Flor de Pingus 2015

94
Parker
94
Peñín
95
Suckling
91
Winespectator
Biodinámico
Ecológico
Elaborador:
Color:
Tinto
País:
España
Formato:
75 cl
DO / Zona:
Ribera del Duero
Grado alcohólico:
14.5
Variedad:
Tinto Fino
195,00 €
Disponible

En los últimos años, poquísimos elaboradores han hecho tanto por el vino en España como lo ha hecho el danés Peter Sisseck. 

Flor de Pingus es un vino pensado y reflexionado por Sisseck. Se podría decir que es un vino de municipio, puesto que proviene de una selección de viñedos de La Horra (Burgos), con cepas de tinto fino de edades comprendidas entre los 30 a los 55 años. No es el segundo vino de Dominio de Pingus, es un concepto diferente. 

La añada 2015 fue cálida y madura y la crianza de 18 meses tuvo lugar en barricas de roble francés, de las cuales el 35% eran nuevas.  

Un Ribera del Duero de gran belleza que se encuentra en un gran momento para el disfrute y que transmite fielmente el carácter de cada añada. 

Bodega Pingus

Dominio de Pingus 

47350 Quintanilla de Onésimo, Valladolid 

Web: www.pingus.es 

Peter Sisseck, natural de Dinamarca, se instaló en la Ribera del Duero en 1990 como director técnico de Hacienda Monasterio. Rápidamente, se enamoró del entorno, su gente, sus tierras y las posibilidades de la zona. Su empeño por crear un gran vino con pequeñas vendimias, elaboraciones artesanales y producciones limitadas dio finalmente fruto cuando descubrió unas viñas viejas en el término de La Horra (Burgos). Ahí fue donde encontró la concentración y el mayor mosaico del tipo de suelo y cepa que buscaba.

Con una amplia trayectoria y experiencia vitícola en Bordeaux y California, en 1995 decidió elaborar en un garaje situado en Quintanilla de Onésimo (Valladolid), su primer gran vino, llamado por su apodo, Pingus. Años más tarde, en 2004, respetando la imagen de pureza y elegancia de sus vinos, terminó el proyecto de su bodega Dominio de Pingus en Quintanilla de Onésimo.

Sus viñedos, plantados con la variedad tinta del país (tempranillo), se encuentran en el corazón de la Ribera del Duero, en las colinas onduladas de La Horra-Roa. Entre los 700 y 850 metros de altitud, se cuidan meticulosamente manteniendo los ritmos de la viña con la práctica de la viticultura biodinámica.

En cuanto a la elaboración de los vinos, para Flor de Pingus, la tinta del país procede de 16 pagos diferentes con lo que el ensamblaje reúne un mosaico de viñedos que abarca cepas viejas y viñas de menor edad. Los pagos están vinificados por separado en depósitos de acero inoxidable de 4.000 litros. La fermentación maloláctica se lleva a cabo en barrica nueva para una posterior crianza de entre 16 y 18 meses en roble francés.

Para el gran vino de la bodega, Pingus, la uva procede de dos viñedos prefiloxéricos emblemáticos plantados en 1929, que se benefician de los 800 metros de altitud de La Horra. El primero, Barroso, se encuentra en una antigua terraza del Duero con un alto contenido en grava y arena sobre arcilla y cal. San Cristóbal, el segundo, es una ladera arcillosa con exposición suroeste. Se vinifica con uvas enteras en pequeños foudres de 2.000 litros para una posterior fermentación maloláctica en barrica nueva y una crianza de entre 20 y 22 meses en roble francés, procedente de dos tonelerías diferentes.

Productos similares

Verifica tu edad para disfrutar de los vinos y referencias gourmet más exclusivas