SELECCIÓN NÚM. 256, MAYO DE 2016

“Todo riesling”

1 Zind-Humbrecht Riesling Calcaire 2012 (Alsace, Francia)
1 Le Vignoble du Rêveur Riesling Vibrations 2013 (Alsace, Francia)
1 Trimbach Riesling Sélection Vieilles Vignes 2012 (Alsace, Francia)
1 Bründlmayer Riesling Terrassen 2014 (Kamptal, Austria)
1 Gobelsburg Riesling Urgestein 2015 (Kamptal, Austria)
1 Thanisch Riesling Trocken 2014 (Mosel, Alemania)

Precio especial socios de “El Club”: 89,95€

La riesling es una de las grandes variedades blancas del mundo. De origen alemán –probablemente originaria del Rheingau– se encuentra plantada por todo el mundo, de Alsacia a Austria, pasando por España, Hungría, Bulgaria, Nueva Zelanda, Argentina, California o el estado de Washington.
Os proponemos una interesante selección formada por tres riesling de Alsacia (de dos bodegas de reconocimiento mundial como son Zind-Humbrecht y Trimbach; y un nuevo proyecto del hijo de Marcel Deiss). Dos riesling austríacas, ambas de la región de Kamptal y elaboradas por las famosas bodegas Bründlmayer y Schloss Gobelsburg. Y la última viene de Alemania, de la famosa región del Mosel-Saar-Ruwer y de una gran bodega familiar como es Thanisch. Seis magníficos blancos delicados, fragantes y con una gran definición y carácter.

DOMAINE ZIND-HUMBRECHT. ALSACE (FRANCIA)

Léonard y Olivier Humbrecht dirigen una de las bodegas más prestigiosas de Alsacia. Su filosofía biodinámica se ha plasmado en unos vinos de gran pureza que transmiten de manera cristalina la tipicidad de cada suelo.
Domaine Zind-Humbrecht fue fundada en 1959 gracias a la unión de dos familias productoras: la de Zenón Humbrecht, en Gueberschwihr, y la de Émile Zind, en Wintzenheim. Los Humbrecht han mantenido la tradición vitivinícola de padres a hijos desde 1620, momento en que ya alquilaban sus viñedos que todavía poseen, cerca de Gueberschwihr. Empezaron a embotellar sus vinos en 1947 y desde entonces sólo elaboran su propia producción. En 1992 inauguraron una nueva bodega en Herrenweg.
Domaine Zind-Humbrecht cuenta con 40 hectáreas de viñedo, la mayor parte de las cuales se encuentra en municipios de ancestral tradición vinícola: Thann, Hunawihr, Gueberschwihr, Wintzenheim y Turckheim. Algunos Grand Cru de reputado prestigio forman parte de las plantaciones, entre ellos Rangen Clos Saint-Urbain, Goldert, Hengst y Brand, así como pagos no clasificados pero de gran reconocimiento, los llamados “lieux dits”: Clos Windsbuhl, Rotenberg, Clos Hauserer, Herrenweg, Heimbourg y Clos Jebsal. Todos ellos de magnífico terruño, con una gran historia y magníficas uvas. En 1998, la bodega recibió el certificado ECOCERT y en 2002 el BIODYVIN/ECOCERT.
Para elaborar sus vinos prensan la vendimia suavemente entre 12 y 14 horas. Las fermentaciones duran de 2 a 14 meses, según el nivel de azúcar de los mostos, y con control de temperatura que oscila entre los 19 y 23ºC. Las vinificaciones se realizan en viejos fudres de madera de 900 a 9.000 L. No todos los vinos realizan la fermentación maloláctica, aunque hasta la fecha del embotellado el vino permanece en contacto con las lías. El periodo de crianza varía de 12 a 14 meses en función del vino que se elabora y del terruño. Los vinos no se pasan por frío ni se clarifican, únicamente se filtran ligeramente para eliminar los residuos de mayor tamaño.

