECCIÓN Nº. 278, MAYO DE 2018
Espelt, un referente del Empordà

1 Espelt Coralí 2017 (DO Empordà)
1 Espelt Mareny 2017 (DO Empordà)
2 Espelt Terres Negres 2015 (DO Empordà)
1 Espelt Comabruna 2015 (DO Empordà)
1 Espelt Airam (50 cl) (DO Empordà)

La familia Espelt es toda una referencia en el Empordà y, desde siempre, ha sabido modernizar los vinos de la zona, sin perder de vista las singularidades de las variedades autóctonas y las elaboraciones tradicionales. Desde hace unos años es Anna Espelt, la tercera generación, quien está al frente de la bodega. Este mes los socios de El Club tendrán la oportunidad de descubrir su amplio abanico de vinos blancos, rosados, tintos y dulces. Además, los vinos Coralí y Mareny presentan nueva etiqueta, obra del estudio Mariscal que se he inspirado en el Mediterráneo y en la naturaleza, bases de la filosofía de la bodega.

ESPELT. DO EMPORDÀ

Las viñas de Espelt se encuentran en el Empordà, formando parte de un paisaje que abarca desde Rabós, en los primeros contrafuertes del Pirineo, hasta el Parque Natural del Cap de Creus, donde se encuentran los viñedos de Mas Marés cerca de Roses, ya tocando al mar, pasando por los viñedos en llano y de montaña de Vilajuïga, justo delante de la bodega. Una parte de las viñas se plantaron entre los años 1998 y 2002 como proyecto de fin de carrera de Anna Espelt, bióloga y enóloga al frente de la bodega. Son 25 ha de viñas de montaña cultivadas en ecológico, de variedades mediterráneas y ampurdanesas, entre las que predominan las garnachas (que localmente se llaman lledoner: lledoner blanc, lledoner negre y lledoner gris), syrah, monastrell, macabeo (viura), moscatel y cariñena.

El rasgo climático más destacado es el poderoso viento de tramuntana, perfecto para secar el viñedo tras la lluvia y evitar así enfermedades en la uva, pero un pequeño enemigo cuando rompe racimos, hojas y brotes. Las viñas descansan sobre varios tipos de suelo, el sauló y la pizarra. El primero es arenoso y brinda vinos frescos y elegantes, mientras que la pizarra es la responsable de vinos más maduros y tánicos. 

La nueva bodega, en cuya estructura predomina el hormigón y el cristal, se inauguró en el año 2000 y es un gran ejemplo de la última tecnología dedicada a la elaboración de vino.

La añada 2017 se ha caracterizado por lluvias inferiores a la media registrada durante los últimos años, con 550 litros anuales y temperaturas más altas. El invierno fue frío y lluvioso en contraste con el verano, caluroso y sin lluvia, como en primavera. Las ráfagas más intensas de la tramuntana se dieron durante los meses de febrero y mayo, sin que ello afectase a la viña. Se podría decir que el 2017 ha sido un año principalmente cálido en el que la vendimia empezó el 9 de agosto con las variedades blancas en Vilajuïga y Roses.

Espelt Coralí 2017 es un vino elaborado con lledoner negre (garnacha tinta) de viñedos propios de El Pla, justo delante de la bodega, que crecen sobre suelos de granito en pendientes suaves. Maceración ligera en frío durante 5 horas con fermentación a 14ºC durante 21 días.

Espelt Coralí 2017 es de un seductor color rosado pálido. En nariz tiene delicados aromas de fresitas de bosque acabadas de recolectar, de fruta blanca madura y una nota dulce floral y de caramelo. En boca destaca su textura sedosa, con volumen y una frescura precisa que otorga armonía al conjunto. Deliciosos recuerdos finales de caramelo de fresa e hinojo. El rosado ideal para empezar un aperitivo o para acompañar una comida diaria a base de embutidos y quesos, ensaladas de legumbres o carnes blancas a la plancha. Servir entre 8 y 10ºC en la copa Riesling de la serie Vinum (6416/15) o en la copa Viognier de la serie Veritas de Riedel (449/05).

En palabras de Anna Espelt, “Coralí es fresco y goloso, un vino lleno de fruta, sutilidad y buenas vibraciones”.

Espelt Mareny 2017 es un ensamblaje de un 65% de sauvignon blanc, un 25% de lledoner blanc (garnacha blanca) y un 10% de muscat de viñedos propios que nacen en suelos francoarcillosos sobre granito. Cada una de las variedades se han elaborado por separado, con una maceración pelicular a 8ºC durante 4 horas, y fermentación a 14ºC.

Espelt Mareny 2017 es de un delicado amarillo pálido muy claro con reflejos verdes. En nariz recuerda a la piel de cítricos como la lima verde y el pomelo acompañado por un perfume de flores blancas y notas frescas de hierbas aromáticas y hasta un punto refrescante, casi efervescente. En boca tiene una entrada suave con una textura sedosa que envuelve el paladar, con viveza e intensas notas de limón y un punto de hinojo que alargan el final y lo hacen persistente. Un vino fresco, ideal para acompañar una comida de verano con ensaladas de pasta o arroz, pescados a la plancha o carnes blancas. Servir entre 8 y 10ºC en la copa Riesling de la serie Vinum de Riedel (6416/15) o en la copa Viognier de la serie Veritas de Riedel (449/05).

Para Anna Espelt: “Mareny es un vino blanco afrutado, aromático y sincero que sabe reivindicarse cuando debe y despierta sonrisas sinceras en la mesa”.

