Domaine François Mikulski Crémant de Bourgogne 2020

Ecológico
Color:
Blanco
Elaborador:
Variedad:
Pinot Noir, Chardonnay, Aligoté
País:
Francia
DO / Zona:
Borgoña
Grado alcohólico:
12.5
Formato:
75 cl
27,75 €
Disponible

François Mikulski es un referente de los vinos de Meursault (Bourgogne). La bodega, fundada en 1992 por François y su mujer Marie-Pierre, despunta por la pureza de sus blancos, muy bien delineados. Ahora, su hija Anna y su yerno Thomas Boccon continuan la labor y, con la misma filosofía, elaboran una pequeña producción de un espumoso por el método tradicional.  

François Mikulski Crémant de Bourgogne 2020 es un ensamblaje de un 60% de chardonnay, 20% de aligoté, 18% de pinot noir y 2% de gamay, con una crianza mínima de 24 meses en botella. Tras el degüelle en mayo de 2023, le añadieron ligero “dosage” de 5,6 g/L.  

Tiene una nariz de buena intensidad y en boca la burbuja es abundante, muy bien integrada, con una frescura vibrante y una fruta que acompaña todo el recorrido hasta el final. 

Perfecto en el aperitivo o acompañando toda clase de marisco.

Bodega François Mikulski

En una región vinícola tan apegada a la tradición familiar como es Bourgogne, Domaine Mikulski representa una desacomplejada excepción. François Mikulski, hijo de Meursault pero de ascendencia polaca, no pertenece a ninguna legendaria estirpe de viticultores. Esto le dio libertad para seguir su propia filosofía, que puede categorizarse como contemporánea en Bourgogne, a la vez que fiel a la autenticidad del terroir, la calidad y la frescura.
François Mikulski aprendió a hacer vino de la mano de su tío Pierre-Boillot –de 1984 a 1991–, quien al morir le legó unas pocas hectáreas de viñedo. Tras ampliar el número de hectáreas en propiedad en 1993, fundó la bodega Domaine Mikulski, junto a su esposa Marie-Pierre.
De las aproximadamente 9 hectáreas de viñedo que trabajan, no todas son en propiedad, lo que no impide a François y Marie-Pierre cuidarlas con el mismo cuidado que si pertenecieran a su familia desde hace generaciones. Producen su propio compuesto, utilizando productos fitosanitarios no agresivos y miman el equilibrio biológico de sus suelos.
Cultiven chardonnay, aligoté y pinot noir plantados sobre suelos de roca entre caballa de sedimentos y arenas, algunos de los cuales pertenecen a célebres Premiers Crus de Meursault (Las Poruzots, Las Charmes, Goutte de Oro, Las Genevrières, Las Charmes y Las Caillerets) y Volnay (Santenots-du-Milieu).
El respeto por el terroir y su fruto se manifiesta también en la bodega. Allí reina la delicadeza, como demuestra el uso exclusivo de prensas neumáticas y bombas peristálticas. La fermentación la llevan a cabo con levaduras indígenas, pudiendo alargarse durante 3 o 4 meses. Este período de fermentación inusualmente tranquilo y prolongado es posible gracias a las bajas temperaturas constantes durante el invierno y el inicio de primavera (entre 6 y 8ºC) en las cavas perforadas en la roca.
La crianza se realiza con sólo el 20% de botas nuevas para evitar enmascarar el carácter afilado, la pureza y la elegancia que tanto persigue la bodega.

Productos similares

Verifica tu edad para disfrutar de los vinos y referencias gourmet más exclusivas