Zind-Humbrecht Riesling Calcaire 2012 se embotelló en febrero de 2014 y está elaborado con riesling de cepas de más de 38 años de edad. Con una producción de 72 hl/ha, crecen sobre suelos calcáreos de piedra caliza y silicio con orientación este y sur. Las uvas han crecido mayoritariamente en Gueberschwihr y tan sólo se le añaden algunos racimos de Heimbourg si la cosecha no ha sido lo suficientemente abundante como para llenar el depósito. En 2012, mientras los viñedos que crecían sobre suelos aluviales padecían de clima seco, los de caliza eran capaces de resistir perfectamente las temperaturas y nunca mostraron signos de estrés. Así que, como ocurriría en 2012, estos últimos se vendimiaron en perfecto estado favoreciendo una lenta fermentación.

Zind-Humbrecht Riesling Calcaire 2012 tiene un bonito color amarillo con reflejos todavía verdosos. En nariz es suave, ligero y con leves aromas de hojas secas, hinojo, frutas cítricas, notas de hidrocarburos y un final que recuerda el chocolate blanco y el toque láctico del yogurt. En la boca es suave y denso, con una acidez cítrica vibrante equilibrada por un carácter dulce excepcional. Delicioso para abrir ahora y disfrutar con crustáceos, carpaccio de pescados y mariscos y ceviche peruano, o guardar durante 5 años más en su bodega particular. Servir –entre 8 y 10ºC– en la copa Chianti de la serie Vinum de Riedel (416/15).

Olivier Humbrecht, Master of Wine, propietario y enólogo de Zind-Humbrecht define Zind-Humbrecht Riesling Calcaire 2012 como “un vino que tiene su origen en suelos frescos de piedra caliza del pueblo de Gueberschwihr. Una añada con una perfecta madurez fisiológica, y con una vibrante acidez. En nariz muestra hierba fresca, heno y aromas a cítricos que, con el tiempo, se debería convertir en intenso yodo y aromas minerales pétreos. Una riesling clásica de suelos calizos, que aunque ya es deliciosa, se beneficiará de unos cuantos años en bodega”.

BRÜNDLMAYER. KAMPTAL (AUSTRIA)

En Langenlois, a unos 70 km al noroeste de Viena, Weingut Bründlmayer cuenta con 75 ha de viñedos en terrazas. Las colinas frondosas de Waldviertel les protegen de los vientos fríos que caracterizan la zona. Durante el día, el sol calienta las terrazas de piedra mientras que los vientos arrastran la frescura y fragancia desde Kamp Valley a Langenloiser.
Willi Bründlmayer, propietario de la bodega, le da una gran importancia a la ecología en el cultivo por lo que utiliza sólo fertilizantes orgánicos y los recursos naturales como el sol, el agua, la tierra y las plantas de forma simple e inteligente. Pequeños sumideros de agua rodean los viñedos para prevenir la erosión y mejorar el microclima de la zona de cultivo.
Su mejor viñedo es el de Heiligenstein, con suelos de granito y pizarra rocosa de 250 millones de años de edad, en el que nace una riesling de intensidad sorprendente y que evoluciona de manera extraordinaria. En la zona alta de las terrazas, las uvas maduran en una reserva natural con el río Kamp a sus pies. Junto con la riesling de Heilingenstein, que compite cada año con Steinmassel, la variedad más importante de la bodega es la grüner veltliner, que se ha identificado como propia en Austria y que ha dado a conocer sus vinos alrededor del mundo. Su territorio natural son las parcelas que se extienden por la zona de Langenlois, donde consigue una gran diversidad de caracteres, de suave a seco.
El viñedo de Lamm, por su parte, es el brote del este de Heiligenstein donde el sustrato consiste en numerosas fisuras estratificadas con el período pérmico, aunque también se caracteriza por un lecho de arcilla roja que otorga al vino un extra de calidez, fuerza y cuerpo. Käferberg, otro de los viñedos destacados, también se caracteriza por un sustrato pobre, roca primaria cubierta de depósitos marinos arcillosos que imparten una fuerza y densidad adicional al vino.
En algunas de las viñas el sistema de conducción utilizado es la lyra: con los sarmientos podados de forma que los brazos de la viña se extiendan en dos ramificaciones hacia el sol. Este sistema duplica la luz que recibe la cepa por lo que se mejora la calidad de la uva, del mismo modo que permite una mejor ventilación de los racimos reduciendo el riesgo a sufrir mildiu.
La vendimia tiene lugar entre septiembre y noviembre. El racimo se selecciona manualmente y se deposita en pequeñas cajas antes de trasladarse a la bodega. Willi Bründlmayer sólo utiliza uvas maduras y sanas para las vinificaciones, así que las uvas vendimiadas se someten a una reselección. El viñedo se vendimia dos o tres veces para después exprimir los racimos con prensas neumáticas. Con el objetivo de retener los aromas, los mostos fermentan en depósitos de acero inoxidable o madera con una temperatura fresca, que no fría. Dependiendo de la variedad, los vinos permanecerán entre 3 y 18 meses reposando en las barricas de la bodega.