El año 2015 fue caluroso con temperaturas altas que se mantuvieron durante junio y julio, lo que hizo pensar en una vendimia temprana. Sin embargo, las lluvias de finales de julio junto a un agosto de clima moderado desaceleró la maduración. Las variedades blancas se vendimiaron antes de lo habitual, aunque los niveles de maduración se estabilizaron a finales de agosto, a tiempo para los tintos. Durante el mes de mayo, hubo tramuntana con ráfagas fuertes y muy fuertes.

Espelt Terres Negres 2015 se elabora con cariñena y lledoner negre (garnacha tinta) de viñedos propios de entre 60 y 80 años de edad situado en la zona de la Albera, con suelos que se caracterizan por ser pobres y de pizarra. Tras la vendimia manual y la preselección en el viñedo, cada parcela se elabora por separado. La fermentación de la uva se lleva a cabo en pequeños depósitos de acero inoxidable a una temperatura de 28ºC con un periodo de maceración de 25 días. La fermentación maloláctica se realiza en barrica, y posteriormente el vino reposa un año en barrica de roble francés. La crianza se completa con tres meses en depósitos de acero inoxidable y un año en botella.

Espelt Terres Negres 2015 tiene un intenso y bonito color granate. En nariz desprende intensas notas de fruta roja y negra frescas como las moras, los arándanos y las grosellas, matizadas con un perfume de café molido y cacao. En boca es como un zumo de frutas, redondo y completo, con un entramado de taninos finos y delicados, marcados al final de su paso por boca. Recuerdos intensos de grosellas y arándanos y una nota final de hierbas de bosque mediterráneo. El tinto ideal para servir un poco fresco (entre 14 y 16ºC) en la copa Tempranillo de la serie Vinum de Riedel (6416/31) o en la copa Chianti de la serie Vinum de Riedel (6416/15), acompañando arroces de verduras o setas, platos de pasta y rustidos de aves.

Para Anna Espelt, Terres Negres 2015 “es un vino de terroir de viñedos muy viejos de cariñena y garnacha para viajar entre suelos de esquisto, aromas de fruta negra y notas balsámicas del Empordà”.

Espelt Comabruna 2015 es un monovarietal de cariñena de una sola parcela. Concretamente, procede de una viña de ensueño: cepas viejas de más de 115 años, orientada a levante y plantada sobre suelos de pizarra. La tramuntana la toca sesgadamente y el sol de poniente la acaricia en verano, consiguiendo un buen nivel de madurez sin perder la acidez. Las viñas están plantadas en vaso y difícilmente sobresalen dos palmos del suelo. La poda es muy corta y tiene unos rendimientos bajísimos. La vendimia se realiza a mano en cajas de 15 kg y la uva se selecciona en el propio viñedo. Se hizo una maceración prefermentativa en frío de tres días y, cuando empezó la fermentación, se iniciaron los remontados muy suaves. Se dejó subir la temperatura hasta los 28ºC y después se hizo una maceración postfermentativa de 10 días. La fermentación maloláctica tuvo lugar en barrica. El vino permaneció durante 18 meses en barricas de 500 litros.

Espelt Comabruna 2015 tiene un profundo color granate muy brillante y límpido. En nariz es una sinfonía de aromas de frutas negras como el cassís, la grosella espinosa y las moras, con un punto de flor seca y regaliz y un ligero toque de cedro. En boca es amplio, redondo y envolvente, con una textura que inunda el paladar con intensas notas de moras frescas y unos taninos pequeños y redondos que resbalan por el paladar. Delicioso final de fruta negra y un recuerdo de regaliz. Buen compañero de carnes rojas rustidas o a la brasa, caza menor y quesos curados. Servirlo entre 14-16ºC en la copa Cabernet/Merlot de la serie Vinum de Riedel (6416/0) o la Syrah de la serie Vinum de Riedel (6416/30).

“De viñas viejas y sabias, Comabruna 2015 es un vino de finca de cariñena plantada en 1901, envolvente y eléctrico, profundo y mediterráneo”, afirma Anna Espelt.

Espelt Airam es un vino dulce natural elaborado con un 80% de lledoner negre (garnacha negra) que nace en suelos francoarcillosos sobre granito y un 20% de lledoner roig (garnacha gris) de viñedos plantados sobre suelos de pizarra. La edad media de la viña es de 60 años. Para elaborarlo, se lleva a cabo una maceración pelicular en frío durante 48 horas. El sangrado se deja fermentar con las levaduras naturales hasta que quedan 90 gramos de azúcar. Seguidamente, se añade alcohol hasta el 15% vol. El vino también tiene una crianza oxidativa durante un año aproximadamente, en barrica de roble usada y después se añade a cada barrica de solera el equivalente al 20% de su capacidad. Airam se embotella sin clarificar ni filtrar.

Espelt Airam es de un precioso color ambarino. En nariz revela intensos aromas de naranja confitada y con licor, así como orejones, un trasfondo de brioche y un punto de cacao en polvo. En boca, inunda el paladar con su textura densa y una dulzura y calidez moderadas para alcanzar finalmente una frescura que equilibra el conjunto. Tiene un delicioso y largo recuerdo de chocolate negro, piel de naranja amarga y un sutil punto de avellana tostada. Un dulce ideal para acompañar el final de una comida con postres poco dulces como un bizcocho de almendras, un pastel de avellanas, o para los más atrevidos, un brownie de chocolate negro. Servir un poco frío entre 10 y 12ºC en la copa Champagne de la sèrie Grape de Riedel (6404/28).

“El vino del abuelo Lluís. Airam es un vino dulce natural de crianza de solera, que refleja la esencia pura de la garnacha ampordanesa y del paso inexorable del tiempo”, explica Anna Espelt.