Bründlmayer Riesling Terrassen 2014 es riesling procedente de dos tipos de viñedos. En primer lugar, de alta calidad situados en terrazas elevadas con suelos pedregosos que otorgan fruta a los vinos, además de matices minerales y un gran potencial de envejecimiento. En segundo, de viñedos situados a una menor altitud con terrazas laminadas con arcilla y limo, que son muy expresivos en su juventud. Combinando ambos, se obtienen vinos de una gran finura y vigor.

Bründlmayer Riesling Terrassen 2014 tiene un delicado color amarillo pálido. En nariz es expresivo, intenso y con una clara nota de hidrocarburos. Perfume de trufa blanca, cítricos y una nota fresca que recuerda a espárragos. En boca es casi seco, con una buena profundidad y frescor y una sensación cítrica casi eléctrica, muy agradable. Aromas finales de frutas amarillas maduras y un delicioso toque salino final. Para disfrutarlo en la copa Chianti de la serie Vinum de Riedel (416/15) –entre 8 y 10°C– acompañando todo tipo de pescado crudo, gambas y crustáceos.

Para Thomas Klinger y el enólogo de la bodega, “las uvas que se han utilizado para elaborar Bründlmayer Riesling Terrassen 2014 proceden de los mejores viñedos y esto se puede sentir, aunque las parcelas seleccionadas son un poco más jóvenes (más de 20 años) se puede sentir la clase del terruño de Kamptal. Todo lo que convierte a esta riesling en extraordinaria está ahí: fruta y tierra, pureza, frescura, equilibrio y elegancia”.

LE VIGNOBLE DU RÊVEUR. ALSACE (FRANCIA)

En 2013, Mathieu Deiss (hijo del gran viticultor Marcel Deiss) decidió poner en marcha su propio proyecto con los viñedos que había heredado de su abuelo materno y su tío. Su abuelo había luchado por la independencia del viticultor y, siguiendo esa filosofía, Mathieu trabaja actualmente sus 7 ha de viñedos con los que elabora tres vinos: Singuliers, Vibrations y Pierres sauvages. “Es el momento de volver al sueño correcto, de construir un futuro sin límites, de reinventar el vino y su definición, de romper las reglas, de mover muros y abrir los ojos, de decidir que todo es posible”, aclama Deiss.
Vignoble du Rêveur –el viñedo de un soñador– no compra uva a bodegas externas ni trabaja con négociants, si no que todo lo que se elabora es de producción propia. Las parcelas están situadas sobre todo en Bennwihr, justo fuera del valle de Kayserberg, sobre un suelo relativamente joven de piedra cuaternaria.
Su primer propósito cuando inició este proyecto fue el de ir reconvirtiendo los viñedos a la agricultura orgánica y biodinámica, de modo que hoy en día cuenta con el certificado orgánico ECOCERT y con el biodinámico DEMETER. En cuanto a la vinificación, dado su importante papel en Domaine Marcel Deiss, en el que trabaja mano a mano con su padre, y que no planea por el momento construir una bodega propia, la lleva a cabo en Domaine Marcel Deiss. Mathieu Deiss quiere capturar la naturaleza, el terruño, el origen del vino y, para ello, se deja guiar por la naturaleza del viñedo y elabora vinos sin sulfuroso. Toda una aventura en la que ya está embarcado desde hace 3 años.

Le Vignoble du Rêveur Riesling Vibrations 2013 se elabora con riesling de viñedos ecológicos que crecen en Bennwihr sobre un suelo homogéneo de piedra con una superficie de piedra caliza. La vendimia se realizó manualmente y, tras una presión prolongada de los racimos enteros, la fermentación tuvo lugar con levaduras indígenas en foudres. El vino maduró con sus lías durante un año y se embotelló con una cantidad muy baja de sulfuroso.

Le Vignoble du Rêveur Riesling Vibrations 2013 tiene un color amarillo bastante intenso. En nariz es meloso, con recuerdos de flores blancas y lichis, bajo un fondo especiado y picante y un final que recuerda a la algarroba. En la boca tiene una textura seca, con la grasa justa y una excelente percepción fresca y cítrica. Final muy seco. Disfrutar entre 10 y 12ºC con todo tipo de pescados azules (salmón y atún) con salsas cremosas y con quesos de cabra y oveja.

Según Mathieu Deiss: “Esta bodega ha nacido del deseo de independencia y libertad. Le Vignoble du Rêveur es un nuevo capítulo en la historia de los viñedos de mi abuelo materno”. Y continúa: “Le Vignoble du Rêveur Riesling Vibrations 2013 es para mí el reflejo de este proyecto: una vibración, clara, precisa, ¡como la joven energía de la primavera! ¡Es un vino muy fresco, con una bonita y cítrica acidez, tensa, vital y refrescante!”.

MAISON TRIMBACH. ALSACE (FRANCIA)

La dinastía de Trimbach está vinculada a Alsacia desde hace siglos. Jean Trimbach llegó a SteMarie-aux-Mines a finales del siglo XVI y se estableció en Riquewihr. De modo que, desde el año 1626, esta familia de bodegueros promueve la historia y el terroir de los grandes vinos de Alsacia. 200 años más tarde, los descendientes de Jean se mudaron a Hunawihr, justo antes de que Frédéric Emile naciera en 1839. El bebé creció y se convirtió en una pieza clave en la historia familiar, ya que estableció la fama de la bodega de forma internacional. En 1898 recibió el Certificado de la más alta calidad en la Exposición Internacional de Bruselas y fue con él cuando la Maison Trimbach empezó a embotellar sus vinos en Alsacia, acompañándolos de una garantía de calidad y autenticidad, y abandonó la venta a granel. De hecho, el reconocimiento y agradecimiento que la familia le tiene a su figura queda reflejado en el nombre oficial de la bodega en el que se incluyen sus iniciales. Al acabar la Primera Guerra Mundial, bajo las órdenes de Frédéric Théodore, su hijo, las operaciones se transfirieron a Ribeauvillé. Actualmente, es allí donde trabajan tres generaciones. Hubert Trimbach –11ª generación– preside la bodega, aunque sus sobrinos Pierre y Jean –12ª generación– juegan un papel fundamental en su desarrollo y expansión y, recientemente, se ha incorporado Anne, hija del primero.
La visión enológica de Trimbach es purista, durante esas 12 generaciones, la bodega siempre ha elaborado vinos con estructura, de larga guarda, elegantes y equilibrados. Las botellas permanecen en la bodega durante varios años antes de llegar al mercado para asegurarse de que están listos para el consumo, aunque también tienen un gran potencial de guarda.
Alsacia se sitúa en el nord-este de Francia y está bordeada por el oeste por Los Vosgos y por el este por el Rin, que separa la región de Alemania. De hecho, esta proximidad con Francia y Alemania ha creado un estilo único en sus vinos. Los de Trimbach proceden de múltiples Grands Crus, aunque la joya de la corona es el viñedo de Clos Ste-Hune, justo fuera de Hunawihr, propiedad de la familia desde hace 200 años. Actualmente, la bodega produce unas 80.000 cajas de vino al año aproximadamente y más de un tercio de su producción se exporta a Estados Unidos.

Trimbach Riesling Sélection Vieilles Vignes 2012 es una de las últimas novedades de la bodega y es una rigurosa selección de riesling de las mejores parcelas que la bodega tiene en Hunawihr, Ribeauvillé y Bergheim. Las tres se caracterizan por un terruño arcillo-calcáreo que otorgan a la riesling una bella complejidad, así como una acidez fina y precisa.

Trimbach Riesling Sélection Vieilles Vignes 2012 tiene un color amarillo con reflejos ligeramente verdosos. En nariz es sutil, fragante, delicado y encantador, con aromas de flores blancas de verano, albaricoque, lichi, especias y cítricos como el kumquat. En la boca es puro equilibrio, seco, con la untuosidad y frescor justas. Al final aparece una deliciosa fruta madura (ciruela amarilla) y un sutil y picante toque especiado. Ideal para acompañar platos asiáticos con un punto picante, ostras, crustáceos y salmón ahumado.

WEINGUT SCHLOSS GOBELSBURG. KAMPTAL (AUSTRIA)

Situada en Kamptal, región austríaca que reúne 2.500 hectáreas de viñedos, la bodega Weingut Schloss Gobelsburg cuenta con 40 hectáreas en propiedad. Se trata de la bodega más antigua de la región, fundada en 1171 y dirigida por monjes hasta 1995.
Fue en 1996 cuando Michael Moosbrugger se responsabiliza de la dirección y la vinificación de los vinos. Con él llegan renovaciones principalmente en los métodos de vinificación y reestructuración de los viñedos. Trabaja con tres segmentos de variedades y tipos de uva: la mitad de las cepas corresponden a grüner veltliner, el 25% a riesling y el resto a variedades tintas. El sistema de conducción de la viña, usado en los mejores viñedos, como el de Ried Gaisberg, es la lyra, con el que se consigue una excelente calidad aunque requiere un gran trabajo en el campo. La vendimia se realiza a mano y los racimos se transportan en pequeñas cajas para prensarse en bodega y fermentar en tinas de acero inoxidable, con camisas de refrigeración, o en tinos de roble, dependiendo de la variedad de uva y el estilo de vino. El embotellado se lleva a cabo entre marzo y mayo. Los vinos tintos más nobles, el pinot noir y el merlot tienen una crianza de 18 meses en barrica y 6 meses en botella. Para la crianza de los vinos utilizan madera de Manhartsberg, región al norte de Langenlois, ya que confiere un carácter diferente al roble Allier o al americano. Algunas de las barricas tienen ruedas para facilitar su transporte.

Gobelsburg Riesling Urgestein 2015 procede de jóvenes viñedos de 15 años de edad plantados en las vertientes de Gaisberg y Heiligenstein. Las uvas se vendimiaron en octubre y se embotelló en enero tras criarse en depósitos de acero inoxidable.

Gobelsburg Riesling Urgestein 2015 tiene un vibrante color amarillo verdoso. En nariz es fresco, agradable y muy sutil. Recuerdos de cítricos como el limón, un delicioso recuerdo láctico y un toque de hierba recién cortada. En la boca tiene una textura suave de recorrido largo y final ligeramente salino y una cierta percepción dulce. Un blanco que agradecerá una ligera decantación de 15 minutos antes de disfrutarlo con quesos de cabra, alcachofas y todo tipo de pescados crudos. Para abrir ahora y durante los próximos 4 años. Servir en la copa Chianti de la serie Vinum de Riedel (416/15).

Según Michael Moosbrugger, el enólogo de la bodega, “Gobelsburg Riesling Urgestein 2015 está elaborado con riesling de viñedos jóvenes de menos de 15 años de Gaisberg y Heligenstein. Dado que las viñas jóvenes tienden a producir más uvas y no están tan profundamente arraigadas al terreno, no pueden representar de forma tan clara el carácter del suelo. Por lo tanto, destaca más el carácter varietal que el de la viña”.

DR. H. THANISCH. MOSEL (ALEMANIA)

Con viñedos en la región de Mosel-Saar-Ruwer, la historia de esta propiedad se remonta a 1650 y tuvo un gran prestigio durante todo el siglo XIX, en gran parte gracias a la figura del doctor Hugo Thanisch, que difundió su fama más allá de las fronteras. Tras su muerte prematura con tan sólo 42 años, su viuda Katharina Thanisch se hizo cargo de la bodega, iniciando así una tradición que todavía continúa en la actualidad, ya que a lo largo de cuatro generaciones han sido mujeres las que han estado al frente de Thanisch. Hoy día es tarea de Sofia Thanisch.
El Domaine cuenta con 16 hectáreas que comprenden los viñedos de Bernkasteler Badstube, Bernkasteler Graben, Bernkasteler Lay y Berncasteler Doctor. Este último se extiende a lo largo de 3,2 hectáreas, justo al lado de la ciudad de Bernkastel. Con orientación suroeste y una pendiente de entre 60 y 65 grados, ofrece las condiciones ideales para recibir la luz del sol durante todo el día. La mayoría de las cepas no están injertadas y tienen una edad media de 80 años, y su suelo de pizarra ofrece riesling delicadas con carácter fuerte.
La mayoría de las vinificaciones tienen lugar en Doctorcellar, la bodega con más de 350 años de historia y construida en la roca bajo los viñedos. Por su ubicación, otorga una consistente humedad y una temperatura media anual de entre 8 y 9ºC, ideal para la maduración y el almacenaje de los vinos especiales. La crianza se lleva a cabo en clásicos fudres de 1.000 litros con más de 40 años de edad y después siguen evolucionando en botella. Los vinos iniciales se crían individualmente en tanques de acero inoxidable.
La bodega también ha hecho una fuerte inversión en tecnología para determinar un adecuado cultivo y el momento óptimo de vendimia para los vinos especiales. En el viñedo, se sigue la filosofía de la viticultura ecológica, evitando el uso de pesticidas, herbicidas (se plantan hierbas especiales para eliminar las que perjudican las cepas), insecticidas (con el uso de feromonas en su lugar), fertilizantes químicos o maquinaria pesada. Este espíritu eco - friendly continúa en la bodega donde no se utilizan enzimas artificiales, ni ácido sórbico, ni limpiadores industriales, tan sólo un uso mínimo de dióxido sulfuroso.

Thanisch Riesling Trocken 2014 es 100% riesling de los viñedos de Devon, situados en Bernkastel-Kues y caracterizados por sus suelos pizarrosos. La uva se vendimió y seleccionó manualmente para criarse más tarde tanto en tanques de acero inoxidable como en viejas barricas de roble. La etiqueta es un diseño clásico de Art Nouveau del año 1901 y representa la bodega y la ciudad de Bernkastel con los viñedos de fondo.

Thanisch Riesling Trocken 2014 tiene un bonito color amarillo pajizo con reflejos ligeramente verdosos. En nariz es intenso, con profundos aromas melosos que recuerdan a la miel de acacia, también aparecen notas de fruta como el albaricoque y un ligero toque especiado y floral. En la boca es fresco y con un equilibrio perfecto entre el frescor y el azúcar. Largo, muy largo y con un recuerdo delicioso, afrutado y ligeramente floral. Ideal para acompañar platos de sushi y sashimi y cualquier tipo de pescado azul. Servir entre 10 y 11ºC en la copa Chianti de la serie Vinum o Grape de Riedel (416/15 o 6404/15, respectivamente).